Estrategias de los animales para pasar el invierno

¿Cómo pasan el invierno los animales?

¿Qué estrategias siguen los animales para pasar el invierno?

Los murciélagos se refugian en las cuevas para pasar el invierno en un estado de letargo llamado hibernación

En los climas templados hay una estación fría llamada invierno, caracterizada por las bajas temperaturas y una menor temperatura, en relación a los otros momentos del año.

Los animales que viven en los climas templados y los animales de climas fríos, que están en latitudes altas o viven en zonas de elevada altitud, han ideado diferentes estrategias para solventar los inconvenientes que supone la llega de la estación invernal.

¿Qué hacen los animales cuándo llega el invierno?

Estos animales frente a la entrada del invierno pueden optar por buscar regiones de clima más benigno, son los llamados animales migratorios, pero también pueden permanecer en el mismo lugar porque no son capaces de migrar.

En este caso, pueden optar por dejar pasar el invierno en un estado de letargo absoluto, estrategia propia de los animales hibernantes. Otras especies animales tienen la capacidad de pasar los fríos días del invierno activas, para lo que tendrán que comer mucho si no quieren pasar frío.

Animales que hibernan

La hibernación permite a los animales que la llevan a cabo adaptarse a las duras condiciones ambientales del invierno, es decir, a la falta de alimento y a las temperaturas poco favorables, condiciones inherentes de esta estación del año.

Las especies animales que hibernan, como el erizo de tierra, el hámster o los murciélagos, pasan toda la estación del invierno en un estado de letargo absoluto protegidos en su refugio a la espera del buen tiempo con la primavera. En verano y otoño estos animales han aumentado las reservas de grasa en su cuerpo a base de comer y comer alimentos muy energéticos.

Estos animales mientras están en hibernación mantienen la temperatura de su cuerpo constante y mucho más baja de lo habitual a la vez que se enlentece su ritmo de respiración y la frecuencia cardiaca porque su corazón laten mucho más despacio.

* Información relacionada: Hibernación de los animales

Animales que realizan migraciones

La golondrina migra en invierno desde sus zonas de cría en Europa hasta las zonas de invernada en África

Muy común entre las aves y también frecuente en los mamíferos son los desplazamientos periódicos de algunas especies animales en momentos concretos del año en los que hay unas condiciones de vida más duras, como el invierno.

Estos animales migran hacia sus áreas de invernada, llamados cuarteles de invierno en el caso de las aves, como la golondrina común o la grulla damisela, realizando para ello viajes que pueden tener miles de quilómetros de distancia.

Las aves que vienen del norte de Europa, como los estorninos, las grajas o las avefrías, son visitantes invernales de la Península Ibérica, porque estas tierras son más acogedoras en invierno que sus frías regiones de donde partieron tras marcharse el buen tiempo y encuentran aquí más alimento que ponerse al pico.

* Información relacionada: Migración animal

Cambiar de dieta para sobrevivir al invierno

Los animales que se mantienen activos en invierno y no recurren a la hibernación necesitan comer para recuperar las energías perdidas que supone estar sometido a una temperatura ambiental muy baja propia de la estación invernal.

En invierno, no se encuentran el mismo tipo de alimentos que el resto del año porque esta estación suele venir acompañada de frío y de una menor abundancia de comida.

Muchas aves de jardín aprovechan las bayas de invierno para tener algo con lo que alimentarse en invierno. La garduña es un ejemplo de mamífero que también depende de los frutos de invierno para sobrevivir.

* Información relacionada: ¿Qué comen los animales en invierno?

Con la llegada del frío, algunos mamíferos se ponen un grueso abrigo de piel

Especialmente los mamíferos de zonas frías, donde la nieve es un componente habitual del paisaje, presentan dos tipos de pelaje según la época del año. Cuando llega el otoño, estos animales dejan de tener un pelaje oscuro y ralo para adquirir el tupido y claro pelaje de invierno.

En el ártico pero también en latitudes más bajas, pero en zonas de alta montaña, como los Alpes o los Pirineos, animales como la liebre ártica o el armiño sufren un cambio de pelaje muy impactante de verano a invierno. El cambio de pelaje es espectacular en estos animales porque en invierno se vuelven blancos.

La mayoría de animales, como el bisonte, el lince o el ciervo, no experimentan un cambio de pelaje tan espectacular entre estaciones en cuanto a coloración como los animales del ártico, pero se observan cambios en la densidad y longitud de los pelos que lo conforman y también en ocasiones se observan ligeros cambios en su coloración.

Más información sobre la hibernación de los animales.

Vicenç Martínez
Escrito por Vicenç Martínez Redactor especializado en animales y naturaleza.
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 4 abril, 2019

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.