ENEMIGOS DE LOS ANFIBIOS

¿Cuáles son los principales enemigos de los anfibios?

La cigüeña es un enemigo natural de los anfibios habitual

Entre los principales enemigos de los anfibios se encuentran las grandes aves zancudas, como garzas y cigüeñas, los patos, algunas culebras, como la culebra de collar y la culebra viperina, y los pequeños carnívoros salvajes, como comadrejas, gatos salvajes y otros felinos, el lobo, la nutria, el visón o el zorro, además de animales insectívoros, como el erizo.

La gineta de Ibiza se ha visto que tiene una dieta muy rica en anfibios. La rata gris, cuando vive en zonas acuáticas, consume muchos anfibios.

Los anfibios practican de modo regular el canibalismo, por lo que individuos de su misma especie pero más grandes pueden convertirse también en los propios enemigos de los anfibios.

Habitualmente, las larvas y los huevos son víctimas de los insectos acuáticos, como escarabajos acuáticos o ditiscos o bien de larvas de libélula, pero también son presa de serpientes, tortugas acuáticas, aves y peces carnívoros. Los anfibios adultos son presa sobre todo de vertebrados.
y ocasionalmente de invertebrados artrópodos.

Enemigos de los anfibios por continentes

En África, a los depredadores anteriores se le suman los varanos, los cocodrilos, las grandes tortugas y las arañas. El buitre de las palmeras o buitre de Angola suele cazar anfibios.

En América, hay algunas serpientes que tienen como dieta principal los anfibios, además de peces, tal es el caso de las serpientes de jarretera, ofidios del género Tamnophis. Las tortugas galápagos, como la tortuga de Florida también tienen en su dieta los anfibios, sobre todo sus larvas.

En Sudamérica, la anaconda come anfibios anfibios y otras presas. El jaguar también caza anfibios entre otras presas. Las pirañas son peces carnívoros que, entre sus presas, están los anfibios.

En Australia, el ornitorrinco suele comer ranas. El dingo también suele cazar estos animales.

Son también causa de muerte natural de los anfibios las enfermedades bacterianas y las infecciones parasitarias.

Otras amenazas de los anfibios

Sin embargo, la principal amenaza de los anfibios que causa su escasez no son los depredadores, sino las actividades humanas, como:

- Alteración del hábitat: El drenaje y desecación de zonas húmedas y el proceso anárquico de urbanización especialmente en las zonas litorales son algunas de las principales amenazas:

- Caza ilegal: La caza ilegal sobre todo en el momento de la fresa y la captura en sus lugares de origen para el comercio de animales exóticos también es una amenaza muy importante a la que se ven sometidos los anfibios.

- Trafico de vehículos rodados en las carreteras: Causa verdaderas matanzas en el momento de la migración nupcial,

- Agricultura moderna: Causa la alteración del hábitat y la utilización de tóxicos pesticidas.

Enfermedades de los anfibios

Los anfibios, como cualquier animal, pueden sufrir distintas enfermedades, tanto infecciosas como no infecciosas, es decir, pueden contraer enfermedades debido a microorganismos patógenos o pueden también sufrir también enfermedades por otra causa, ya sea debido a un problema de alimentación, como las debidas a otros problemas ambientales.

* Ver más sobre: Enfermedades de los anfibios

Parásitos de los anfibios

Los anfibios pueden verse parasitados principalmente por protozoos y helmintos. Entre los helmintos parásitos de los anfibios encontramos los nematodos y trematodos como Cosmocerca sp. y Aplectana sp.

Los helmintos pueden ser localizados en el aparato digestivo, en el aparato respiratorio y en el celoma de los anfibios, aunque sobre todo los helmintos se localizan en el tramo final del intestino delgado y en el intestino grueso.

Los nematodos de los anfibios no son exclusivos de estos animales porque también se pueden encontrar dichos parásitos en peces y en reptiles, como serpientes y lagartos.

Los anfibios pueden tener nematodos larvales cuyos estados adultos se encuentran en las aves. Los anfibios actúan de huésped paraténico de estos parásitos de las aves, es decir, que sirven de refugio temporal y actúan como de vehículo para acceder al huésped definitivo, en este caso las aves. Las aves se infectan con estos parásitos al ingerir a los anfibios infestados con dichos parásitos.

De forma más anecdótica, los anfibios también pueden verse parasitados por artrópodos parásitos, como ácaros, sanguijuelas o moscas parásitas.

* Ver más sobre: Parásitos de los anfibios

Mecanismos de defensa de los anfibios

El veneno de los sapos y salamandras actúa de protección contra las enfermedades causadas por hongos y bacterias, pues esta sustancia de los anfibios tiene propiedades antifungicidas y antibacterianas.

Pese a estar protegidos por secreciones venenosas, los anfibios se ven acosados por un gran número de enemigos. Tampoco les sirven siempre a estos animales sus numerosos Mecanismos de defensa para escapar de sus depredadores, como la coloración mimética, adoptación de muerte fingida, hinchamiento del cuerpo, salto, etc.

* Ver más sobre: Mecanismos de defensa de los anfibios / Enemigos naturales de los animales

Más información sobre los anfibios en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.