Propiedades alimentarias de las trufas

¿Qué beneficios aporta comer trufas?

La trufa, un hongo muy ligero y con abundantes minerales y vitaminas

Las trufas poseen propiedades alimentarias y medicinales similares al resto de las setas. Son alimentos muy ligeros, con mucha agua y pocas grasas e hidratos de carbono.

trufa blanca mercado

La trufa blanca (Tuber album = tuber magnatum) todavía no ha podido ser ser cultivada artificialmente. Por este motivo, y por el hecho que es muy difícil de encontrar en grandes cantidades, es la trufa más costosa que existe en el mercado (se han llegado a pagar más de 3000 euros por kilo).

Minerales de las trufas

Contienen cantidades bastante abundantes de minerales, especialmente potasio, fósforo y selenio y cantidades menores de hierro, calcio, magnesio, manganeso y azufre.

Vitaminas de las trufas

Las trufas, al igual que el resto de las setas, son ricas en vitaminas del grupo B, especialmente en riboflabina (Vitamina B2) y niacina (Vitamina B3).

La trufa, un hongo muy caro con propiedades de especia

Los franceses son grandes productores de trufas en conserva, tal como se puede ver en esta foto de paté trufado de la empresa de Caveur, situada en el castillo de Sant Paul Trois en la Provenza

Si las setas deben comerse con prudencia, considerando que, en general, se trata de alimentos complementarios que ayudan a incrementar los olores y sabores de las comidas, esto se hace especialmente necesario en el caso de las trufas.

trufa blanca mercado

La trufa blanca (Tuber album = tuber magnatum) todavía no ha podido ser ser cultivada artificialmente. Por este motivo, y por el hecho que es muy difícil de encontrar en grandes cantidades, es la trufa más costosa que existe en el mercado (se han llegado a pagar más de 3000 euros por kilo).

Precio de las trufas: un producto de superlujo

Las trufas poseen precios prácticamente prohibitivos. Durante la temporada de trufa del 2007-2008 el precio de la trufa de Perigord oscilo entre los 500 y los 2100 € el kilo. Esto los convierte en un producto de superlujo.

Incluso para bolsillos muy pudientes que pudieran disponer de estas cifras astronómicas, la trufa no es un alimento para comer en cantidad, como podrían serlo los champiñones o los rebozuelos.

Las trufas como condimento

Dado que se trata de un hongo con un sabor y un olor muy fuerte, debe ser comido en muy pequeñas cantidades para no resultar demasiado pesado y empalagoso.

trufa blanca mercado

Trufa negra de Perigord (Tuber melanosporum)

Las trufas deben considerarse, más que el resto de las setas, como un condimento, como una especia, más que como un alimento. Una pequeña cantidad de trufa, añadida a cualquier plato, le proporciona un toque aromático y un sabor especial. En este sentido, las trufas, al igual que los mojardones o mocerones (Calocybe gambosa), son los dos condimentos más típicos dentro de las setas. Estos últimos son más asequibles que las trufas y tienen un gran prestigio en España en Cataluña y Euskadi. En catalán se les conoce como » moixernons» y en euskara como «zuriza o zizac».

Combinación de trufa y mojardón

La trufa y el mojardón proporcionan al plato un sabor dominante, incluso utilizados en pequeñas cantidades. Este último se compra generalmente seco por lo que debe remojarse durante al menos una hora antes de cocinarlo. Es mejor cocinarlo con comidas que tengan algo de grasa de manera que sus aromas se mantengan mezclados con la misma (sopas con leche, estofados de carne, bechamel, verduras con carne, etc).

Trufa diamante negro

La calidad de la trufa de Perigord, unido a su elevado precio, ha determinado su denominación culinaria de «diamante negro». No es de estrañar que esta seta haya tenido desde la antigüedad tanto prestigio.

Se sabe que los Egipcios la comían en rebozados, los Griegos la añadían a los platos de carne y los Romanos la empleaban, además de por su excelencia culinaria, como un remedio estimulante.

Solamente la parquedad alimentaria y la filosofía de privación medieval privó a las personas de este exquisito manjar, que volvió a destacar en el siglo XVIII, especialmente en la cocina francesa, donde brilló con especial renombre en la receta de pavo trufado parisiense.

¿Cómo comer trufas?

Las trufas pueden comerse frescas. Se venden de esta manera a lo largo de todo el invierno en las zonas productoras. Otra forma no tan cara y más práctica de conseguirlas a lo largo de todo el año es comerlas enlatadas. De esta manera se venden mezcladas con vino, el cual les mantiene su aroma y sabor.

dibujo trufa blanca

Dibujo de trufa blanca (Tuber album = tuber magnatum)

Si se compran enlatadas, es importante conservarlas en el vino para que sigan manteniendo su sabor, en el caso de que no se consuman todas. Las trufas pueden también conservarse en manteca, venderse deshidratadas o previamente cocidas.

Algunos especialistas consideran que las mejores trufas son aquellas que se comen crudas con un poquito de mantequilla. Sin embargo, existen multitud de recetas en las que esta seta forma parte: foie-gras con trufas, pavo trufado, macarrones con trufas, salsa de trufas, etc.

La calidad de la trufa negra de Perigord (Tuber melanosporum) le ha proporcionado fama internacional

La trufa de Borgoña (Tuber uncinatum) es una variedad de la de Tuber aestivum que madura a partir de septiembre

Como su nombre indica, la trufa de verano (Tuber aestivum) es una trufa que se recoge en verano a partir del mes de agosto.Es de tamaño grande y forma aovada muy irregular con marcadas protuberancias verrugosas.

¿Trufas de chocolate?

Hay que distinguir las auténticas trufas de lo que se conoce generalmente como trufas de chocolate. Esta receta última es una preparación que tiene como base chocolate, azúcar, almendras u otros frutos secos, licor, etc. A estos pastelitos se les da una forma parecida a las trufas e incluso se les proporciona una superficie rugosa recubriéndola mediante fideos de chocolate. Por su parecido con las auténticas setas se les conoce como trufas, aunque, en realidad, no tienen nada que ver con ellas.

Composición alimentaria de las trufas por 100 g

Nutriente Trufa de Perigord

(Tuber melanosporum)

Trufa blanca

(Tuber magnatum)

Agua 69 g 69 g
Calorías 82,95 Kcal 56 Kcal
Carbohidratos 13 g 7,4 g
Grasas 0, 50 g 0,5 g
Proteínas 9 g 5,50 g
Fibra 16, 54 g 16 g
Potasio 431 mg 526 mg
Calcio 24 mg 24 mg
Fósforo 62 mg 62 mg
Hierro 3,5 mg 3,5 mg
Magnesio 28 mg 24 mg
Sodio 77 mg 77 mg

propiedades de las setas

Propiedades alimentarias de las setas

Más información sobre trufas.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar