Lácteos para enfermedades autoinmunes

Leche, yogur y queso en lupus, psoriasis, Crohn, Hashimoto y otras enfermedades autoinmunes

¿Se recomienda tomar lácteos en caso de enfermedades intestinales?

El consumo de leche y de sus derivados lácteos es uno de los puntos más discutidos en la dietoterapia para enfermedades autoinmunes, debido a que numerosos estudios han observado una mejora de los síntomas al retirar los lácteos en casos de celiaquía (alergia al gluten), lupus, psoriasis, esclerosis múltiple, artritis o la enfermedad de Crohn.

De hecho, uno de los pasos del protocolo alimentario para estos pacientes es suprimir los lácteos, junto con los alimentos con gluten.

lacteos enfermedades autoinmunes quitar eliminar de la dieta

Es posible que su médico le aconseje retirar temporal o definitivamente los lácteos si tiene alguna enfermedad autoinmune.

¿Qué protocolos autoinmunes existen?

Existen protocolos de dietoterapia en los que se retiran de forma temporal o definitiva los lácteos, como la leche, yogur o quesos en caso de enfermedades autoinmunes, entre otros cambios importantes como la retirada también de los cereales (incluso los que no contienen gluten).

Uno de los protocolos autoinmunes más conocidos es The Wahls Protocol, un libro escrito en primera persona que relata cómo la doctora Wahls, diagnosticada de esclerosis múltiple, mejora su enfermedad retirando los lácteos de su alimentación, entre otros cambios importantes.

Existen en la bibliografía médica otros protocolos como Swank, Jelinek y la dieta paleolítica (que aparece como tal clasificada en la base de datos médica MeSH).

Tras la evidencia científica de que en ciertos casos la retirada de los lácteos de forma temporal o definitiva puede ser beneficiosa, es posible que el dietista o el médico aconsejen retirar temporalmente los lácteos de la dieta y observar si hay mejorías en estas enfermedades.

¿Los lácteos son perjudiciales?

lacteos

Si se comen lácteos, se recomienda que sean fermentados (yogur) o quesos de buena calidad (mejor ecológicos).

El motivo de retirar los lácteos en personas con enfermedades autoinmunes no es únicamente porque contengan determinadas proteínas o grasas, ni tampoco por la lactosa. Es por una respuesta hormonal e inmunológica observada al introducir estos alimentos en personas sensibles o que tienen deterioro de la pared intestinal.

Las personas sanas, con una mucosa intestinal íntegra y sin problemas de alergias ni intolerancias, pueden tolerar bien los lácteos. Los efectos más negativos del consumo de lácteos se han observado en aquellas personas que tenían la pared intestinal debilitada, debido a alteraciones autoinmunes y/o intestinales.

Otro tema aparte es que algunas personas decidan tomar o no tomar lácteos por otros motivos, que no tienen por qué ser estrictamente científicos. En esos casos también es posible comer sano sin tomar lácteos, o escogiendo aquellos lácteos más saludables.

¿Por qué los lácteos son perjudiciales para los trastornos autoinmunes?

Los lácteos generan una respuesta inflamatoria de las personas que tienen problemas de autoinmunidad o problemas del intestino dañado. Parece ser que el componente responsable es la forma en cómo compramos la leche: la leche homogeneizada y sus derivados.

lacteos

Los lácteos que se consumen actualmente están muy tratados, lo cual tiene unas ventajas y algunos inconvenientes.

Casi todas las leches y bebidas lácteas del mercado han pasado por una homogeneización, que es un proceso industrial en el que, para estabilizar la leche, se rompen sus componentes en moléculas diminutas, para conseguir una leche sin grumos (homogénea) y de color más blanco. Estas moléculas tan pequeñas conseguidas con la homogeneización pueden atravesar enteras la barrera intestinal, produciendo reacciones inmunitarias exageradas, responsables del agravamiento de muchas enfermedades intestinales e inmunitarias. Como se mencionaba anteriormente, estos efectos no son aplicables a personas sin enfermedades intestinales.

Por otra parte, la leche también contiene hormonas (necesarias para crecer el ternero) y bioacumula muchos de los plaguicidas utilizados en la alimentación animal. Además, tienen una respuesta hormonal relacionada con el aumento de la insulina y de factores de crecimiento, que puede perjudicar estas situaciones.

¿Cómo se puede sustituir la leche en dietas para enfermedades autoinmunes?

La leche no es un alimento imprescindible y se puede sustituir por bebidas vegetales enriquecidas en calcio o simplemente por , infusión de menta, infusión de romero o por nada: tomar sólo agua y acompañar de otros alimentos y recetas saludables. ¡La dietética es muy versátil!

¿Se puede tomar leche sin lactosa?

En enfermedades autoinmunes no se pueden tomar lácteos sin lactosa porque siguen teniendo un efecto perjudicial para la salud. El problema de los lácteos no son sus azúcares ni sus grasas, es el alimento en sí.

¿Se pueden tomar lácteos desnatados o desgrasados?

En enfermedades autoinmunes no se pueden tomar los lácteos desnatados o desgrasados porque siguen teniendo un efecto perjudicial para la salud. El problema de los lácteos no son sus azúcares ni sus grasas, es el alimento en sí.

¿Se recomienda quitar los lácteos a todo el mundo?

Es un error aconsejar sistemáticamente retirar los lácteos de todas las dietas por estos motivos, que solamente tienen sustento científico en determinados casos. No es necesario tomar lácteos pero tampoco es imprescindible consumirlos para tener unos huesos fuertes.

  • Retirar los lácteos, por sí solo, no es ningún tratamiento y no mejora ninguna enfermedad.

En caso de enfermedades autoinmunes, inflamatorias o intestinales, sí puede estar justificado retirar los lácteos, de forma temporal o definitiva. Además, serán necesarias más pautas dietéticas si lo que se desea es mejorar una enfermedad. Por ello, estos cambios dietéticos deben hacerse bajo la supervisión de un nutricionista que trabaje junto con su médico.

¿Cuándo se reintroducen los lácteos en caso de enfermedades autoinmunes?

La reintroducción de los lácteos es opcional y debe ser progresiva. Tras 3-4 semanas de tratamiento (algunas veces hasta 6), en el que no solamente se deben retirar los lácteos, es posible contemplar la introducción de lácteos, preferiblemente yogur, kéfir o quesos frescos.

¿Cuáles son los mejores tipos de lácteos?

Si se toman lácteos, lo que sí se recomienda es que sean lácteos de calidad, es decir sin azucarar, sin edulcorantes, y mejor de procedencia ecológica. O mejor aún, yogur con estas mismas características.

dieta autoinmunes

Dieta para enfermedades autoinmunes

*Información relacionada:

Alimentos prohibidos en enfermedades autoinmunes

Solanáceas e inflamación

Tratamiento natural de las enfermedades autoinmunes

Avena y enfermedades autoinmunes

punto rojoMás información sobre enfermedades autoinmunes.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar