Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

TOXICIDAD DE LOS ADITIVOS ALIMENTARIOS

¿Son tóxicos los aditivos alimentarios?

¿Los aditivos son perjudiciales para la salud?

La falta de información –y el exceso; a menudo puede conducir a prejuicios acerca de los aditivos alimentarios.

Sin embargo, el consumidor debe tener en cuenta que los aditivos alimentarios éste han aprobado las investigaciones y evaluaciones técnicas conforme cumplen estrictas regulaciones y que continuos controles toxicológicos avalan su seguridad.

¿Cómo se calcula la toxicidad de los aditivos?

Aquí respondemos a las preguntas que surgen al consumidor acerca de cómo se evalúan los efectos tóxicos de los aditivos, y si éstos pueden ser o no tóxicos para la salud a corto y largo plazo:

- Cómo se evalúan los efectos tóxicos de los aditivos alimentarios

- La Ingesta Diaria Admisible (IDA) de un aditivo alimentario

- Cantidad de aditivos en los alimentos.

- ¿Cuántos aditivos estoy tomando al día? (véase clicando en el "Ejemplo práctico" del menú en el listado superior)

¿Cómo se evalúan los efectos tóxicos de los aditivos alimentarios?

Para determinar la cantidad de aditivo que se puede emplear en la alimentación, se hace el siguiente cálculo:

- Determinar el “NOAEL” (No-Observed-Adverse-Efect-Level). Se determina un nivel dietético máximo de aditivo que no tenga efectos tóxicos demostrables para la salud.

- El NOAEL –o dosis de aditivo máxima que se puede ingerir sin presentar efectos secundarios; se divide por un factor de seguridad, que suele ser 100 –no en todos los casos; para cubrir las diferencias de sensibilidad y la diversidad de la población.

- La IDA (Ingesta Diaria Admisible). El resultado de dividir la dosis de aditivo NOAEL por 100 determina la IDA. La IDA es la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumida en la dieta diariamente, durante toda la vida, sin que represente un riesgo para la salud.

Estos estudios experimentales se hacen mediante modernos procedimientos, por ejemplo mediante la utilización de cultivos celulares y es comprobada por el organismo de control correspondiente.

Los estudios experimentales en animales han caído prácticamente en desuso.

La Ingesta Diaria Admisible (IDA) de un aditivo alimentario

La IDA es la dosis diaria tolerable de un aditivo alimentario que se puede consumir durante toda la vida sin que ello suponga un prejuicio para la salud.

Esta cantidad se expresa en miligramos (1/1000) por cada quilo de peso corporal. Por esa razón, los niños pueden tolerar menos cantidad (tienen menos peso) que un adulto.

Lógicamente, los aditivos de menor IDA son los tóxicos más potentes, mientras que otros tienen una IDA mayor o incluso indeterminada por ser práctica o totalmente inocuos para la salud.

Existen aditivos que no tienen IDA determinada. Muchos de ellos, considerados inocuos. Pero no todos los aditivos que no tienen IDA determinada significa que se puedan utilizar sin límite de cantidad, sino que para cada producto específico está legislado qué cantidad máxima de aditivo puede contener.

No hay que confundir la IDA con las Ingestas Diarias Recomendadas (IDR) de otros nutrientes, pues los aditivos no son nutritivos, y este valor se utiliza únicamente para determinar los límites a nivel técnico y legislativo.

Además, cada alimento tiene una cantidad máxima de aditivo permitida, por lo que el consumidor puede estar tranquilo respecto al consumo de todos los productos, sin que su combinación pueda causar una “sobredosis de aditivo”.

La IDA es la división de la dosis sin efectos secundarios dividida entre 100, por lo que es segura con un hipotético consumo, durante toda la vida, del alimento al que se le ha añadido el aditivo.

La IDA va en función del peso corporal, por lo que los niños van a tolerar menos cantidad de aditivo que los mayores (porque pesan menos).

Cantidad de aditivos en los alimentos

De la IDA surge automáticamente la duda de si se puede alcanzar una “sobredosis de aditivo” ingiriendo diversos alimentos que lo contengan.

La mejor manera de responder a esas dudas es con un ejemplo práctico muy interesante, que el lector puede ver clicando en el “Ejemplo práctico” del listado superior.

Curiosidades

A partir de la 2ª Guerra Mundial se despertó una gran preocupación por los aditivos contenidos en los alimentos. En Francia y España, por ejemplo, se divulgó, mediante hojas informativas, el peligroso uso de algunos aditivos en esa época.

Esa hoja divulgativa, firmada supuestamente por “Hospital de Villejuif” (París), carecía totalmente de cualquier veracidad científica, aunque la creencia no se consiguió desmentir.

Una de las evidencias acerca de su poca validez es la calificación que recibió el ácido cítrico E-330 (presente en cítricos de manera natural) como aditivo peligroso y cancerígeno; mientras que otros aditivos realmente peligrosos y restringidos para el consumo humano figuraban como inofensivos.

Más información sobre los Aditivos alimentarios.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil