Hazte fan en Facebook

 



 

 

LA DIETA DE LOS REPTILES

¿Qué comen los reptiles?

La dieta de los reptiles varia mucho más de una especie particular a otra que de un grupo a otro de reptiles, por lo que es muy difícil generalizar sobre las costumbres alimenticias de estos animales. La excepción a la gran variabilidad en la alimentación de los reptiles la constituye el grupo de las serpientes, así como el de los cocodrilos, que son carnívoros estrictos. La dieta de serpientes y cocodrilos (excepto en alguna especie concreta) no incluye ninguna proporción de alimento vegetal sino que todos estos animales comen solamente otros animales, tanto vertebrados como invertebrados.

La mayoría de los reptiles carnívoros se alimentan de cualquier presa que esté dentro de un determinado rango de tamaño. Sin embargo, las serpientes son más especialistas y no se limitan a consumir cualquier presa adecuada a su talla.
En cualquier caso, además del tamaño de las presas los reptiles valoran a la hora de seleccionarlas como plato de su menú el tipo de movimientos que hacen en desplazarse, el olor que desprenden, su colorido o la temperatura corporal de las propias presas.

En la mayoría de reptiles carnívoros, otro factor que condiciona el tipo de presa que van a consumir, además del tamaño y otras características propias de una presa en concreto, es la variabilidad propia de presas existentes en el lugar donde vive ese reptil. De hecho, sin llegar al extremo de los anfibios, en general, los reptiles son animales todoterreno que comen cualquier animal que esté a su alcance.

A pesar de la gran variedad en cuanto a dietas de los reptiles, podemos afirmar que la mayoría de esta clase de animales son especies carnívoras, que engullen sus presas sin masticarlas. Los reptiles carnívoros no mastican el alimento, se lo tragan entero, después de sujetar a la presa con sus dientes y colocarla en la posición adecuada, a veces con la ayuda de las extremidades anteriores, como en el caso de las tortugas acuáticas.
De hecho muchos reptiles, salvo las tortugas que tienen en su lugar láminas córneas, poseen dientes para sujetar mejor a la presa y evitar que escape.
Los dientes de los reptiles están soldados a las mandíbulas, excepto en los cocodrilos que se hallan implantados en los alveolos dentarios, como muestra de su mayor grado evolutivo.
Los dientes de los reptiles,a diferencia de los dientes de los mamíferos, se renuevan varias veces a lo largo de su vida (son polifiodontos).
En general, los saurios no mastican tampoco las presas, pero a diferencia de las serpientes, no las tragan totalmente enteras sino que ya están un poco trituradas por sus mandíbulas cuando las engullen.

¿Que reptiles son herbívoros?

Aunque no son predominantes, existen reptiles herbívoros, pese a que podemos afirmar que los reptiles son sobre todo animales carnívoros.

Entre los reptiles herbívoros, podemos encontrar las tortugas terrestres (excepto las del género Terrapene), las iguanas, las iguanas del desierto (Dipsosaurus dorsalis), los Hidrosaurus o los lagartos de cola espinosa (Uromastyx sp.).
Como especies autóctonas de Europa de tortugas terrestres está la tortugas mediterránea (Testudo hermanni), la tortuga mora (Testudo graeca) (aunque está especie se encuentra más en zonas de África y Asia (la parte norte) que en Europa, limitada en algunos puntos del sur de la Península Ibérica, Italia, Grecia y los Balcanes) y la tortuga marginada (Testudo marginata), la mayor tortuga terrestre de Europa con sus 35 cm de longitud máxima que vive de forma salvaje en Italia, Grecia y en Cerdeña.

Los reptiles no son en la mayoría de los casos herbívoros estrictos, por lo que también comen alimento de origen animal. Así por ejemplo, las tortugas europeas se alimentan fundamentalmente de plantas, de sus tallos, hojas y flores, pero en ocasiones también capturan pequeños invertebrados, como gusanos o escarabajos. La excepción están en la tortuga marginada de dieta casi completamente herbívora, sólo en muy raras ocasiones llega a tomar algún invertebrado, como una babosa.

¿Que reptiles comen insectos?

Existe un número considerable de reptiles que basan su dieta en insectos y otros invertebrados, como arañas, caracoles, babosas o lombrices.

Como grupo principal de insectívoros tenemos a los saurios. Entre ellos están unos reptiles muy frecuentes en Europa, las lagartijas. La lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus), la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), la lagartija colirroja (Acanthodactylus erytrurus) son especies propias de la Península Ibérica, además obviamente de la lagartija ibérica (Podarcis hispanica). Otras especies que viven en una zona más amplia son la lagartija roquera (Podarcis muralis) o la lagartija de turbera (Lacerta vivipara), que se encuentran en la zona centro y norte de Europa.

Otros reptiles típicamente insectívoros son los camaleones. En Europa, vive el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon). Sin embargo, los camaleones son unos animales típicamente africanos. En el sureste asiático, se encuentran las restantes especies de camaleones en la Península Arábiga, la India o Sri Lanka.

Los geckos también son unos animales insectívoros como los camaleones. La salamanquesas son los geckos europeos. A parte de la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) y la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus), existen muchas más especies de geckos que se pueden encontrar en toda África y Oceanía, la parte sur de Eurasia, en América del Sur, América Central y el sur de América del Norte.

Otras especies propias de Europa que se alimentan de insectos, así como de otros invertebrados, como arañas, caracoles o babosas, son el lución (Angis fragilis) y el lagarto de cristal (Ophisaurus apodus), que a pesar de su aspecto, estos lagartos sin patas, no son serpientes.
Los eslizones, como el eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) y el hermoso eslizón ocelado (Chalcides ocellatus) también devoran con esmero un gran número de insectos.

Los saurios de mayor tamaño de Europa, como el lagarto ocelado (Lacerta lepida) o el lagarto verde (Lacerta viridis) además de alimentarse de insectos como las lagartijas también atacan presas más grandes, como pequeños vertebrados (roedores y huevos de aves) dado su mayor tamaño.


¿Qué comen las serpientes?

Las serpientes se alimentan de presa viva, lo que acarrea más de un problema de mantenimiento para el aficionado a los animales exóticos que quiere adquirir un animal exótico, aunque estos animales se pueden habituar a comer presas muertas (tanto frescas como congeladas).

Las serpientes, gracias a la gran movilidad de sus mandíbulas, que no están soldadas, engullen el alimento entero y sin masticar.

No obstante, el inconveniente que tienen las serpientes es el de depender de su propio tamaño a causa de la incapacidad de despedazar el alimento, que sí se da en muchos lagartos y algunas tortugas de agua.
Esto se traduce en que serpientes más grandes comen presas más grandes. Pero también a la inversa, las serpientes más pequeñas tienen una dieta a base de presas de pequeño tamaño.

Todas las serpientes son carnívoras. Las serpientes pueden alimentarse de peces, anfibios, pequeños lagartos, mamíferos pequeños, aves e incluso pequeños artrópodos, como insectos y arañas, según sea el tamaño de la serpiente.
En cambio, cuando son todavía crías, las serpientes, normalmente, se nutren de insectos y otros animalillos invertebrados.

Sin embargo, existen algunas especies de serpientes con dietas especializadas, como las serpientes que se alimentan de insectos, como Opheodrys aestivus; de lagartos, como Coronella girondica o de huevos. Aunque, como el resto de serpientes, también adaptan la alimentación a su tamaño y cuando son jóvenes se alimentan de presas más pequeñas, ya sea insectos más pequeños, huevos de especies más pequeñas o crías de lagarto, y a medida que crecen se alimentan con presas cada vez mayores de tamaño.

Por lo tanto, existen serpientes con dietas más especializadas basadas en huevos, como la serpiente comedora de huevos africana (Dasypeltis scabra); en lagartijas y lagartos más grandes, como la culebra lisa meridional (Coronella girondica); en insectos, como la serpiente verde áspera (Opheodrys aestivus) o bien en otras serpientes, como la cobra real (Ophiophagus hannah) o las serpientes reales (Lampropeltis sp.), estas dos últimas son serpientes ofidiófagas.
Las serpientes acuáticas, como las culebras europeas culebra de collar (Natrix natrix) y Natrix maura o culebra viperina, se alimentan de ranas y sapos y peces.
Incluso hay serpientes que basan su dieta en caracoles, como la serpiente come-caracoles (Sibon annulata) de Centroamérica. Esta serpiente tiene endurecida la mandíbula inferior y los dientes delanteros los tiene más desarrollados para poder comer los duros caracoles. De hecho, no se comen la concha, sino que sólo consume la parte blanda del caracol una vez la saca de su protección con la ayuda de los dientes y la fuerte mandíbula.

Las serpientes marinas también tienen dietas muy concretas. Las serpientes de mar del género Emydocephalus se alimentan únicamente de huevos de peces. Por ejemplo, la serpiente de mar de cabeza de tortuga (Emydocephalus annulatus) se alimenta de huevos de peces demersales, como gobios o pomacéntridos.
Otras serpientes de mar, en cambio, tienen un menú un poco más variado como las Hydrophis (Hydrophis spiralis o serpiente de mar amarilla, Hydrophis lapemoides o serpiente marina del Golfo Pérsico, Hydrophis fasciatus o serpiente de mar manchada, etc.). Estas serpientes se alimentan sobre todo de crustáceos (además de peces), como cangrejos y camarones, que sacan de sus refugios gracias a su estrechísima cabeza y a su delgado cuerpo que les permite introducirse por los agujeros y grietas donde se esconden sus presas.
Sin embargo, muchas serpientes marinas comen básicamente peces. La serpiente marina de cola ancha de la especie Laticauda semifasciata depreda sobre un gran número de peces distintos aunque sobre todo consume acantúridos y pomacéntridos. Las crías de esta especie se alimentan principalmente de peces Parapercis.

Pese a que existen serpientes con menús muy especializados, el mayor número de serpientes se alimenta de roedores. En esta lista se encuentran varias culebras, como las serpientes ratoneras (Elaphe sp.) como ejemplo de animales exóticos o las culebras autóctonas de la Península Ibérica, como la Elaphe scalaris o culebra de escalera y la culebra de esculapio (Elaphe longissima). Las víboras también consumen un gran número de roedores, como la víbora hocicuda (Vipera latasti) y la víbora áspid (Vipera aspis) como ejemplo de víboras ibéricas. Los crótalos o serpientes de cascabel, como el crótalo diamantino (Crotalus adamanteus), el crótalo de bosque (Crotalus horridus) o el crótalo atroz (Crotalus Atrox) se alimentan fundalmente de roedores.


¿Qué comen las tortugas y los lagartos?



Foto de tortugas comiendo

Los lagartos y otros saurios, (con la excepción de los cocodrilos, grupo totalmente distinto y de dieta completamente carnívora) junto con las tortugas tienen una dieta mucho más variada. Existen especies herbívoras, omnívoras, carnívoras e incluso insectívoras.

Las tortugas terrestres son animales herbívoros, excepto las tortugas Terrapene, como la tortuga caja de Carolina (Terrapene carolina) o la tortuga caja ornada (Terrrapene ornata).
Por lo tanto, las tortugas, exceptuando la inmensa mayoría de las terrestres que se alimentan de vegetales que trituran con su pico córneo y algunas pocas tortugas marinas, como la tortuga verde (Chelonia mydas) que consume algas marinas, son animales carnívoros, tanto las de agua dulce o galápagos, que comen anfibios, peces y carroña, como las tortugas marinas, con una dieta basada en peces y medusas. La tortuga laúd (Dermochelys coriacea) tiene una dieta que se basa casi en su totalidad en medusas.

Sin embargo, en realidad, el mayor número de especies son omnívoras y en menor cantidad existen tortugas herbívoras o carnívoras estrictas. En este sentido, se observa, en la mayoría de tortugas acuáticas, la tendencia hacia una dieta más herbívora conforme madura el animal, como en la tortuga de Florida.

Un buen ejemplo de tortuga omnívora es la tortuga caimán (Macroclemys temminckii). Esta tortuga se alimenta de peces principalmente, aunque en su menú también figuran crustáceos, como cangrejos de agua dulce y langostas de agua dulce, moluscos como caracoles y almejas, ranas y salamandras, reptiles de pequeño tamaño, como tortugas, serpientes y crías de caimán, plantas acuáticas y frutos e incluso aves y mamíferos.

Algunas especies de tortugas acuáticas tienen una dieta muy específica. La tortuga Malayemys subtrijuga o tortuga malaya comedora de caracoles, como su nombre indica, se alimenta, en estado salvaje, exclusivamente de caracoles acuáticos de agua dulce. Malaclemys terrapin o tortuga de dorso diamantino tiene un régimen alimenticio menos especializado y además de caracoles también consume crustáceos, insectos y invertebrados acuáticos, peces, además de plantas acuáticas, pero en menor cantidad.

Algunas especies de saurios tienen también una dieta bastante herbívora, como la iguana verde (Iguana iguana) o la iguana marina (Amblyrhynchus cristatus) de las Islas Galápagos, que sólo se alimenta de algas marinas.

No obstante, la mayoría de lagartos y demás saurios de pequeño tamaño, como las lagartijas y los geckos son animales carnívoros que se alimentan de insectos y otros pequeños invertebrados, como, arañas, babosas o caracoles.

Los lagartos más grandes, como los varanos, como por ejemplo el dragón de Komodo, se alimentan de presas de mayor tamaño, como otros lagartos, búfalos, ciervos o ganado, además de roedores y aves. Por supuesto, también comen insectos como el resto de lagartos.

 

¿Que comen los cocodrilos?

Los cocodrilos son animales carnívoros estrictos (no consumen ningún tipo de alimento de origen vegetal), con dietas muy variadas que pueden contener tanto vertebrados como invertebrados. Se alimentan en mayor medida de peces, pero también de anfibios (sobre todo ranas) y tortugas y las especies más grandes añaden a este menú mamíferos y reptiles, de mayor tamaño cuanto más grande es el propio cocodrilo, además de aves. Los cocodrilos de gran tamaño, como el cocodrilo del Nilo (Cocodrylus niloticus) de hasta 7 metros de longitud, pueden llegar a comer grandes mamíferos, como ñúes y búfalos. El ser humano tampoco se escapa a los ataques de este majestuoso animal.

Las crías de cocodrilo se alimentan de insectos y otros invertebrados, como cangrejos y caracoles, y peces pequeños.

* Ver más sobre: Características de los reptiles

Más información sobre la alimentación de los reptiles en el listado superior.


Otros artículos de interés

 

© 1999-2014 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.