Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Cultivo de tubérculos y raíces subterráneas

Cómo cultivar tubérculos

CULTIVO DE TUBÉRCULOS Y RAICES EN EL JARDÍN DE CASA

Ventajas de cultivar tubérculos en casa

Los tubérculos son un un tipo de tallos engrosados que tienen ciertas plantas. Son ricos en almidones y constituyen una reserva energética de la planta. Estos tallos engrosados producen yemas, a partir de las cuales se desarrollan nuevos brotes o tallos que originarán plantas nuevas.

Un mismo tubérculo se puede dividir en varios trozos y plantarlos para producir nuevas plantas. Los tubérculos plantados deben ser suficientemente grandes porque la planta obtendrá la energía para crecer a partir de éste.

Tubérculos de la patatera
Foto de tubérculos de una patatera

Cultivar tubérculos en casa representa una serie de ventajas que se tienen que tener en cuenta:

Los tubérculos se pueden cosechar en cualquier momento de su desarrollo

A diferencia del resto de alimentos que requieren un periodo de recolección determinado, los tubérculos pueden recogerse en cualquier periodo de su crecimiento, más pequeños o más grandes.

Incluso es mejor recogerlos cuando son tiernos que cuando están muy hechos, porque algunos de ellos, como los nabos, las remolachas o los rábanos, se vuelven demasiado fibrosos si se dejan madurar demasiado.

Los tubérculos ocupan poco espacio en nuestro jardín o huerto

Los tubérculos tienen un crecimiento muy reducido por lo que podemos cultivarlos en espacios pequeños. Si disponemos de un pequeño jardín, podremos dedicar un rincón del mismo para cultivar algunos de ellos.

Disponer de unos ingredientes inmediatos para la cocina

Dado que los tubérculos pueden recogerse en cualquier periodo de su desarrollo, podemos disponer de una fuente fresca e inmediata de alimentos que pueden cosecharse unos minutos antes de guisarlos.

Los tubérculos se pueden cosechar en cualquier periodo del año

Con un poco de previsión podemos tener en nuestro jardín un rincón donde disponer de tubérculos en cualquier momento del año.

Son uno de los pocos alimentos naturales que pueden recogerse frescos durante el invierno. Muchos de ellos resisten el frío y, además, la parte comestible se encuentra bajo tierra, al amparo de las heladas.

CONSEJOS PARA CULTIVAR LOS TUBÉRCULOS

A la hora de cultivarlos hemos de tener en cuenta los siguientes consejos:

Exposición de los tubérculos

recogiendo patatas
Foto de campesino recolectando patatas

Cultivar a pleno sol, en lugares resguardados del viento y cálidos. Aunque muchos de ellos resisten las heladas, una exposición soleada y con temperaturas moderadas o cálidas permitirá que crezcan más y más rápido. Si el jardín de casa dispone de un espacio bien iluminado, pueden plantarse allí.

Los jardines rodeados de muros altos, de edificios o de árboles que tapan el sol no son adecuados para este tipo de cultivos.

Tampoco favorece demasiado las temperaturas muy calurosas que suelen determinar que los tubérculos se vuelvan fibrosos.

Setos o paredes. Como planta cortada por sus frutos en Navidad.

Tipo de suelo y abonado en los tubérculos

Los tubérculos requieren suelos sueltos y bien drenados ricos en materia orgánica. No deben ser plantados en terrenos arcillosos porque retienen demasiado el agua y se pudren o desarrollan enfermedades.

La mejor tierra es la de naturaleza arenosa, bien trabajada y desprovista de piedras. Para el adecuado crecimiento de las partes subterráneas necesitarán suelos profundos en donde las raíces y los tallos subterráneos se hundan bien.

Los tubérculos no soportan los suelos ácidos por lo que estos deben analizarse y mejorar el suelopara adecuarlos a su cultivo. En general, un ph entre 6 y 6'5 sería el ideal. En cuanto a los minerales, los tubérculos son exigentes en fósforo por lo que debemos tener en cuenta la aplicación adecuada de fosfatos, en proporción de unos 90 gr por cada 10 m2. En cuanto al nitrógeno la cantidad adecuada varía entre 120 y 160 gr por cada 10 m2. Este último puede aplicarse en forma de abonos ecológicos como el compost. Puede aplicarse estiércol siempre y cuando este último no sea fresco.

2 veces al mes.

El riego en los tubérculos

Los tubérculos necesitan un riego abundante. Regar como mínimo una vez a la semana es necesario de manera que el terreno quede bien mojado y el agua penetre unos tres o cuatro centímetros dentro de la tierra como mínimo.

Propagación por esqueje o semilla en otoño y también en primavera. Podar en primavera y no trasplantar.

Plantación, aclareo y faenas de mantenimiento

Los tubérculos deben plantarse directamente en el suelo. Para ello se deberá preparar previamente el terreno formando surcos a una distancia entre 40 cm y 1 m unos de los otros. Las plantas dentro del mismo surco se plantarán a una distancia de 5 y 8 cm. (En la mayoría de los cultivos la primera distancia será suficiente pero algunos tubérculos como los colinabos necesitan la distancia mayor)

Cuando los tubérculos crezcan demasiado juntos será necesario realizar un aclareo de los mismos. El aclareo es una técnica agrícola que consiste en eliminar o limpiar elementos que crecen demasiado juntos como frutos, ramas, flores, etc para favorecer el crecimiento y la vitalidad de los que quedan. El aclareo evitará que las plantas compitan por la luz, los nutrientes, el agua o el espacio de crecimiento. Muchas de las verduras u hortalizas necesitan de aclareo Entre las principales tenemos las zanahorias, los rábanos, las espinacas, los nabos, las lechugas , el maíz o los guisantes.

Los tubérculos deben aclararse cuando las plantas hayan crecido entre 3 y 6 cm. Debemos procurar que el suelo este húmedo para sacar las plantas con poco esfuerzo e ir en cuidado de no dañar las que quedan enterradas.

Resulta conveniente escalar los cultivos de manera que puedan recogerse en diferentes momentos. Este tipo de plantación constituye una manera mejor de aprovechar el terreno, dado que, al recoger una especie, proporcionamos espacio para que otra pueda crecer.

La principal preocupación del jardinero u horticultor con respecto al cultivo de los tubérculos es mantenerlos libres de hierbas. El uso de herbicidas no resulta adecuado porque, además de eliminar las hierbas, daña los cultivos. Las hierbas deben ser eliminadas manualmente mediante entresacas manuales o escardeo ligero.

Se evitará profundizar demasiado en la tierra para no dañar sus raíces o sus tallos. El desherbado debe realizarse cuando las hierbas sean pequeñas para evitar que estas se aprovechen demasiado del agua y de los nutrientes. Es importante realizarlo en pleno sol para que el calor no deje rebrotar las hierbas arrancadas. Igualmente evitaremos regar después de desherbar para evitar que algunas malas hierbas vuelvan a echar raíces.

Plagas y enfermedades de los tubérculos

Muchas de las plagas de este tipo de plantas están causadas por insectos. La solución en muchos de estos casos pasa por utilizar el insecticida adecuado o proteger las plantas con una cubierta flotante, que es una especie de sábana realizada con polipreno o poliéster expandido que deja pasar la luz y el calor y no permite que los insectos accedan a las plantas.

Este tipo de protección puede comprarse en muchos viveros, jardinerías o se pueden encontrar en venta en muchas páginas web.

Las principales plagas que afectan a los tubérculos son:

- Mosca de la zanahoria: (Psila rosae) Es un tipo de mosca cuyas larvas producen muchos daños en el tubérculo, afectando principalmente a las zanahorias, apio y chirivias. Cavan galerías en el mismo que producen manchas de color y son el origen muchas veces de bifurcaciones del tubérculo. Los tubérculos no crecen demasiado o se vuelven fibrosos. Exteriormente atacan las hojas y producen manchas y decoloración en las mismas. La solución puede consistir en aplicar el insecticida específico aunque este método puede resultar peligroso a la hora de recoger el tubérculo. Mejor aplicar métodos naturales como la adopción de algún tipo de valla mayor de 60 cm que impida el paso de esta mosca que vuela siempre muy bajo.

- Falsa oruga de los nabos (Athalia colibri) Es otro himenóptero invasor de los rábanos y los nabos.

- Gorgojo de la patata: Constituye el principal enemigo de las patatas en América. También pueden encontrarse más raramente en otros tubérculos. Es un tipo de escarabajo cuyas larvas se alimentan de los tubérculos causando perforaciones en los mismo. Durante la primavera los adultos salen al exterior, después de haber pasado el invierno en el suelo o en el interior de los tubérculos, y se alimentan de las hojas. Las larvas que nacen de los huevos se introducen en el suelo y atacan los tubérculos jóvenes llegando a eliminar toda la cosecha. Aunque la forma más habitual de tratamiento consiste en la utilización de insecticidas o el uso de variedades resistentes, algunos agricultores utilizan medios de defensa más ecológicos como el uso de hinojo entre las patateras, que parece ser que no deja acercar los insectos.

- Chicharritas:(Macrosteles fascifrons) Tipo de insecto de color verde que se alimenta de la savia de las plantas como algunos cereales. En cuanto a los tubérculos son dañinos porque transmiten una enfermedades producida por bacterias micoplasmáticas que originan el amarillamiento de las hojas.

Entre las principales enfermedades o anomalías encontramos:

- Tubérculos divididos: Es bastante habitual encontrarnos con Tubérculos divididos. Esto pueden deberse fundamentalmente por el hecho de haberlos trasplantado o por haber crecido en una tierra muy rocosa o dura.

- Tubérculos demasiado fibrosos: Pueden originarse por el hecho de haberlos recogido demasiado tarde, por falta de humedad o temperaturas demasiado elevadas.

- Tubérculos demasiado picantes: Pueden producirse por las mismas razones anteriores.

- Tubérculos poco desarrollados y partes aéreas demasiado desarrolladas: Se pueden producir por demasiado abono nitrogenado que produce un desarrollo aéreo muy exagerado y poco crecimiento del tallo subterráneo.

Más información sobre el cultivo de tubérculos.

Otros artículos de interés

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil