indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

...
Plantas medicinales

 

 

SECADO DE HIERBAS MEDICINALES Y AROMÁTICAS

 

 

 

¿Cómo secar las hierbas?

Consejos para secar las hierbas

Tiempo de secado

 

Técnicas de secado de las hierbas medicinales u aromáticas.

 

Secado industrial : En el proceso de secado de las hierbas o plantas medicinales o culinarias se pueden utilizar diversas técnicas. El secado industrial puede realizarse manualmente o mecánicamente.

- El proceso manual requiere principalmente la utilización de alguna estructura que permita disponer las hierbas sobre la misma de manera que estas no estén en contacto con el suelo lo determinaría la mala calidad y la posible podredumbre de las mismas. Este tipo de secado implica remover manual y frecuentemente el material y protegerlo adecuadamente respecto a las condiciones ambientales ( lluvia, humedad, viento, etc.). Es una forma de secar las hierbas barata pero con parámetros a veces difíciles de controlar que determinan la mayor o menor calidad del producto final.

- El proceso industrial se aprovecha de la utilización de una maquinaria adecuada para controlar las condiciones de secado y conseguir que el producto final tenga mayor calidad y mejores posibilidades de venta. Todo ello requiere unas inversiones más elevadas en la adquisición de la maquinaria adecuada. Básicamente, el proceso de secado industrial de plantas medicinales consiste en la aplicación de alguna fuente de calor que consigue evaporar el agua de las plantas y acelerar su secado. Este proceso puede realizarse mediante la aplicación de aire caliente, de microondas o de calor directo.

Secado casero: El secado casero de plantas medicinales o aromáticas consiste en la utilización de técnicas caseras para conseguir de una forma más sencilla y barata que las plantas pierdan la humedad y puedan ser almacenadas durante más tiempo. Entre las numerosas posibilidades mencionaremos las siguientes:

- El secado manual realizado sobre una base elevada: Consiste en colocar las hierbas sobre una base elevada sobre el suelo que permita la circulación del aire entre la materia cortada. Este tipo de secado se utiliza fundamentalmente para aquellas plantas que poseen tallos y hojas tiernas. Por ejemplo: el diente de león, la manzanilla, la ortiga, el perejil, la albahaca o la melisa.

Una manera sencilla y casera de hacerla es tal como se describe en el proceso siguiente:

¿ Cómo secar en casa las plantas ?



- Si se trata de plantas medicinales con hoja ancha, es conveniente separar las hojas de los tallos y desechar estos últimos.

- Si se trata de plantas de hojas estrechas, se juntan las plantas formando pequeños ramilletes. Luego se atan sin apretar mucho para que exista una buena ventilación en el interior del ramillete.

- Para favorecer la ventilación se busca un trozo de malla con agujeros grandes que se coloca encima de un marco realizado con unos listones de madera. Estos listones se asentarán sobre cuatro o seis patas de unos 10 cm de altura, de manera que eleven el conjunto del suelo. Si se dispone de una rejilla metálica, como las que su utilizan para la barbacoa o para la cocina, también puede aprovecharse.

- Una vez tengamos la base de sustentación del secadero, colocaremos una tela fina, mejor si es algodón o lino, sobre la rejilla.

- Sobre esta tela, distribuiremos las hojas. En el caso que estas sean anchas las colocaremos bien planas sobre la tela, separadas unas de otras para que dejen circular el aire. Los ramilletes se distribuirán también sobre la tela, dejando un espacio de separación entre ellas.

- Una vez dispuestas sobre la base, se guardarán en un lugar seco y oscuro a una temperatura de unos 24 ºC.

- Un buen secado implica que cada día, o cada dos días como mínimo, durante un tiempo de 7 a 20 días, que es lo que más o menos tardan en secarse, deberá darse la vuelta a las mismas.

- Una vez secas deberán guardarse en el recipiente o en el lugar adecuado.

 

- El secado manual realizado con la técnica del colgado: Consiste en colgar las hierbas atadas con ramilletes. Para ello se puede realizar directamente desde el techo en el cual se han instalado unas alcayatas que permitirán colocar el hilo. Otra manera de hacerlo es construir unos colgadores con listones o cañas suspendidos del techo sobre los cuales se irán colgando los manojos. Se debe tener en cuenta que hay que dejar una distancia mínima de unos 10 cm entre ramillete y ramillete para favorecer la circulación del aire. A diferencia del método anterior, esta técnica requiere disponer de una estancia libre en la casa que nos permita dedicarla a esta finalidad.

Las mejores plantas que admiten este secado son las plantas aromáticas medicinales y arbustivas, todas ellas provistas de unos tallos consistentes que resisten el paso del tiempo manteniéndose rigidas y aguantando bien las hojas. Entre todos ellos podemos mencionar, por ejemplo, la salvia, el romero, el tomillo o el olivo.

- El secado al horno: Otra manera muy rápida de secar las plantas es utilizar el horno de casa. Para ello podemos optar en aprovecharnos del horno cuando está un poco caliente. La temperatura no debería superar los 33 ºC. Para ello, esperaremos que el horno se enfríe hasta conseguir esta temperatura. Luego colocaremos las hojas grandes sobre la rejilla de cocción o los ramilletes sobre la misma. La puerta del horno debe mantenerse entreabierta dejando unos 5 centímetros mas o menos de abertura. Algunas plantas se secan muy rápido de esta manera y pueden estar secar a la mañana siguiente o en unas pocas horas.

 

¿ Qué se debe tener en cuenta a la hora de secar las hierbas?

 

En el proceso de secado de hierbas medicinales o aromáticas requiere tener en cuenta una serie de consideraciones:


- El lugar debe estar lo suficientemente ventilado para ayudar al secado e impedir la aparición de hongos.

- El lugar no debe ser demasiado frío ni demasiado cálido. Una temperatura situada sobre los 24 ºC es la ideal.

- El lugar no debe estar iluminado. La luz altera los componentes.

- El lugar no debe ser ventoso. El viento seca demasiado las plantas y volatiliza los aromas de los aceites. Esto se tiene que tener especialmente en cuenta con las hierbas que van a ser destinadas a la cocina.

- Las hierbas deben secarse lo más rápidamente posible después de recogerse.

- No deben secarse las hierbas sobre hojas de libros o periódicos para evitar que absorban la tinta de los mismos.

- No deben secarse directamente sobre el suelo sea del tipo que sea.

 

¿ Cuánto tiempo tardan en secarse las hierbas?

Depende del tipo de hierba y del método utilizado. El secado puede durar entre unas horas y tres semanas. En general, podemos decir que las hojas ya están secas cuando, al doblarlas un poco, se rompen con facilidad, lo que suele darse en un periodo de 3 a 6 días en tiempo seco. En el caso de las flores, estás ya están secas cuando adquieren una textura suave y elástica como de papel de baño, lo que suele ocurrir en un periodo de unos 4 a 8 días si el tiempo es cálido.

Más información sobre el secado de las hierbas en el listado superior.


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso