Animales


 

 

 

 

Animales útiles y perjudiciales

 

LOS COCODRILOS






Clasificación de los cocodrilos


Los cocodrilos son reptiles, y por lo tanto, son animales de sangre fría y tienen el cuerpo provisto de escamas y duras placas córneas.

Existen 3 familias de cocodrilos: los Cocodrílidos, los Aligatóridos y los Gaviálidos. En total, hay unas 23 especies de cocodrilos. Las especies de cocodrílidos pertenecen al género Crocodylus como el cocodrilo de pantano, el cocodrilo del Nilo, el cococodrilo palustre , el cocodrilo cubano o el cocodrilo marino. Los aligátoridos pertenecen a los géneros Alligator y Caiman. En esta familia se encuentran especies muy importantes como el aligator del Mississippi, el caimán yacaré o el caimán de anteojos. Los gaviálidos como el gavial de la India están dentro del género Gavialis.


¿Cómo son los cocodrilos?


Los cocodrilos tienen unas cortas patas palmeadas, una cola larga y fuerte, una cabeza aplanada y una piel protegida por duros escudos óseos y escamas.

Para diferenciar a un cocodrilo de un aligator o de un caimán, nos podemos fijar en su dentición, que está adaptada para para retener piezas escurridizas.
El cocodrilo enseña uno de sus dientes cuando cierra la boca, mientras que el caimán o el aligator no.

Para poder ver, oler y oír sin ser descubiertos por sus presas, los cocodrilos tienen los ojos y los oídos en la parte más alta del cráneo y los orificios nasales situados en la parte superior del hocico. De este modo, el cocodrilo puede permanecer inmerso en el agua sacando solamente a la superficie la parte superior de la cabeza.

Los cocodrilos tienen una pupila estrecha y en disposición vertical como adaptación a la visión nocturna.

Los cocodrilos más grandes miden 6 metros, pesan 1000 kg y llegan hasta los 50 años de vida.

Los cocodrilos no son animales mudos, sino que tienen cuerdas vocales y pueden ser muy ruidosos.



Foto de cocodrilo de pantano

Foto de caimán yacaré

 

Anatomía de los cocodrilos

Los cocodrilos pueden permanecer debajo del agua hasta una hora gracias a su gran capacidad pulmonar y su bajo consumo de oxígeno.
Otras adaptaciones de los cocodrilos a la vida dentro del agua son las membranas nictitantes para proteger a los ojos del agua, unas válvulas que cierran las membranas nasales, una especial disposición del paladar para separar las vías respiratorias de las vías digestivas y unos oídos que se cierran mediante válvulas durante la inmersión. La cola de los cocodrilos está comprimida lateralmente y sirve para la propulsión en el agua. Los dedos de los cocodrilos son palmeados.


Los cocodrilos tienen 5 dedos en las patas anteriores y 4 dedos en las posteriores.

Los dientes del cocodrilo son todos del mismo tipo y van siendo sustituidos cuando se desgastan por los dientes de remplazamiento.

Los cocodrilos disponen de glándulas de sal para eliminar la sal de su ambiente (como la presente en los estuarios) que sin ellas los riñones no conseguirían eliminar por completo. Los caimanes no poseen glándulas de sal, por lo que no pueden colonizar los hábitats litorales.



Foto de cocodrilo (cocodrilo enseñando su temible boca)

Costumbres de los cocodrilos


Los cocodrilos son animales anfibios y necesitan una zona de tierra firme y una parte acuática.

Los cocodrilos son animales jerárquicos. Dominan los machos mayores y más agresivos. Sin embargo, las luchas entre cocodrilos son poco habituales. Normalmente, antes de luchar el individuo no dominante prefiere optar por la huida. Raras veces se producen peleas entre dos machos dominantes.

Los cocodrilos son animales territoriales.

Para comunicarse, los cocodrilos emiten varios sonidos, algunos de ellos perceptibles por el oído humano.

Los cocodrilos pueden desplazarse fuera del agua arrastrando el vientre sobre el suelo o, de una forma más rápida, levantando las partes inferiores de su cuerpo ayudándose de sus fuertes patas.
Dentro del agua, el cocodrilo se desplaza mediante poderosos movimientos ondulatorios de su cola. Las patas, sin embargo, no participan en la locomoción durante el nado y las mantiene pegadas al cuerpo.

Gracias a sus fuertes garras, el cocodrilo excava refugios bajo el agua y consigue trepar por riberas escarpadas.


El cocodrilo traga piedras para modificar su flotabilidad.

En periodos de sequía, el cocodrilo permanece enterrado en el lodo.

El cocodrilo acostumbra a cazar durante el atardecer, la noche y en las primeras horas del día.

Para mantener la temperatura corporal interna en unos 25ºC, el cocodrilo necesita tomar el sol, mantenerse a la sombra o en inmersión porque se trata de un animal heterotermo, en contraposición a los mamíferos que son homeotermos. Cuando toma el sol, el cocodrilo lo hace con la boca abierta para regular su temperatura corporal.

Los cocodrilos aprovechan las 3 primeras horas de sol para recuperar el calor perdido durante su baño nocturno. Al mediodía, los cocodrilos buscan la sombra de los árboles o vuelven al agua. Tras haber devorado una presa, el cocodrilo frecuenta los lugares soleados para aumentar su velocidad de digestión.

Los cocodrilos, cuando abandonan el agua para tomar el sol, se separan en tamaños como adaptación al comportamiento caníbal de la especie y porque se tratan de animales territoriales los adultos.
Las crías de cocodrilo tienen tendencia a permanecer juntas, incluso las de distinta nidada. Los cocodrilos jóvenes aprenden a alimentarse juntos y mantienen una jerarquía donde deciden los cocodrilos de mayor tamaño. Con el tiempo, los grupos se van separando, ya que los cocodrilos se van haciendo más solitarios.



Foto de cocodrilo (cocodrilo dentro del agua)

Alimentación de los cocodrilos


Los cocodrilos tienen una dieta muy variada y adaptable a la disponibilidad y tipo de presas.

Los cocodrilos cuando son crías se alimentan de insectos y otros invertebrados.


Los cocodrilos no mastican el alimento. Las presas más pequeñas, como peces, moluscos y crustáceos son tragadas enteras.

Los cocodrilos adultos más grandes se alimentan sobre todo de mamíferos ( búfalos, antílopes, cebras) pero también de peces, reptiles, moluscos, y en menor medida, de aves. También saquean los nidos de otros cocodrilos y devoran las crías de cocodrilo. Pueden consumir a veces carroña. Los cocodrilos más pequeños consumen una gran cantidad de insectos y en menor cantidad también se alimentan de algunos pequeños mamíferos.
Los gaviales son unos cazadores especializados de peces, es decir, tienen dietas ictíófagas, y como adaptación poseen unas mandíbulas muy alargadas.

Los cocodrilos cazan los mamíferos al acecho desde la orilla por la mañana o al atardecer, y aprovechan que su presa se dirige al agua para beber. El cocodrilo aguarda su víctima totalmente sumergido. Solamente saca fuera del agua los ojos y el hocico.

Cuando un cocodrilo de gran tamaño consigue hacerse con una presa de buenas dimensiones pasa unos días sin comer porque tiene un proceso digestivo bastante lento y porque utiliza la energía de la comida de un modo muy eficaz.
Un cocodrilo viejo puede permanecer sin comer hasta 2 años, mientras que un cocodrilo recién nacido necesita comer pasados 4 meses.


* Más información: Alimentación del cocodrilo




Reproducción de los cocodrilos


Los cocodrilos tienen fecundación interna. El apareamiento del cocodrilo dura 1 minuto y se efectúa siempre dentro del agua.

A finales de noviembre, el cocodrilo construye el nido, en la orilla por encima de las aguas altas para evitar las inundaciones, y efectúa la puesta durante la noche, que puede durar de 20 minutos a 1 hora. Pone entre 15 y 80 huevos de forma elíptica dentro de un pozo de 40 cm de profundidad.
Los cocodrilos son animales ovíparos.

Cuando finaliza la puesta, la hembra acumula arena y hierbas en la entrada y apelmaza el material con la cola.

El periodo de incubación dura 3 meses. La temperatura de incubación determina el sexo de las crías de cocodrilo. La temperatura no es la misma para para el centro del nido que en la periferia. A mayor temperatura nacerán machos, mientras que a temperaturas más bajas se desarrollan hembras.

La hembra vigila la puesta contra los depredadores, permaneciendo siempre cerca del nido.
Los varanos del Nilo y las mangostas, así como un gran número de aves, como marabúes, garzas, cuervos e ibis son enemigos de los cocodrilos porque saquean sus nidos.

La incubación de los huevos dura 3 meses.
En el éxito reproductivo de la especie influyen mucho los factores ambientales. El calor intenso causa la mortalidad de los huevos en aquellos nidos que no están bien cubiertos. Las inundaciones también causan muchas bajas. Y los hipopótamos suponen muchas pérdidas en las riberas muy frecuentadas por estos animales.

La madre desentierra los huevos cuando los recién nacidos emiten unos sonidos que se pueden oír a 4 metros de distancia.

Los cocodrilos recién salidos miden 30 cm de longitud y pesan unos 500 gramos.
En este momento de su vida, los pequeños son muy vulnerables a los depredadores, pues no muestran temor alguno hacia el hombre o los animales.

La hembra transporta sus crías recién nacidas hasta el agua con la boca y también las protegerá durante sus primeros meses de vida.
Los pequeños cocodrilos pueden ser presa de varanos, garzas, aves de presa, cormoranes y espátulas, tortugas y grandes peces depredadores como siluros. Además de felinos, hienas, chacales, mangostas o ginetas.
Hasta el 90% de los cocodrilos perecerá durante su primer año de vida.

Hasta los 7 primeros años de edad, el crecimiento de los jóvenes cocodrilos es de 10 a 20 cm por año. A partir de los 7 años de vida, se enlentece mucho el crecimiento de los cocodrilos

El cocodrilo alcanza la madurez sexual a los 14 años de vida, cuando mide 2'5 o 3 m de longitud.


* Más información: Cría de cocodrilos / Utilidad del cocodrilo




Dónde viven los cocodrilos


Podemos encontrar cocodrilos en el hemisferio sur, en América del Norte, América Central, América del Sur, África, Asia y Oceanía. En América, encontramos cocodrilos en el sur de los Estados Unidos, toda América Central y parte de América del Sur, excepto la zona sur y la costa oeste. Viven cocodrilos a lo largo de toda África, salvo la zona norte. En Asia podemos ver cocodrilos salvajes en la India, la China, las Filipinas e Indonesia. En Oceanía, encontramos cocodrilos en el norte de Australia y en Nueva Guinea.


Los cocodrilos viven en las zonas tropicales del planeta. Prefieren los manglares, las marismas y las desembocaduras de los ríos porque así disponen de orillas soleadas, de abundante comida y de mucha vegetación donde esconderse.

Los cocodrilos son animales acuáticos normalmente de aguas dulces. El cocodrilo marino, no obstante, prefiere las aguas saladas.


Curiosidades sobre los cocodrilos


Los cocodrilos viven asociados con ciertos pájaros, como el pluvial egipcio, quienes les limpian la boca de restos de comida, de parásitos como sanguijuelas y otros invertebrados y les eliminan los parásitos de la piel. Además, cumplen una función de guardianes; gracias a sus cantos les avisan cuando llega un peligro.

Los cocodrilos cumplen una función de basureros por su costumbre de consumir carroña cuando tienen la ocasión. Además, crean pequeños hábitats acuáticos cuando abren charcos en periodos secos.

Los cocodrilos al ser temidos por el hombre son también venerados en muchas partes del planeta, como en África y en Australia



Foto de cocodrilo
(cabeza de cocodrilo)

El cocodrilo, como en el hipopótamo,cuando ésta nadando, tiene los ojos,
las orejas y los orificios nasales por encima del nivel del agua
para poder percibir bien que sucede en su entorno.

Más información sobre otros animales en el listado superior.

 

 


www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com