Causas y tratamiento natural de la eyaculación precoz

Este artículo ha sido avalado por Iolanda Miró i Vinaixa - Licenciada en Medicina y Cirugía

¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz tiene lugar cuando la eyaculación y el orgasmo se producen antes de la penetración o justo al inicio de la misma de una manera totalmente involuntaria.

¿Cuáles son los síntomas de la eyaculación precoz?

Los principales síntomas de la eyaculación precoz son:

  • Incapacidad de control de la eyaculación.
  • Orgasmo masculino involuntario inmediatamente después de la penetración o anteriormente a ésta

Además, puede generar ansiedad, pérdida de autoestima e insatisfacción sexual.

En casos muy graves puede ser causa de infertilidad masculina dado que el semen es expulsado antes de la penetración vaginal.

¿Cuáles son las causas de eyaculación precoz?

Las principales causas de la eyaculación precoz pueden dividirse en dos grupos:

Causas psicológicas

– Causas físicas

La mayoría de varones jóvenes pueden experimentar eyaculaciones rápidas en las primeras relaciones sexuales, que, en la mayoría de los casos, se solucionarán espontáneamente.

Las causas psicológicas son las más abundantes, y afectan a un 75% de los hombres en algún momento de su vida.

La obligación socialmente admitida que tiene el hombre de «realizar un buen papel en la cama» puede generar una elevada tensión emocional que, en algunos casos, acabe conduciendo a una eyaculación precoz.

La creencia errónea de que la mujer debe alcanzar obligatoriamente el orgasmo mediante la penetración conlleva a crear una tensión emocional en los varones que puede causar este problema.

También una mala educación eyaculatoria en la infancia o juventud, en la que la masturbación o la relación sexual se contempla como algo prohibido, por lo que debe realizarse de manera rápida, impide la prolongación del acto placentero y, consecuentemente, puede conducir a una falta de control en la eyaculación en épocas posteriores.

Otras causas personales, como la vergüenza a mostrar el cuerpo con naturalidad, las trabas de tipo social o religioso, o la falta de comunicación en la pareja influyen en este sentido.

Por otro lado, determinados problemas físicos, como la prostatitis crónica, las malformaciones uretrales o testiculares, las alteraciones tiroideas, las enfermedades neurológicas, las endocrinopatías (diabetes) o la ingesta de determinados fármacos o tóxicos (alcohol y tabaco), podrían ser los causantes de la eyaculación precoz.

Tratamiento de la eyaculación precoz

Técnicas para retardar la eyaculación

El tratamiento de esta disfunción puede enfocarse desde muy diversos frentes. Existen técnicas para reeducar el individuo para que sepa cuándo va a producirse la eyaculación y, consecuentemente, que conozca cómo puede controlarla antes de entrar en el acto reflejo eyaculatorio, que ya es incontrolable. Fundamentalmente, estas técnicas se basan en tres principios.

  • Retardar la eyaculación. En primer lugar, para retardar la eyaculación, pueden realizarse técnicas de masturbación que permitan aprender a sentir placer y, al mismo tiempo, a dominar la incapacidad de controlar el impulso. La masturbación puede realizarse solo o en pareja, y debe interrumpirse antes de llegar a la eyaculación. Es importante, especialmente si se realiza en pareja, no estimular directamente los genitales.
  • Aprender a detener el impulso eyaculatorio. En segundo lugar, pueden realizarse ejercicios de presión sobre el glande en pareja, que consisten en detener el impulso ejerciendo presión durante unos segundos sobre el extremo del pene. Al notar que va a producirse la eyaculación, se debe interrumpir la actividad y presionar la parte inferior del glande hasta que desaparezca el deseo de eyacular. Este ejercicio deberá realizarse varias veces hasta que, pasados unos días, pueda controlarse voluntariamente la eyaculación.
  • Ralentizar los preliminares sexuales. La mayoría de las eyaculaciones involuntarias se producen en los primeros momentos de la relación sexual. Empezar el acto sexual con una actitud más tranquila puede ayudar a disminuir la necesidad de eyacular. Pasados estos primeros impulsos, en las fases posteriores, no suele haber tanta necesidad.

Tratamiento médico y psicológico de la eyaculación precoz

Cuando la eyaculación precoz sea debida a problemas físicos, el diagnóstico y el tratamiento por parte del médico especialista resultarán imprescindibles. La ingesta de determinados fármacos o la aplicación de crema anestésica sobre el pene pueden ayudar a solucionar el problema.

Cuando el origen del problema es psicológico, una mayor comunicación entre los miembros de la pareja que permita una sexualidad más abierta puede llegar a solucionar el problema. Evitar buscar culpables, restarle importancia al problema y alargar los preliminares pueden ser también medidas útiles. Pero, si todo ello es insuficiente, una terapia adecuada por parte de un psicoterapeuta se hace imprescindible.

Más información sobre la eyaculacion precoz

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

27 julio, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar