indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

...

 

Medicina alternativa

 

RECETAS DE POMELO

 

El pomelo en la cocina





 

 

 

 

El pomelo en la cocina

A pesar de que parece ser un alimento muy poco utilizado son muchas los usos que podríamos hacer del pomelo. La forma más habitual es beberlo en forma de zumo. El zumo de pomelo endulzado con miel o combinado con el zumo de otros cítricos, como la naranja, puede ser mas apetecible en general, especialmente para los niños y resulta especialmente indicado en el desayuno como fuente de minerales y vitaminas. Combina muy bien con el yogur, por lo que podemos incluir unos trozos de este alimento junto con este producto endulzado con miel.

Otra posibilidad es servirlo como entrante formando parte de las ensaladas o como postre, endulzado con miel y combinado con otras frutas de carácter ácido como las naranjas, las frambuesas o las fresas. No debemos olvidar que existen en el mercado variedades de pomelos más coloreadas y menos ácidas

Para las personas que no deseen una alimentación vegetariana, se puede utilizar esta fruta para acompañar los platos de carne. Utilizado de esta manera, esta fruta actúa como un buen desengrasante ayudando al hígado a metabolizar las grasas, al mismo tiempo que sus propiedades digestivas, facilitan una mejor digestión.

 

¿ Cómo preparar el pomelo?

El pomelo es muy rico en vitaminas, especialmente en vitamina C. y ácido fólico. Esta vitaminas, sin embargo, son muy delicadas y se disuelven fácilmente en contacto con el agua, al tratarse de vitaminas hidrosolubles, se alteran en contacto con la luz o se destruyen con facilidad con el calor. La mejor manera de preparar este alimento sin que se estropeen sus principios es servirlo crudo, prepararlo poco antes de comer y no exponerlo al agua o a la luz excesiva. No conviene pelar los pomelos antes de que se vayan a comer, ni guardarlos preparados de una comida a otra en la nevera.


¿ Qué pomelos debemos comprar?

Los cítricos son árboles que sufren el ataque de muchos plagas. El cultivo no biológico de cítricos utiliza una gran cantidad de productos químicos nada beneficiosos para la salud humana. Aunque los pomelos tengan una piel bastante gruesa, parte de los productos químicos consigue atravesar esta barrera a través de los poros de la corteza por lo que la pulpa contiene restos de estos productos.

Los mejores pomelos son aquellos que han sido producidos en cultivos biológicos y se han dejado madurar al árbol de una forma natural. No obstante, sean ecológicos o no, debemos tener en cuenta que la piel sea firme y que tenga un buen peso de acuerdo a su volumen lo cual nos está indicando que su contenido en jugos es elevado. Los pomelos que aparecen arrugados o que, al presionarlos un poco, están fofos no deberían escogerse puesto que probablemente tengan poco zumo. Los mejores son aquellos que al presionarlos un poco presentan elasticidad. Hemos de tener en cuenta que los que se compran frescos deben ser fragantes.

A veces nos dejamos engañar demasiado por el aspecto exterior. El hecho de que presenten señales o marcas no es indicativo de que por dentro vayan a estar mal. A veces un pomelo demasiado lustroso exteriormente es señal de que ha sido tratado con demasiados productos.


¿ Cómo conservar los pomelos?

Si deseamos conservar los pomelos con piel en el plazo de una semana es conveniente hacerlo en un ambiente natural en un lugar no demasiado iluminado y seco. Si preferimos que nos aguanten hasta un mes deberemos colocarlos en el congelador. A la hora de comerlos, los mejores son los que pueden almacenarse en su ambiente natural, porque son los que tienen sabores y aromas más destacados.

 

 

(Postre de pomelo con fresas y hojas de menta)

 

Ingredientes para cuatro personas :

- 2 pomelos.

- 50 g de anacardos asados.

- Media taza de fresas

- 4 cucharadas de miel.

- 4 cucharadas de menta fresca

 

 

Preparación

- Pelar los pomelos y partirlos en rodajas.

- Limpiar las fresas.

- Colocar las rodajas de pomelo sobre la bandeja.

- Colocar las fresas sobre el lecho de pomelo.

- Añadir por encima los anacardos.

- Calentar la miel y verterla por encima.

- Decorar con las hojas frescas de menta.

- Colocar en la nevera para que se enfríe.

 

Forma de servirlo

Se sirve fresca como postre.

 


Más información sobre el pomelo en el listado superior.

 

 

Volver a cocina vegetariana

 

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso