indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

DEFICIENCIA DE NUTRIENTES EN LAS PLANTAS

 

¿ Qué es la deficiencia de nutrientes en las plantas ?

 

Las plantas necesitan los nutrientes adecuados en la proporción requerida para vivir en buenas condiciones. Todos los nutrientes son necesarios, por lo que se debe abonar las plantas regularmente para que no presenten deficiencias. Así, por ejemplo, en el caso de falta de nitrógeno se produce el amarillamiento de las hojas y su posterior caída. La planta presenta un desarrollo menor y con pocas hojas. Para enriquecer el suelo en nitrógeno, los agricultores vierten sobre él abonos orgánicos, como el estiércol, nitratos o fertilizantes nitrogenados.

 

¿ Por qué se produce la deficiencia de nutrientes?

 

Las plantas deben absorber los nutrientes adecuados y en una proporción adecuada para mantener una buena salud. La carencia de nutrientes esenciales se manifiesta en forma de anomalías o enfermedades. Las razones por las cuales las plantas presentan deficiencia de nutrientes son muy variadas pero, básicamente, se reducen a dos: no hay suficientes nutrientes disponibles en el suelo o, aunque haya suficiente disponibilidad , las plantas, por un motivo u otro, no pueden absorberlos.

En ciertas ocasiones habrá suficientes nutrientes en el suelo, pero muchas veces estos no están en la cantidad necesitada, por lo que deben añadirse en forma de fertilizantes.

Otras veces las carencias de nutrientes se produce por la incapacidad de las plantas para absorberlos. La capacidad de absorción de los nutrientes disponibles en el suelo depende de dos factores:

- Composición o textura del suelo: La textura del suelo viene proporcionada por la combinación de los diferentes elementos que la integran (arena, limo, arcilla y materia orgánica). Según la proporción en que aparecen estos componentes, el suelo puede ser más denso o menos denso, más esponjoso o menos esponjoso. Todo ello afecta la manera en que los nutrientes y el agua quedan retenidos en el suelo o pasan a capas inferiores donde las raíces no pueden absorberlos. ( Véase más información sobre diferentes tipos de suelo)

Una composición equilibrada es aquella que contiene proporciones similares de todos los elementos. Cuando la proporción no es la adecuada, deberán añadirse aquellos elementos necesarios para equilibrarla.

- Del pH del suelo: El pH adecuado es importante para el buen desarrollo de todas las plantas. Un pH no adecuado puede impedir la correcta absorción de los nutrientes bien porque estos nutrientes no se encuentran disueltos en el suelo o bien porque las raíces se muestran incapaces de absorberlo. El nitrógeno, el fósforo , el potasio, el calcio, el magnesio y el azufre suelen estar menos disponibles con suelos ácidos mientras que el hierro, el cobre, el zinc, el cloro , el manganeso, el molibdeno y el boro son menos absorbibles con suelos alcalinos.

Un claro ejemplo de falta de solubilidad por pH elevado se ve claramente en el hierro, un mineral necesario para que las plantas puedan realizar la función clorofílica. Este es un mineral que se precipita al 50 % cuando el pH del suelo es superior al 7 y al 100 % cuando los valores de pH alcanzan el 8. Es decir, deja de estar disuelto y las raíces no lo pueden absorber. Esta falta de absorción de hierro hace que las hojas se vuelvan amarillas.

Un suelo permeable, rico en arena y grava es ideal para el cultivo de los cactus.

Se sabe que los suelos ácidos ocasionan problemas de crecimiento, que el exceso de acidez dificulta la absorción del calcio, magnesio, y potasio y, al mismo tiempo aumenta la concentración de minerales tóxicos como el aluminio y el manganeso. Los suelos alcalinos ocasionan problemas en la fijación del hierro, el zinc, el manganeso y el cobre y suelen presentar exceso de sodio y boro. ( Más información sobre el pH)

 

Síntomas de la deficiencia de nutrientes

 

La falta de la cantidad adecuada de algún mineral esencial desarrolla en las plantas una serie de síntomas que se conocen con el nombre de síntomas de deficiencia de minerales. Estos síntomas son los que utilizan los técnicos agrícolas, agricultores, jardineros u otras personas encargadas del cultivo de las plantas para diagnosticar porque ciertas plantas presentan anomalías.

Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, el diagnóstico puede resultar difícil puesto que algunos síntomas que, aparentemente, pueden hacer pensar que se trata de la falta de algún nutriente en realidad responde a otros motivos. Entre las principales causas que pueden producir síntomas parecidos a una deficiencia mineral tenemos , por ejemplo, la presencia de virus o la acción de ciertos contaminantes, como el óxido de azufre (SO2). Este último es un gas tóxico liberado a la atmósfera al quemar los combustibles fósiles. Combinado con el óxido de nitrógeno, resulta responsable de la lluvia ácida que destruye los organismo fijadores del nitrógeno o disminuye los nutrientes esenciales del suelo.

 

¿ Cómo medir objetivamente qué mineral falta?

 

La forma mas concluyente y definitiva para determinar con precisión que deficiencias de minerales puede existir en un determinado cultivo es la aplicación de un test químico. Esto se hace especialmente necesario en el caso de los macronutrientes primarios ( Nitrógeno, fósforo y potasio) que son los que se requieren en mayor cantidad.

Aunque los los tests de deficiencia mineral deben llevarse a cabo por personas especializadas, existen en el mercado una serie de kits que proporcionan una información superior a la que pueden proporcionar los síntomas de deficiencia mineral. Estos equipos pueden comprarse en almacenes o tiendas de jardinería especializadas.

 

Principales síntomas de falta de nutrientes

 

Aún teniendo en cuenta que los síntomas de falta de nutrientes no resultan definitivamente aclaratorios, es importante conocerlos como una buena pista para un estudio posterior más profundo, que puede llevarse a cabo en caso de resultar necesario. El cuadro inferior muestra una relación bastante amplia de como se manifiesta la falta de algún nutriente esencial. No obstante, debemos tener en cuenta que los síntomas más comunes son los siguientes:

- Clorosis: la clorosis constituye uno de los principales síntomas de déficit mineral. Básicamente se trata de una amarillamiento de las hojas causado por la falta de clorofila. La clorosis puede manifestarse en todas las hojas, solamente en las más jóvenes o solo en las más viejas. A veces, se manifiesta solamente en las venas o en el espacio situado entre las venas.

La clorosis se produce cuando falta alguno de los componentes constituyentes de la clorofila ( Nitrógeno o magnesio). Otras veces viene dado por la falta de un elemento que no forma parte de la clorofila pero interviene en su síntesis ( hierro, zinc o manganeso).

- Necrosis: la necrosis es la muerte de alguna parte de una planta. Entre los ejemplos más significativos tenemos, por ejemplo, el secado del borde o ápice de las hojas como consecuencia de la falta de hierro o el ennegrecimiento y posterior muerte de las raíces o yemas por falta de boro.

- Detención en el crecimiento: Las plantas pueden dejar de crecer por muchas deficiencias, sin embargo la falta de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, boro o zinc son la principal causa para que una planta deje de crecer.

- Falta de producción de frutos y semillas: La falta de minerales produce en general una pobre producción de frutos y semillas, especialmente cuando hay una deficiencia en nitrógeno, calcio, fósforo o potasio.

- Enrojecimiento de los vegetales: El hecho que alguna estructura vegetal adquiera un color anormalmente rojizo se debe a la formación de antocianinas. Estos pigmentos pueden desarrollarse en exceso como consecuencia de una falta de minerales, especialmente nitrógeno o fósforo.

- Endurecimiento y adelgazamiento de los tallos en herbáceas: Las hierbas pueden desarrollar tallos leñosos y larguiruchos cuando son deficientes en nitrógeno, fósforo, potasio o magnesio.

 

Lista de síntomas de deficiencia de nutrientes en las plantas
Nitrógeno ( N)
Clorosis, crecimiento retardado, enrojecimiento, caída de las hojas. Los problemas foliares afectan principalmente a las hojas más viejas.
Potasio (K)
Clorosis moteada, debilidad en los tallos, necrosis. Los problemas foliares afectan principalmente a las hojas más viejas.
Calcio (Ca)
Crecimiento retardado, necrosis de las raíces y del extremo de los vástagos.
Magnesio (Mg)
Clorosis moteada, ápices de las hojas se vuelven hacia arriba, especialmente en las hojas más viejas.
Fósforo ( P)
Las hojas se vuelven de un color verdeazulado oscuro, crecimiento retardado, falta de maduración y enrojecimiento. Los problemas foliares afectan principalmente a las hojas más viejas.
Azufre ( S)
Clorosis del espacio situado entre las venas de las hojas más jóvenes.
Cloro ( Cl)
Necrosis, clorosis, crecimiento retardado, engrosamiento y detención del crecimiento en las raíces jóvenes y marchitamiento de las hojas.
Hierro (Fe)
Clorosis del espacio entre las venas de las hojas más jóvenes. Los tallos se vuelven más delgados y cortos.
Boro ( B)
Las hojas se retuercen, los tallos o las puntas de las raíces ennegrecen y mueren. Las raíces se hinchan.
Manganeso( Mn)
Necrosis entre las venas, clorosis. Las hojas jóvenes resultan especialmente afectadas.
Zinc ( Zn)
El margen de las hojas aparece distorsionado, clorosis, retardo en el crecimiento de las hojas y los entrenudos. Los problemas foliares afectan principalmente a las hojas más viejas.
Cobre(Cu)
Distorsión, marchitamiento o oscurecimiento de las hojas jóvenes.
Molibdeno( Mo)
Distorsión, necrosis o clorosis de las hojas jóvenes

Más información sobre la deficiencia de nutrientes en el listado superior


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso