Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Propiedades de los melones

Propiedades alimentarias de los melones

Valor nutricional de los melones

El melón (Cucumis melo L.) es una fruta típica de la temporada de verano que se caracteriza nutricionalmente por aportar mucha agua y pocas calorías (muy bajo en grasas y proteínas). Ello lo convierte en un alimento ideal para hidratarse durante los calurosos días de verano y para dietas de pérdida de peso.

Foto de tajada de melón
Foto de tajada de melón

Además de contener mucho líquido y pocas calorías, esta fruta proporciona gran cantidad de potasio, vitaminas B (especialmente vitamina B3 o niacina), vitamina C, y sobre todo, muchos antioxidantes, especialmente aquellas variedades con la pulpa de color naranja, como el melón cantalupo.

Botánicamente, el melón pertenece a la familia de las Cucurbitáceas y está emparentado con una amplia variedad de plantas comestibles, como son la sandía, la calabaza, el calabacín, los pepinos y también algunas plantas tóxicas como el pepinillo del diablo.

Melones para hidratarse

Si por algo destacan los melones es por el hecho de proporcionar mucho líquido. Hasta el 90% de la composición de esta fruta es agua, que contiene diluidos numerosos nutrientes como el potasio, el magnesio y vitaminas hidrosolubles (entre las que se encuentran las vitaminas del grupo B y la vitamina C). Por todo ello, el melón constituye una fuente de hidratación ideal. Se recomienda especialmente a aquellas personas que deban reponer líquidos por exceso de transpiración, como aquellos que trabajen al sol, deportistas,etc.

Los melones contienen mucha vitamina A

Los melones constituyen un alimento muy rico en vitamina A, en forma de betacarotenos, que son excelentes antioxidantes. Una vez ingeridos, el organismo utiliza estos flavonoides para luchar contra los radicales libres causantes del envejecimiento prematuro o de numerosas enfermedades.

Además, el cuerpo es capaz de aprovechar los betacarotenos para la obtención de vitamina A, necesaria para mantener el sistema inmunitario y la musculatura en buen estado. La ingestión de esta vitamina puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y alargar la vida.

Tipos de melones más antioxidantes

Dentro de todos los melones, son los de carne anaranjada los que poseen más cantidad de betacaroteno, especialmente la variedad Cantalupo. Son estos principios los que proporcionan el color amarillento a estas variedades. Otras variedades más verdosas o amarillo claras no poseen tanta cantidad.

Otra vitamina muy importante que contiene el melón con propiedades antioxidantes es la vitamina C que, entre otras propiedades ayuda a la formación del colágeno, por lo que resulta ideal en la cicatrización de heridas producidas por traumatismos, cortes, quemaduras, cirugías,etc. Igualmente resultará adecuada para la formación de nuevos tejidos en problemas de huesos rotos, distensiones musculares, rotura de ligamentos, o incluso para úlceras digestivas.

Vitamina B en los melones

Además de vitamina A, los melones tienen cantidades bastante elevadas de vitaminas del grupo B, exceptuando la vitamina B12, que sólo se encuentra en productos de origen animal. Entre todas las vitaminas B, cabe destacar la piridoxina (vitamina B6) cuya función dentro del organismo en el aprovechamiento de los hidratos de carbono, grasas y proteínas es esencial además de regular el sistema nervioso. Una falta de esta vitamina puede producir, entre otros síntomas, nerviosismo, problemas de sueño, dificultad en el aprendizaje, o problemas de debilidad muscular.

Foto de tajada de melón
Foto de dos tajadas de melón

El melón contiene además mucha vitamina B3 (niacina), sin cuya presencia las células del organismo serían incapaces de producir energía. Esta vitamina ayuda a mantener los niveles bajos de colesterol, reduce la hipertensión, protege el aparato digestivo y nos permite tener la piel en buen estado.

