Cultivo de la lavanda: Reproducción de la planta

Este artículo ha sido avalado por Julián Masats - Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

¿Cómo propagar o multiplicar la lavanda?

cultivo lavanda
Cultivo de lavanda para la producción de aceite esencial (inflorescencias ya recolectadas).

Reproducción por semillas:

Una de las formas de propagar la lavanda es mediante semillas. Aunque puede plantarse directamente sobre el terreno, lo más habitual es hacerlo en semillero, para luego trasplantarla en el emplazamiento definitivo.

Para ello, en lugares cálidos, plantaremos las semillas en otoño y las trasplantaremos a principios de primavera. En lugares más frescos, deberán plantarse en primavera y se trasplantaran a finales de verano.

En lugares fríos, puede realizarse una plantación en invernadero en primavera. Cuando las plántulas puedan manejarse bien, se trasplantarán en una maceta que debe resguardarse durante todo el invierno en el interior. A finales de la próxima primavera ya pueden trasplantarse al exterior.

En todos los casos, para que se produzca una germinación adecuada, debemos procurar mantener una humedad constante y una temperatura entre los 11 y los 30ºC. A 15 ºC de media, la germinación se produce de 30 a 90 días. La tierra utilizada deberá ser ligera y estar muy suelta. Las semillas se cubrirán ligeramente y se regará con mucha frecuencia.

Reproducción por esqueje:

La reproducción por esqueje es la forma más habitual de propagar la lavanda. Se realiza a principios de primavera, utilizando esquejes tiernos de unos 15 cm de longitud. En lugares más fríos la plantación se realizará a mitad de verano en cajoneras con esquejes semi-tiernos, siendo conveniente proteger los plantones en el interior durante el invierno para trasplantarlos a finales de primavera en el emplazamiento definitivo. De un modo u otro, para un buen enraizamiento, deberá mantenerse una humedad constante hasta que las plantas hayan arraigado bien.

Reproducción por acodo:

La reproducción por acodo se realiza a finales de verano y consiste en doblar una rama desprovista de hojas, enterrarla en el substrato para que produzca raíces. Una vez arraigada se separa de la planta madre y se trasplanta en el lugar definitivo.

* Continúe leyendo: Cultivo de la lavanda

Julián Masats
Escrito por Julián Masats Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

22 marzo, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar