Dieta de los caracoles de tierra

¿Cómo es la dieta de los caracoles?

Los caracoles tienen sus preferencias a la hora de comer

caracol común de jardín
El caracol común de jardín es un animal vegetariano y consume distintas especies vegetales

Cada especie en cuestión de gasterópodo terrestre puede mostrar unas determinadas preferencias alimenticias. El caracol común de jardín, por ejemplo, se alimenta de una variedad importante de plantas silvestres, como las gramíneas, el botón de oro (Ranunculus repelens), el mastranzo (Mentha suaveolens) y también la ortiga mayor (Urtica dioica).

Si se hiciese un estudio sobre la dieta de los caracoles de tierra que viven en un campo lleno de ortigas, muy probablemente aparecería la ortiga o el trébol como principal alimento de estos moluscos, pero en la lista anterior no se muestran como primera opción porque el consumo de alimentos que hace el caracol se ve determinado por sus preferencias alimenticias pero también por la disponibilidad de los alimentos y las gramíneas acostumbran a abundar más que las ortigas y los tréboles en los prados y huertos.

En cambio, el diente de león no suele ser muy apreciado por estos animales, aunque tiene muchos minerales, por su bajo contenido en proteínas y posiblemente el sabor desagradable para los caracoles de tierra.

Estos moluscos no comen lo mismo todo el año

En primavera, es cuando los caracoles suelen comer más alimentos vegetales frescos, porque es el momento del año que más disponen de ellos. Entonces se alimentan de gramíneas, de tréboles, de fresas silvestres, de cardos, de llantenes o, por ejemplo, de pimpinelas.

La dieta del caracol común de jardín, como buen ejemplo, se diversifica mucho con el buen tiempo, es decir, llegada la primavera, pero también en otoño. Por este mismo motivo, el caracol romano consume perejil solamente cuando viene la primavera y el resto del año no acostumbra a probarlo.

¿Por qué estos animales tienen algunas preferencias alimenticias?

Los caracoles buscan plantas nutritivas

urtica dioica
La ortiga mayor es muy apreciada por distintas especies de caracoles de tierra

La elección de las plantas que ingieren los caracoles de tierra no siempre está en acorde con su disponibilidad en el medio, como sucede con las ortigas y los tréboles. Esta especie vegetal es muy rica en proteínas por sus preferencias por suelos muy ricos en nitrógeno, además contiene mucho calcio y vitaminas, como la vitamina C.

Cómo adquieren las proteínas necesarias de la dieta

Se cree que, gracias al consumo regular de esta planta, el caracol común de jardín y otras especies de gasterópodos terrestres conseguirían satisfacer sus necesidades nutricionales de proteínas, ya que otras especies de vegetales tienen un contenido proteico inferior a las necesidades nutricionales de proteínas de estos moluscos.

El caracol gigante africano del África occidental (Achatina marginata) en condiciones experimentales en las que se le suministran distintos alimentos prefiere ingerir excretas de aves de corral y una dieta que contiene digesta ruminal secada al sol frente a otros tipos de ingredientes como el plátano maduro, el fruto del chirimoyo de la Florida o la calabaza acanalada, porque los primeros ingredientes son más ricos en proteínas que los que se citan a continuación.

Necesidades de calcio de los caracoles de tierra

El calcio es otro elemento fundamental en la dieta de los caracoles de tierra, pues se relaciona con procesos fisiológicos de estos animales, como el crecimiento y la reproducción. El calcio en la dieta es más importante todavía en aquellas poblaciones que viven en suelos no calcáreos, porque estos invertebrados tienen la capacidad de adquirir el calcio a través de la ingestión del suelo.

Se ha observado como, por su parte, el caracol romano muestra una gran preferencia por el trébol blanco o Trifolium repens y el caracol gigante africano (Achatina fulica) prefiere las hojas del te. Ambas especies vegetales presentan un elevado contenido en calcio.

Estos moluscos viven de las plantas

Otro factor a la hora de tener en cuenta la elección del alimento por parte de los gasterópodos terrestres es la función que desempeñan los vegetales para el animal.

Si la especie vegetal constituye un hábitat para el caracol y le proporciona funciones vitales como protección contra los depredadores, lugar para hacer las puestas, sitio de descanso o de reposo hibernal, será elegida como alimento más frecuentemente dicha especie vegetal por parte del caracol terrestre respecto a otro tipo de plantas. Esto es así porque estas criaturas tienen poca capacidad de movilización y también gozan de baja capacidad para defenderse por sí mismos de los enemigos naturales.

Las ortigas son un buen hábitat para los caracoles de tierra

Las ortigas proporcionarían una buena protección para los caracoles de tierra, porque son plantas perennes que resisten muy bien el pastoreo. Además, los caracoles de tierra son inmunes a los pelos urticantes de las ortigas, llamados tricomas, pero no lo son los herbívoros vertebrados, lo que significa para estos gasterópodos terrestres evitar la competencia con los grandes herbívoros. Por otro lado, otras especies de plantas perennes no ofrecen el mismo grado de protección que las ortigas.

No solo al caracol romano le gustan las ortigas

Las ortigas son muy apreciadas por otros gasterópodos terrestres, como el caracol de labio blanco (Cepaea hortensis), el caracol rayado (Cepaea nemoralis), el caracol turco (Helix lucorum), Arianta arbustorum, o por ejemplo, Discus rotundatus.

La distribución de algunas especies de moluscos terrestres se ve condicionada por la presencia de Urtica dioica

Allí donde hay Urtica dioica se constata que algunos caracoles de tierra se observan con mayor frecuencia.

El hambre les empuja a ser menos selectivos

Podríamos decir que la baja disponibilidad del alimento preferido por los caracoles implica una mayor sensación de hambre que los empuja a comer alimentos menos apetecibles, como las hierbas gramíneas.

¿Cómo localizan el alimento los moluscos terrestres?

Se cree que estos animales se ven atraídos por el propio olor de la planta, ya que acuden masivamente en las zonas donde se ha segado la hierba y había ortigas. De hecho, la mayor parte de los gasterópodos terrestres hacen servir su sistema olfatorio para rastrear la comida.

Después de comer, los caracoles terrestres no regresan al mismo punto del que partieron tras iniciar su actividad, pero si que lo hacen cerca de la zona que les sirvió de alimento.

Estos animales prefieren comer en compañía

A la hora de comer algunos caracoles de tierra parece que buscan la compañía de sus semejantes. Por ello, el caracol común de jardín prefiere alimentarse de una pieza de lechuga en la que haya más congéneres que hacerlo en otra hoja en la que no haya ningún caracol.

Por otro lado, el caracol común de jardín es más activo que su pariente de mayor tamaño, el caracol romano y esto también se nota a la hora de buscar la comida.

Más información sobre los caracoles.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

7 enero, 2020

Otros artículos de interés