Melones, fuente natural de hidratación y antioxidantes para el verano

Aprovechar la riqueza vitamínica de los melones es una buena manera de disponer de estas vitaminas de una forma natural, sin tener que recurrir a los complementos vitamínicos que pueden causar problemas por sobredosis. Comiendo melones en abundancia durante los meses estivales, calmaremos la sed hidratando el organismo, disfrutaremos de su dulzura y, lo que es más importante, conseguiremos reforzar las defensas del organismo frente a los productos contaminantes del exterior o las toxinas de nuestro propio organismo.

Tampoco debemos olvidar que en verano nuestra piel sufre muchas agresiones del exceso de radiación solar, del ambiento reseco de la playa, o de la falta de humedad durante esta estación. Los melones ayudaran a conservar la piel en buen estado y tener un cabello brillante y bonito, al mismo tiempo que nos protegerán de los rayos solares permitiéndonos lucir un bronceado más bonito y seguro.

No debemos olvidar la riqueza de los melones en minerales, especialmente hierro y manganeso. Una deficiencia del primero produce anemia y el segundo es necesario para la formación de los huesos, para el sistema nervioso y para aprovechar las proteínas.

El melón es muy rico en potasio que contrarresta el sodio y aumenta la micción por lo que permite eliminar agua sobrante del organismo.

¿Qué engorda más, la sandía o el melón?

A pesar de su dulzura, los melones son alimentos muy ligeros. Al poseer entre 20 o 30 calorías por cada 100 g según la variedad que escojamos, pueden comerse abundantemente sin que exista el peligro de aumentar de peso, por lo que pueden utilizarse en dietas de adelgazamiento.

Normalmente se cree que la sandía tiene muchas menos calorías que el melón y, por lo tanto que engorda menos. La diferencia energética entre la sandía y el melón es muy pequeña. Por ejemplo, 100 g de melón cantalupo o Honeydew proporcionan 35 calorías (kcal), mientras 100 g de sandía proporcionan 32, lo que nos indica que tienen prácticamente las mismas. De hecho, solamente hay una diferencia de poco más de 1 g en hidratos de carbono que posee el melón respecto a la sandía.

Si tenemos en cuenta que el contenido en potasio de la sandía es prácticamente la mitad que en el melón, seguramente llegaremos a la conclusión que el melón puede ser mejor que la sandía en las dietas de las personas que quieran eliminar líquidos o perder peso.

Propiedades medicinales vitaminas beneficios melones
Lámina con las principales propiedades de los melones, valor nutricional (vitaminas, minerales y antioxidantes) y beneficios

Melón para adelgazar

Podemos calificar al melón como auténtico snack dulce bajo en calorías si lo comparamos con otros alimentos dulces, mucho mejor opción que unas galletas, un sandwich o las chocolatinas.

Dar un trozo de melón fresco a los niños como merienda es una manera de revitalizarles y, al mismo tiempo, matar el antojo hacia los dulces y evitar que coman comida chatarra (que, además, les predispone a tener hígado graso infantil). Las calorías proceden de los hidratos de carbono del melón (fructosa) proporcionan una energía más duradera que las grasas y con menos contraindicaciones.

¿El melón tiene mucho azúcar?

El melón permite mantener unos niveles estables de azúcar en la sangre que reducen la sensación de hambre y evita que comamos otros alimentos menos adecuados. Sin embargo, hay muchas dudas alrededor de este alimento para personas con diabetes: ¿Realmente tiene mucho azúcar? ¿Puede comerlo las personas con diabetes? ¿Cuál es la ración adecuada, qué cantidad? Véase más en:

melon azucar diabetes
Melón para la diabetes

El melón en la cocina

Existen muchas maneras de comer el melón. La forma más sencilla es hacerlo como una fruta, cortándolo a trocitos pequeños en forma de dados o rodajas alargadas. Combina muy bien con otras verduras, por lo que puede utilizarse para endulzar las ensaladas.

¿Cómo comer melón?

Una manera de servir el melón muy decorativa es elaborar pequeñas bolitas con un utensilio como el que se utiliza para las bolas de los helados y colocarlo encima de la ensalada.

También se puede servir con otras frutas para realizar estupendas macedonias o ensaladas de fruta. Es universalmente conocida la macedonia que se prepara con la misma corteza de melón como plato.

El melón se utiliza como entrante de una comida en naciones como Francia. Aquí se suele acompañar con vino, rellenando el centro del mismo, una vez se han quitado las pepitas.

Es muy conocida su función como acompañante de otros platos más proteicos (carnes magras, quesos curados, embutidos,etc). Aquí la capacidad de este alimento para digerir y aprovechar las proteínas permite, además de darle un toque refrescante y exótico a estos preparados, tener un valor digestivo a ser capaz de estimular ciertas hormonas que permiten digerir mejor estos alimentos.

Muy conocido en este sentido es el plato que se realiza con una fina rodaja de jamón serrano sobre pan con un chorrito de aceite y un trozo de melón. El melón suaviza la textura del jamón y contrarresta la sal.

*Información relacionada: Cómo comprar melón

Foto de diferentes clases de melones
Foto de diferentes clases o tipos de melones

Receta de cómo cocinar melón

Ingredientes:

Preparación de la macedonia con melón:

Partir el melón por la mitad a lo largo. Quitar las pepitas y, con la ayuda de una herramienta para hacer bolas de helado, vaciar la pulpa dejándola en una fuente. Luego, pelar la fruta y añadir el mismo peso que el melón de diferentes frutas variadas. Remover bien. Colocar la mezcla sobre las dos mitades de las cortezas vacías del melón.

Añadir unas nueces o avellanas por encima en el momento de servir para aportar un contraste crujiente. Dejarlo en la nevera un par de horas.

Servir bien frío como postre o en la merienda.

*Receta de melón: Sopa de melón y manzana

Propiedades melones
Principales propiedades curativas de los melones

Contraindicaciones o incompatibilidad de los melones

A pesar de ser un alimento muy rico y saludable, tenemos que tener en cuenta que los melones pueden tener algunas contraindicaciones. En primer lugar, es necesario comerlo bien maduro puesto que, en caso contrario, el melón puede resultar indigesto.

Además, muchos expertos naturistas afirman que estas frutas no combinan bien con algunos alimentos como féculas y cereales, huevos, leche, mantequilla, quesos muy grasos, carnes rojas o con mucha grasa o aceites. Véase más información:

contraindicaciones del melon
Contraindicaciones del melón

Tabla de composición nutricional de los melones

La siguiente tabla de composición muestra la cantidad de energía (calorías), grasas, proteínas y vitaminas que aportan dos tipos de melón. Lo que más se diferencia de ambas variedades es que el melón cantalupo, de pulpa anaranjada, tiene muchísima más vitamina A (en forma de carotenos, antioxidantes) que los melones de carne blanca.

Por lo que respecta al resto de composición, se podría resumir que los melones:

  • Tienen gran cantidad de agua, cerca del 90% de su composición

  • No contienen prácticamente grasas ni proteínas.

  • Tienen aproximadamente un 10% de azúcar, lo que significa que una tajada grande de unos 200gr puede contener 20gr de azúcares.

  • Son muy ricos en potasio

  • Son ricos en vitaminas del grupo B, excepto la vitamina B12

Composición del melón por 100g
Nutriente Cantalupo Honeydew
Agua 89, 78 g 89,7 g
Calorías Kcal 35 Kcal 35 Kcal
Grasas 0, 28 g 0,10 g
Hidratos carbono 8, 36 g 9,10 g
Fibra 0,8 g 0,6 g
Potasio 309 mg 271 mg
Sodio 9 mg 10 mg
Fósforo 17 mg 10 mg
Magnesio 11 mg 7 mg
Calcio 11 mg 6 mg
Vitamina C 42 mg 24 mg
Vitamina A (en forma de betacaroteno) 322 IU 40 IU
Vitamina B1 (Tiamina) 0.036 mg 0,077 mg
Vitamina B2 (Riboflavina) 0,0 21 mg 0,018 mg
Vitamina B3 (Niacina) 0, 574 mg 0,600 mg
Ácido fólico 17 mg 6 mg

Más información sobre los melones

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil