Consejos para el control de la diabetes tipo 1 con insulina

¿Qué es la diabetes tipo 1?

La diabetes es una enfermedad metabólica que se caracteriza por la incapacidad de controlar eficazmente los niveles de glucosa (azúcar) en sangre. En la sangre siempre tiene que haber glucosa circulante, las 24 horas del día, porque todas células la necesitan como fuente de energía, tanto de día como de noche. En la diabetes tipo 1, la principal causa del descontrol glucémico es la falta de segregación de insulina.

La diabetes tipo 2 mal controlada también puede llegar a requerir la administración de insulina.

¿Cómo controlar la diabetes?

Los niveles de glucosa en la sangre (“azúcar en la sangre”) están descontrolados cuando hay diabetes, y éstos pueden ser demasiado altos o bajos. La glucosa es un tipo de azúcar que se obtiene a partir de los alimentos, especialmente de aquellos que son ricos en carbohidratos (o glúcidos), como son el azúcar, el arroz, la pasta, el pan, las legumbres o las frutas. Si la glucosa se encuentra en exceso o en insuficiente cantidad, es perjudicial para la salud.

¿Por qué se administra insulina?

Hay diferentes tipos de diabetes y cada caso requiere un tratamiento personalizado y supervisado por un médico endocrino. En algunos tipos de diabetes, como en diabetes tipo 1, es necesaria la utilización de insulina debido a la incapacidad del cuerpo para producir suficiente cantidad de esta hormona.

¿Qué es la insulina y para qué sirve?

La insulina es una hormona que fabrica el páncreas y que tiene la función de disminuir el azúcar (glucosa) en sangre.

Beneficios de la insulina: ¿por qué es importante tomarla?

La disminución del azúcar en sangre se consigue porque la insulina le dice a las células que capten la glucosa circulante en la sangre. Sin insulina, las células no pueden captar el azúcar y, por lo tanto, sin insulina las células no se pueden nutrir.

Pero la insulina tiene otras funciones además de bajar el azúcar en sangre. Cuando ésta se produce en mayor cantidad (normalmente, después de comer), es una señal de “hay energía” (acabamos de comer) y esto activa rutas metabólicas relacionadas con el anabolismo o formación de estructuras, como por ejemplo crear reservas de grasa en el cuerpo o fabricar músculo.

Si la dieta tiene mucha grasa y muchas calorías, la producción de grasa en el cuerpo será mayor. Por lo tanto, en estos casos, cuando se quiere adelgazar es interesante que la dieta sea baja en grasas e hipocalórica.

Tipos de insulina

Algunas personas tienen demasiado miedo a las hipoglucemias y se permiten niveles de glucemia demasiado altos, que son perjudiciales.

El cuerpo siempre necesita insulina circulante, en mayor o menor cantidad. Para no tener que estar continuamente administrándola, existen diferentes tipos de insulina.

Los principales son:

  • Insulinas prandiales: son aquellas que se toman después de las comidas. Su efecto es rápido (entre 1 y 6 horas), para que el azúcar que contienen los alimentos se pueda asimilar bien durante la digestión y no se produzcan hiperglucemias. Es decir, este tipo de insulinas pretenden replicar el pico de secreción de insulina que se produce tras la ingesta de alimentos.
    • Insulina de acción rápida, insulina regular o cristalina: tiene efecto al cabo de 30-45 min después de ser administrada y tiene efectos durante 5-6 horas (su pico de acción es a las 1,5-3 horas). Ejemplos: Actrapid.
    • Análogos de insulina ultrarrápidos o de acción rápida (AAR): efecto muy rápido (15-20 min). Dependiendo del tipo, el efecto puede durar 2-3 hasta 4 horas (pico de efecto a las 0,5-1,5 horas). Ejemplos: Humalog (Lispro) y Novorapid (Aspártico).
  • Insulinas basales: normalmente se toma sólo 1 vez al día, a veces 2. Intentan mantener una glucemia constante durante la noche y durante las horas del día en que no se comen alimentos (normoglucemia en ayunas). Su efecto es de larga duración (entre 4 y 20 horas).
    • Insulinas de acción intermedia: presenta su pico de acción entre las 4-6 horas y su duración es de 12 horas. Generalmente, se inicia su administración a la hora de dormir para reducir el riesgo de hipoglucemia nocturna.
    • Insulina basal análogos de insulina de acción prolongada: empieza a actuar al cabo de 1 hora después de ser administrada y su efecto se prolonga 20-24 horas. Ejemplo: Detemir y Glargina (Lantus).

¿Cuáles son los niveles de azúcar normales durante el día?

  • Durante la noche y por la mañana: 90-150 mg/dl
  • Durante el día y antes de comer: 70-130 mg/dl
  • Dos horas después de comer (desayuno, comida y cena): 140 mg/dl.

¿Cuál es el máximo de glucemia permitido?

Aunque a veces se da el margen de poder llegar hasta 180 mg/dl. de glucemia después de las comidas, se recomienda no superar nunca los 140 mg/dl.

Es posible que estos niveles sean más difíciles de asumir en gente anciana, pero es importante que las jóvenes y adultos jóvenes tengan claro que deben evitar niveles de glucemia más elevados de 140, debido al efecto tan nocivo que tiene la hiperglucemia para el organismo.

Asimismo, se deben controlar los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c) en rangos inferiores a 6-7.

Importancia del control glucémico en el cambio de dieta

Hay que evitar las hipoglucemias y las hiperglucemias.

Hipoglucemia:

  • Los niveles de azúcar en sangre son demasiado bajos (igual o inferior a 70).
  • ¡Es la situación más peligrosa porque los efectos perjudiciales pueden ser inmediatos! Las células no pueden trabajar, lo cual es especialmente peligroso para las neuronas. Se pueden producir “pájaras”, mareos o desmayos.
  • Causas:
    • Comida tomada con retraso respecto a la medicación, tomar demasiada insulina y/o alimentación inadecuada (poca cantidad o pocos hidratos de carbono)
    • Hacer deporte y no comer una ración extra de carbohidratos.
  • Síntomas: sudor frío y mareos, dolor de cabeza, hambre, palpitaciones, temblores, visión dificultosa, dificultad para despertarse, irritabilidad.
  • Tratamiento:
    • Beber medio vaso de zumo con azúcar o medio vaso de agua con 2 sobres de azúcar.
    • Detectar cuál ha sido la causa de la hipoglucemia.

Hipoglucemia nocturna: las hipoglucemias nocturnas pueden pasar desapercibidas:

  • Síntomas: malestar al despertarse, dificultad para despertarse, dolor de cabeza al despertarse, estado de náusea, recuerdo de pesadillas o de una noche difícil.
  • Causas:
    • Cenas demasiado ligeras (se pueden producir ligeras hipoglucemias durante la noche, mientras dormimos, sin darnos cuenta)
    • Deporte intenso
    • Pauta de medicación inadecuada.

Hiperglucemia:

  • Los niveles de azúcar son demasiado altos (mayor a 180 mg/dl).
  • Pequeñas hiperglucemias se pueden controlar, pero son una situación dañina para el organismo, sobre todo a largo plazo. La glucosa alta produce daños en los vasos sanguíneos, que poco a poco se van deteriorando y empeorando la circulación.
  • Causas: insuficiente medicación y/o alimentación inadecuada.

Si una persona con diabetes se desmaya, nunca se le debe dar insulina. El desmayo puede tener diferentes causas, pero si es debido a que tiene el azúcar bajo y, sin saberlo, le damos insulina, las consecuencias pueden ser graves.

¡Atención! Algunas personas tienen demasiado miedo a las hipoglucemias y se permiten niveles de glucemia demasiado altos (hiperglucemias). Un patrón de tratamiento adecuado es aquél que permite evitar las hiperglucemias y las hipoglucemias.

Más información sobre diabetes.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

10 marzo, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar