> El cultivo del anís
indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

Medicina alternativa


COMO CULTIVAR ANIS

 


El cultivo del anís


 


Anís. Características:Planta perenne de la familia de las umbelíferas de hasta 50 cm de altura. Tallos erectos, pubescentes, redondeados y estriados que nacen de una gran raíz leñosa . Hojas pecioladas; las inferiores acorazonadas y lobuladas de 2-5 cm de longitud; las superiores lanceoladas lineares y muy divididas. Flores blancas de unos 3mm de diámetro, reunidas en umbelas, largamente pedunculadas, con cinco pétalos. Frutos de entre 3-5 mm de longitud, en diaquenio, aromáticos y provistos de 5 surcos.

 

Procede del este de Europa en la zona que comprende actualmente Oriente Medio, Turquía, Egipto, Grecia y las islas griegas, donde crece silvestre. En la actualidad aparece como especie cultivada en muchas regiones cálidas del mundo aunque resulta muy difícil naturalizarse fuera de su lugar de origen y solamente se cultiva a partir de semillas plantadas en el mes de abril

Entre los principales productores del mundo se encuentra Turquía, , China, India, México, España y Alemania. El anís de mejor calidad se produce en España.

Anís. Riego: El anís no soporta las tierras encharcadas o muy húmedas. Conviene regar solamente cuando está en floración si el clima es seco.


Anís usos: Se utiliza fundamentalmente como especia para la confección de platos y pasteles de todo tipo. ( Ver más información en listado superior)

Como planta medicinal posee numerosas aplicaciones para el aparato digestivo, respiratorio y el sistema nervioso ( Véase más información en el listado superior)

De sus frutos se extrae la esencia que se utiliza en la industria farmacéutica, la industria de los cosméticos, licores y perfumes.

Al Anís. Ambiente y exposición: Esta hierba procede de lugares cálidos y soleados por lo que hay que proporcionarle un ambiente que responda a estos parámetros. Debe ser plantado al sol y no prospera en lugares sombríos u orientados hacia el este. No soporta las heladas o la humedad ambiental demasiado elevada. Igualmente es importante que el cultivo este protegido del viento.

 

Anís . Suelo, abonado y mantenimiento: Prefiere los suelos poco compactados, sueltos de naturaleza arenosa, aunque deben contener una buena proporción de materia orgánica. Los suelos calcáreos o calcáreo- silíceos son los favoritos. No se debe plantar en suelos arcillosos o aquellos que retengan demasiado el agua.

 

El terreno debe ser labrado, rastrillado y abonado con unas 18 t/ha de estiércol antes de la plantación. Al cabo de un par de semanas de la siembra se aclarará el campo, eliminando el exceso de plantas, y se realizará el aporcado que consiste en cubrir la base de la planta con arena para que se produzca un mayor desarrollo radical.

Es importante mantener el campo libre de hierbas mediante aras o escardas cuando sea necesario, lo que se realizará habitualmente unas dos o tres veces al año.

La poda se realizará cuando la planta haya alcanzado unos 20 cm de altura. Para ello se eliminará ligeramente el exceso de ramas o follaje, lo que facilitará la ventilación de los pies e impedirá el desarrollo de hongos.

El abonado se realiza en primavera. Además del abonado con estiércol en la preparación del terreno, utilizaremos los siguientes productos ricos en azufre.

- 200 kg/ha de sulfato amónico

- 200 kg/ha de sulfato potásico

- 400 kg/ha de yeso

- 500 kg kilo/ha de superfosfato cálcico

 

Anís. Reproducción: La reproducción se llevará a cabo a mediados de primavera mediante semillas sembradas en chorrillo directamente en su ubicación definitiva. Las semillas se plantan a una profundidad entre 1 y 4 cm, necesitando aproximadamente unos 6 kg/ha.

Previamente el campo debe estar arado y debe tener una cierta humedad para que las semillas puedan germinar. La germinación se producirá al cabo de unos 10 o 30 días. Cuando nacen, se les deja enraizar bien durante unos 10 días más y luego se aclara el exceso de plantas, dejando que los pies mantengan una distancia entre los 20 y los 25 cm.

 

Anís. Floración, fructificación y recogida.

Las flores nacen al cabo de unos tres meses después de haber germinado. Estas suelen durar unas tres semanas.

Las plantas se suelen recolectar cuando presentan un aspecto marrón-oscuro, antes que se abran los frutos y cuando la planta empieza a perder las hojas y se pone amarilla. Es conveniente hacerlo por la mañana, momento en que la planta presenta un mayor concentración de esencia.

Después de cortarlas, se secan al sol o en un recinto interior con buena ventilación. Una vez secas, se separan los frutos con la técnica del vareado, se limpian mediante un cedazo y se separan del resto de materia seca mediante el viento.

Anís. Plagas y enfermedades:

 

Entre las principales enfermedades se encuentran:

 

- Herrumbre de la pimpinela : Es una enfermedad que afecta al género Pimpinella, siendo muy habitual, en la pimpinela mayor ( Pimpinela major) Está producida por el microhongo Puccina pimpinillae que ataca las hojas y los tallos en los que se producen manchas de color marrón rojizo. Se da principalmente en ejemplares plantados en lugares poco ventilados y húmedos.

La mejor prevención consiste en evitar el exceso de humedad y facilitar la ventilación, espaciando los ejemplares y evitando plantarlos en lugares húmedos, sombríos o en hondonadas.

- Erysiphe martii: Son hongos diminutos de forma esférica muy difíciles de ver dado su pequeño tamaño. Vistos en aumento en el microscopio se presentan como pequeñas bolitas oscuras de las cuales irradian toda una serie de apéndices. Causan la podredumbre de las hojas. Se desarrollan en lugares húmedos, de ahí que son muy habituales durante el periodo de lluvias de otoño. La mejor prevención será utilizar los métodos descritos anteriormente.

 

- Las principales plagas son:

 

- Lepidópteros: Las larvas de estos insectos se alimentan de las flores. Entre todos ellos se encuentran las orugas de mariposas tan conocidas como la vistosa Macaón (Papilio machaon) o la menos notoria polilla Aspilates gilvaria. Esta última es muy habitual verla sobre el tomillo. Otros polillas menos habituales son la Depressaria pimpinella o la Eupithecia pimpinellata.

- Pulgones: Estos suelen desarrollarse en los brotes tiernos. El más importante es el Aphis pimpinellae.

Más información sobre el anís en el listado superior

 

 

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.


El mundo de las Plantas
Copyright ©1999-2011 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados