Características de las micotoxinas de los alimentos

Peligros de las micotoxinas de los alimentos

¿Qué son las micotoxinas?

pistachos
Los pistachos contienen aflatoxinas

Las micotoxinas son sustancias que se encuentran en algunos alimentos que pueden ser muy tóxicas. Estas se forman durante el almacenamiento de las semillas o frutos por acción de unos hongos. Estos se denominan hongos toxigénicos o mohos toxigénicos.

La palabra micotoxina significa toxina producida por hongos.

Las micotoxinas se pueden formar en productos de origen animal y vegetal, aunque principalmente se encuentran en las semillas y especias.

¿Qué tipo de hongos las producen?

Los principales hongos toxigénicos causantes de la presencia de micotoxinas en los alimentos son los pertenecientes a los siguientes géneros:

  • Aspergillus
  • Fusarium
  • Penicillium

Estos mohos se encuentran de forma natural en los alimentos y en la naturaleza. De hecho, las micotoxinas se consideran contaminantes inevitables de los alimentos, que son tolerables dentro de unos límites permitidos.

¿Por qué son tan peligrosas para la salud?

El principal peligro que presentan las micotoxinas es que son sustancias muy pequeñas (bajo peso molecular), más que las toxinas producidas por las bacterias. Además, tampoco tienen una estructura proteica. Todo ello hace que sean muy difíciles de detectar por nuestro sistema inmunológico y que por lo tanto seamos más vulnerables a sus efectos dañinos.

Tipos de micotoxinas

cereales
Foto de cereales

Existen diferentes tipos de micotoxinas, es decir, cada género de moho produce diferentes tóxicos. Las micotoxinas más importantes en los alimentos por su toxicidad, son:

  • Cornezuelo del centeno: la infección de un hongo Claviceps purpurea en los campos de centeno produjo numerosas intoxicaciones por ergotoxinas produciendo la peste de San Antonio. A partir de esta sustancia derivó posteriormente el LSD.
  • Aflatoxinas: son las más potencialmente tóxicas, especialmente para el hígado. Por este motivo, las personas con hepatitis o enfermedades hepáticas deberían evitar los alimentos con más aflatoxinas ya que son más vulnerables a sus efectos.
  • Ocratoxina A (OA): es producida por hongos Penicillium, es la más tóxica de todos los tipos de ocratoxinas. Afecta sobre todo al maíz, las pasas, vino, sorgo, cebada, café y soja. Produce daños en los riñones y es la causa de la nefropatía endémica de los Balcanes.
  • Citreoviridina: se encuentra en el arroz, ya que lo produce un moho parasitario de esta planta. El arroz infectado tiene una coloración amarillenta, motivo por el que el cuadro clínico de intoxicación con citreoviridina se conoce como enfermedad del arroz amarillo.
  • Tricotecenos o toxina T2: afecta sobre todo a los cultivos de cereales enmohecidos. Relacionado con la aleukia tóxica alimentaria. Un tipo de tricoteceno, moniliformina, se relaciona en cáncer de esófago en algunas poblaciones asiáticas que consumen arroz enmohecido.
  • Patulina: afecta sobre todo a las frutas y se encuentra sobre todo en los jugos o zumos. También en el interior de frutas que han sido atacadas por mohos, aunque su apariencia externa sea buena.
  • Citrinina: se encuentra en muchos vegetales, pero no es una sustancia muy tóxica en comparación con las demás micotoxinas estudiadas. (Se puede encontrar principalmente en cereales: maíz, cebada, sorgo, avena, trigo o arroz)

Más información sobre micotoxinas y aflatoxinas.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

16 junio, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar