Historia de la vid y las uvas

Este artículo ha sido avalado por Elisenda Carballido - Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

Historia de la vid y de las uvas

Vid cultivada con racimos de uva
Un detalle de los frutos maduros y las hojas de una vid cultivada

La vid en la prehistoria

Los primeros hombres se dedicaron a recolectar las uvas silvestres, tal como se ha demostrado por los restos de semillas encontrados en algunas yacimientos de Oriente Próximo.

Los primeros vestigios de la utilización de la vid para la producción de vino datan del año 5.000 AC. Fueron encontrados en unos yacimientos arqueológicos en Hajji Firuz Tepe, en las montañas Agros de Irán. Se trata de una vasija de barro en la que se conservaban los restos de vino en forma de una capa de pintura roja.

La vid en los pueblos antiguos

Se cree que los Egipcios del Antiguo Egipto disponían de vino que les suministraban los comerciantes Palestinos.

Posteriormente, durante los periodos dinásticos, ellos mismos debieron conocer el cultivo de la vid, puesto que en algunos jeroglíficos se aprecian las orientaciones de como una parra debe colocarse alrededor de un poste para que pueda trepar.

Para este pueblo, el vino solamente era un lujo disponible para las clase más pudiente puesto que los trabajadores y clases inferiores bebían cerveza.

El vino en Mesopotamia

Vid silvestre
Vid salvaje (Vitis vinifera), con los frutos comenzando a madurar

En Mesopotamia, los primeros Sumerios bebían cerveza, pero hay indicios que sugieren que las primeras vides fueron cultivadas sobre el año 3.500 AC. Las primeras referencias claras datan del año 2.500 AC y aparecen en forma de sellos de piedra donde se encuentran gravadas escenas de banquetes con gente que bebe vino.

Independientemente de estos hallazgos, parece más claro que la vid comenzó a cultivarse sobre el año 3.500 AC. en el suroeste de Asia, probablemente en la región del sur del Cáucaso (Lo que actualmente estaría constituido por las naciones de Georgia y Armenia).

Desde esta zona, se extendió rápidamente a toda la región mediterránea. En el 2.500 AC aparece en China y la India. En el 2000 AC. llega a Grecia. Sobre el 1000 AC aparece en Italia. En el 900 AC comienza a cultivarse en el norte de África y llega a España, a través de Catalunya, sobre el 500 AC. Entre finales del siglo XV y el XVI DC. se extiende por América, llegando a finales del XVIII a Australia y Nueva Zelanda.

El origen de la popularidad del vino

Lo cierto es que la mayoría de los pueblos antiguos cultivaron las vides tanto para comer las uvas como para la producción de los vinos. Sin embargo, la extensión de este cultivo se debe fundamentalmente a la importancia que el vino tuvo para los Griegos y los Romanos y especialmente a los comerciantes Fenicios, un pueblo situado en lo que modernamente serían los países de Siria, Líbano e Israel, que se dedicaron a comerciar y a extender su cultivo en todos los pueblos con los que comerciaban.

Hay abundantes referencias sobre el vino en la Ilíada y en la Odisea, puesto que los griegos comerciaban con esta bebida. Los médicos griegos, como Hipócrates, la recomendaban a los pacientes.

La vid y el vino en el Imperio Romano

Los Romanos adoraban el vino e incluso disponían de una divinidad dedicada al mismo, llamada Baco. En las fiestas dedicada al vino, llamadas bacanales, solían beber y emborracharse con profusión. Los barcos romanos transportaban esta bebida desde los más remotos lugares de su imperio. Así, por ejemplo, el vinum gaditanum o vino de Cádiz, en el sur de España era muy apreciado.

Además, los Romanos constituyen la principal cultura que impulso las técnicas del cultivo de la vid. Fueron ellos los que obtuvieron diferentes variedades, reconocieron las principales enfermedades, aprendieron las técnicas de la poda, la importancia del riego, los diferentes tipos de suelos y la manera de fertilizarlos. Fueron también los primeros en utilizar toneles y botellas de vidrio para almacenarlo, frente a las jarras de cerámica o a los pellejos animales que se habían utilizado hasta ahora.

Historia del vino

La primera botella de vino encontrada es romana. Data del año 325 AC y fue encontrada en el año 1867 en una ciudad alemana llamada Speyer. Se encontró dentro de un sarcófago y se trata de una pequeña ánfora de cristal en la que todavía se halla el líquido.

En el fondo del mismo aparecen grandes cantidades de limo y en el resto, unas ⅔ partes de la botella, se puede observar un líquido pastoso, que estaría seguramente formado por la mezcla de vino y aceite.

Los Romanos utilizaban aceite para sellar el vino y conservarlo, puesto que, aunque conocían el corcho, apenas lo usaban como se hace en la actualidad. Esta primera botella de vino puede verse actualmente en el Museo de Historia del Palatinado, cerca de Speyer.

En el siglo I DC, los Romanos empezaron a exportar el cultivo del vino desde Italia a Francia, Inglaterra España y Alemania. Desde Europa se extendió al norte de África y a América, para cultivarse en la mayoría de las regiones templadas del mundo.

La producción de uva en la actualidad

En la actualidad la mayoría de la producción de la uva, más del 70 % se destina a la fabricación de vino.

Casi una tercera parte de la producción se destina uva de mesa y solamente un 2 % va dirigido a la producción de pasas.

Los 10 principales países productores de vino son, por orden de producción: España, Francia, Italia, Turquía, Estados Unidos, Irán., Rumanía, Portugal, Argentina y Australia.

¿Cuándo se inventaron las uvas pasas?

Se cree que las primeras uvas pasas se produjeron en Asia Menor mediante el método de enterrar las uvas en la arena. La función de secar las uvas para convertirlas en pasas era que se conservasen más tiempo y que, mediante la concentración de azúcar, pudiera proporcionar mayor energía para los trabajadores de oficios duros o en tiempos de poca comida.

De esta manera, la vid se convirtió en la principal fuente de azúcar durante un periodo muy largo del pasado. Con esta finalidad no solamente se utilizaban las pasas, sino también las mermeladas de uva y algunas preparaciones como el «arrop».

¿Cuántas especies de vid hay?

Existen unas 60 especies de vides.

Propiedades de la vid dibujo
Propiedades de la vid

Más información sobre la vid y las uvas.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

16 abril, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar