Cómo prevenir y curar los parásitos protozoarios intestinales

Cómo prevenir y curar los parásitos protozoarios intestinales

¿Que son los protozoos?

Este parásito protozoario ataca sobre todo al gato como huésped definitivo

Los protozoos son unos seres microscópicos (que no se ven a simple vista), formados por una única célula (unicelulares), eucariotas (como los animales y las plantas), heterótrofos, porque tienen que alimentarse de otros seres vivos para subsistir.

Los protozoos pertenecen al reino de los protistas o protoctistas, pues no son ni plantas (reino vegetalia) ni animales (reino animalia).

Sin embargo, comparten características con las plantas y con los animales. Ello se debe a que, pese a ser organismos heterótrofos como los animales y alimentarse por ingestión, nunca forman una blástula (o estado temprano del desarrollo embrionario de los animales) durante su desarrollo embrionario. Con las plantas, comparten la característica de poseer el mismo tipo de célula, llamada eucariota, presenta núcleo y organelos definidos por endomembranas, célula distinta a la célula procariota, la típica de las bacterias.

Estos seres diminutos viven en ambientes húmedos o directamente en medios acuáticos, tanto en aguas saladas como en aguas dulces.

* Información relacionada: Características de los protozoos / Diferencias entre los animales y las plantas / Alimentación de los animales

Prevención de los protozoos parásitos intestinales

Para prevenir este tipo de parásitos, es necesario en general cuidar la higiene del ambiente y la del propietario a fin de evitar la ingestión de las estructuras responsables de la infección parasitaria, llamadas ooquistes.

En algunos casos, las medidas higiénicas para combatir a estos parásitos intestinales tendrán que ser muy estrictas para evitar el contagio a otros animales e incluso a nosotros mismos, como en las criptosporidiosis, debido a que los ooquistes de los coccidios del género Cryptosporidium son muy resistentes.

En algunos casos, debido a que el parásito se encuentra muy expandido, como en el caso de los coccidios del género Isospora, su erradicación es casi imposible, por lo que las medidas higiénicas tan solo pueden reducir el problema, reduciendo lo que se conoce como carga parasitaria o número total de huevecillos contenidos en un gramo de heces

Para evitar que nuestro gato se contagie de toxoplasmosis es fundamental que nunca le demos carne o vísceras crudas o que le dejemos cazar ratones, dado que son fuentes naturales de infección de esta enfermedad parasitaria.

En el caso de Neospora caninum, se debe saber que este protozoo parasitario se puede transmitir de madre a hijo, por lo que las perras infectadas por Neospora caninum no pueden ser utilizadas para la cría a fin de evitar la infección al futuro hijo. También debemos tener en cuenta que la vaca, la oveja y otros bóvidos, como la cabra, son huéspedes intermediarios del parásito, por lo que, a fin de evitar la transmisión de esta enfermedad a nuestra mascota, no podemos darle carne cruda, especialmente si es de ternera, y, si el perro lo tenemos en una granja, deberemos evitar que beba agua contaminada con este parásito (es decir, que ingiera agua infectada con heces de vaca parasitada con Neospora caninum).

Para prevenir las sarcositosis o enfermedades parasitarias causadas por Sarcocystis sp. se tienen que respetar las mismas medidas preventivas que para Neospora caninum, ya que también es un parÁsito protozoario con ciclo heteroxeno (con huésped intermediario, los bóvidos, como la vaca, oveja y cabra).

Como evitar contagiarnos con los protozoos parásitos intestinales

Para evitar contagiarnos con los protozoos parasitarios del perro y del gato es muy importante respectar unas mínimas normas de higiene personales, es decir, lavarse las manos después de tocar al animal, especialmente si desconocemos su dueño, aunque cualquier animal puede estar infectado, ya que la mayoría de los protozoos intestinales causan pocos problemas en el perro o gato, por lo que estas infecciones pasan a menudo desapercibidas.

En cambio, Toxoplasma gondii no se contagia por contacto directo con el animal, sino por la ingestión de animales o agua contaminados.

Toxoplasma gondii no se puede contagiar normalmente a partir del contacto accidental con las heces de nuestro gato si se limpia el arenero regularmente, ya que, para que haya una infección a partir de los ooquistes esporulados, es necesario que transcurra un cierto tiempo.

El problema del coccidio Toxoplasma gondii es que sobre el animal que parasita, el gato, le causa la eliminación continua de unas estructuras de resistencia, llamas ooquistes, que pueden inducir a infección cuando son ingeridas accidentales, también para el ser humano, y la eliminación de los ooquistes no puede ser evitada pese a tratar al gato infectado.

* Más información sobre: Prevención de la toxoplasmosis

Tratamiento de los protozoos parasitarios intestinales

En el tratamiento de los protozoos parásitos intestinales del gato y del perro a menudo se tiene que luchar contra el problema de que en el mercado no hay medicamentos específicos para la especie en concreto causante de la enfermedad o bien, si los hay, no son muy eficaces para combatirla. Sin embargo, a menudo, se cuenta con la ventaja que las enfermedades parasitarias debidos a estos microorganismos patógenos se curan generalmente sin la ayuda de medicamentos, ya que se dicen que este tipo de enfermedades parasitarias son enfermedades autoresolutivas, como es el caso de la sarcocistosis o de la criptosporidiosis.

A este efecto, pueden usarse contra algunas enfermedades protozoarias, como la giardiosis, medicamentos antihelmínticos como el febendazol o más específicos contra protozoos como el metronidazol. En otros casos, como en las tricomoniasis, el medicamento llamado metronidazol se debe dar sólo de forma temporal para evitar daños en la salud del animal tratado.

Algunas coccidiosis, como las causadas por el protozoo parasitario del género Isospora, precisan para ser combatidas con eficacia una rapidez en el tratamiento, es decir, que deben ser empezadas a tratar en el menor tiempo posible, debido a que este género de parásitos coccidios se multiplica con gran rapidez.

También se debe tratar con precocidad al animal en el caso de que se sospecha que el perro pueda estar infectado con Neospora caninum, porque en los estadios iniciales de la enfermedad es cuando el tratamiento contra este parásito es más eficaz. Se utilizará algún tipo de sulfonamida de tipo sulfamida.

Para mejorar la eficacia del tratamiento contra estas enfermedades, como en el caso de la giardiosis, se deben evitar las reinfecciones, cuidando muy bien la higiene del ambiente donde se mantiene al animal.

* Ver más sobre: Tratamiento contra la toxoplasmosis / Protozoos parásitos del perro y del gato / Tipos de protozoos parásitos

Más información sobre los parásitos.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

24 abril, 2020

Otros artículos de interés