Cultivo de la mostaza

Cómo cultivar la mostaza

Cuidados de la mostaza

La mostaza es una planta de la familia de las crucíferas, muy fácil de cultivar ya que requiere de pocos cuidados. Tiene una producción abundante y es muy útil tanto para el aprovechamiento de sus hojas, que son comestibles, como para la obtención de sus semillas, que se pueden utilizar en tratamientos naturales y en salsas alimentarias.

A continuación se presenta toda una guía de cultivo de la mostaza: cuidados, riego, preparación del terreno, abonado, cómo multiplicar la planta y posibles enfermedades y plagas.

MOSTAZA

Foto de mostaza. La planta es fácil de cultivar y puede convertirse en invasora, proporcionando flores y hojas comestibles cada año.

Beneficios del cultivo de mostaza

Las diferentes especies de mostaza (Sinapis alba, Brassica nigra, Brassica juncea) son un tipo de cultivo que se asocian a cultivos hortícolas y a la vid. Su cultivo en los huertos y campos de viñedos mejora las condiciones físicas del terreno, proporcionando abono nitrogenado a la tierra cuando se utiliza como “abono verde”.

¿Qué es el abono verde de mostaza?

El abono verde consiste en enterrar las plantas antes de su floración para abonar el suelo hortícola. Ello es posible en este tipo de plantas porque tienen un crecimiento muy rápido. Esta masa de plantas verdes se descompone en muy poco tiempo (menos de un año), y proporciona minerales importantes para las plantas.

Su uso también se debe a que este tipo de plantas ayudan al control de malezas gracias a su contenido en aceites esenciales sulfurados con propiedades fungicidas e inhibir la germinación de otras semillas (arvensis y otras hierbas no deseadas en cultivos productivos). También poseen estas propiedades otras plantas crucíferas.

Se ha demostrado que la mostaza como cultivo de cobertura de manzanos aumenta la productividad y el desarrollo de los árboles frutales.

Mostaza, Sinapis alba

La mostaza blanca también se conoce con otros nombres, como ajenabe, mostaza amarilla, yerbanas. En inglés se conoce como white mustard.

Se trata de una planta originaria de la región mediterránea. Actualmente distribuida por el Sur de Europa y Centro, y Asia occidental. Podemos encontrar mostaza blanca en estado silvestre en los márgenes de caminos, mieses (terrenos donde se cultivan cereales), baldíos y escombreras. También ese cultiva esta planta para obtener sus semillas.

Descripción de la Mostaza blanca

mustard brassica nigra mostaza

Ilustración de dos tipos de mostaza medicinales. Mostaza común (Brassica nigra) (izquierda), y mostaza blanca (Sinapis alba) (derecha). La mostaza blanca se distingue porque presenta vellosidad en su tallo y hojas.

La Mostaza blanca (Sinapis alba) es una planta anual herbácea de de poca altura, entre 0,3 y 0,6 metros. Tallo erecto, simple, glabro, cilíndrico y áspero al tacto debido a que presenta vellosidad. Hojas alternas y pecioladas, de forma ovalada con márgenes dentados. Las hojas presentan pubescencia igual que el tallo. Inflorescencia en forma de racimo terminal erecto donde se disponen las flores de la planta. Flores pedunculadas, de color amarillo, formadas por cuatro pétalos cruzados. El fruto de la mostaza blanca una silicua. Este fruto posee pelos ásperos en su superficie y sus puntas terminales acaban en pico. En el interior de la silicua se encuentran las diminutas semillas de la planta, entre 8 y 12 semillas esféricas y de color amarillo rojizo.

Clima idóneo para cultivar la mostaza

  • La mostaza blanca prefiere climas fríos, aunque es capaz de adaptarse a todo tipo de temperaturas. Prospera perfectamente en climas mediterráneos no demasiado secos.
  • Crece a pleno sol o semi-sombra. Ambientes poco húmedos y frescos en verano.
  • En campos de cultivo de regadío, le son favorables las temperaturas templadas.
  • Resistente a las heladas
  • Altura entre los 0 y 2.300 metros.

Suelo para cultivar la mostaza

  • Suelo húmedo y ambiente seco. Buen drenaje de suelo.
  • Tiene un sistema de raíces ramificado muy desarrollado que le permiten aprovechar muy bien todos los nutrientes del suelo.
  • Prefiere suelos calcáreos, tierra de consistencia media, suelo franco o arenoso que permita retener humedad.
  • Suelo neutro y básico, con pH superior a 6.
  • Esta planta se adapta a casi todo tipo de terreno. Terrenos con pH inferior a 5,4 afecta negativamente al desarrollo de la planta.

Propagación de la mostaza

– La mostaza blanca se propaga principalmente por semillas.

Propagación por semillas

  • Cuando el cultivo se destina a la obtención de las semillas de mostaza: se debe sembrar en primavera, entre marzo y abril para que el clima sea favorable durante los meses de desarrollo de la semilla.
  • Cuando el cultivo se destina al forraje de animales: se puede realizar la siembra entre febrero y septiembre en zonas de temperaturas frías. Las regiones meridionales pueden sembrar durante todo el año, cuando las condiciones sean favorables. Si se siembra a medianos de agosto, la mostaza proporcionará forraje a finales de diciembre.
  • Escardar el suelo para quitar todas las malezas y remover la tierra.
  • Se puede sembrar a voleo, si se destina a forraje; o en surco para cultivos de grano.
  • Después de la siembra conviene apisonar ligeramente el suelo.
  • Las semillas pueden tardar entre 8 y 10 días en germinar, sin luz, a 20ºC.

Riego

  • Cuando la planta haya sacado sus primeras 4 hojas deberemos efectuar un riego.
  • Repetir el riego si no ha llovido las siguientes 2 semanas.
  • Regar periódicamente sin encharcar el terreno. La textura del suelo franca ya propiciará la humedad necesaria para el desarrollo de la planta, le son favorables los ambientes secos y poca humedad.

Floración y frutos

  • Florece a las 6-8 semanas posteriores a su siembra. Estas flores desprenden un agradable olor y es melífera.
  • Fructifica aproximadamente un mes más tarde.

Abono y cuidados

  • Estiércol o compost. También se puede utilizar el turtó de las semillas después de haberles extraído el aceite.
  • Abonar con abonos orgánicos con P,K,N. Para el crecimiento de la mostaza blanca son importantes los nutrientes P y K (fósforo y potasio respectivamente), y en menor medida, el N (nitrógeno).
  • La mostaza contiene azufre en sus aceites esenciales, por lo que este nutriente también se lo deberemos aportar.
  • Si el cultivo se destina a la producción de semillas, le podemos aportar fosfatos para que la producción sea mayor.
  • En el mismo caso, se debe escardar cuando las plantas saquen las primeras 4 hojas y a los dos meses realizar otra escarda y un aclareo definitivo del cultivo. De esta manera se obtiene un cultivo más productivo de granos. En caso de cultivo doméstico, no son necesarios estos cuidados.
  • Cuando se prepara el campo para forraje, se debe segar antes de la floración de la planta. Las hojas de la planta se consideran tóxicas cuando ésta ha desarrollado sus flores. Los animales no deben consumir la mostaza en floración o frutos porque contiene sustancias tóxicas para el ganado, llamadas glucosinolatos.

* Véase más información sobre: Fichas de jardinería

Más información sobre la mostaza.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar