Animales de Nueva Zelanda

Fauna de Nueva Zelanda

¿Cómo es Nueva Zelanda?

milford sound
Paisaje llegando a Milford Sound, donde se encuentran fiordos, en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Los paisajes de esta isla son tan vírgenes, que recuerdan a películas inspiradas en el jurásico.

Nueva Zelanda es un país formado principalmente por dos grandes islas: la Isla Norte y la Isla Sur, por ello se dice que es un país insular. Sin embargo, a estos dos ínsulas de gran tamaño, se le suman unas 600 islotes, de los que destacan el archipiélago de las Islas Chatham y la Isla Stewart.

La cordillera más alta es la de los Alpes neozelandeses o Alpes del Sur, con una elevación máxima de 3750 metros y con una distribución longitudinal, en la Isla del Sur, a lo largo de su costa oeste. La Illa Norte es menos elevada que la anterior pero el vulcanismo es un fenómeno aquí muy presente y en la Zona Volcánica de Taupa se encuentran picos de hasta 2790 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Nueva Zelanda tiene un clima templado oceánico, aunque las condiciones climáticas pueden variar mucho de región a región. La región de West Coast, en la costa oeste de la Isla Sur, es muy húmeda. En cambio, la región de Canterbury, al oeste de la misma isla, es bastante árida.

El aislamiento geográfico durante 80 millones de años que sufrió este territorio, junto con el hecho de que este país insular está separado de Australia por unos 2000 km de distancia, ha propiciado la aparición y conservación de un elevado número de endemismos. Esto significa que las fauna neozelandesa se caracteriza por su gran originalidad.

¿Cómo es la fauna de Nueva Zelanda?

Un país de especies animales únicas

El largo y profundo aislamiento que ha experimentado Nueva Zelanda ha permitido una importante fauna endémica sobre todo de aves. Es decir, que en este país oceánico existen aves que no se encuentran en ningún lugar más.

El Kaka es un loro que habita de los bosques de Nueva Zelanda. Es muy inteligente y el único loro alpino que se conoce en el mundo.

El endemismo es una característica que en este archipiélago oceánico abarca a cada grupo de animales. Se calcula que más de dos terceras partes de las aves terrestres y de agua dulce son exclusivas de Nueva Zelanda. Pero las cifras son más abrumadoras si nos fijamos con el orden de los quirópteros o murciélagos y con la clase de los reptiles o la de los anfibios, donde la totalidad de las especies nativas de este país insular son endémicas y, por lo tanto solo se encuentran aquí.  Por otro lado, casi el 100% de los insectos son endémicos de Nueva Zelanda.

La ausencia de mamíferos depredadores ha hecho posible encontrar en las islas aves que no tienen la capacidad de volar, como el kiwi, el kakapo, el weka o el takahe.

Takahe, ave endémica de Nueva Zelanda que no puede volar.

La falta de mamíferos terrestres permitió también que las aves colonizaran los nichos ecológicos, pero en otras regiones del Mundo están reservados para ellos en lugar de para las aves. Por ello, los depredadores dominantes eran en Nueva Zelanda las aves, como el águila de Haast, con sus cerca de tres metros de envergadura y 14 kg de peso, es la especie de águila más grande que jamás que ha existido, todo un ejemplo de megafauna.

Además de las aves, Nueva Zelanda destaca por sus reptiles, como los escincos o los geckos, pero también son importates las ranas Leiopelmatidae, además de otros animales, como las arañas, los insectos y los caracoles.

En Nueva Zelanda hay muchas extinciones

Sin embargo, muchas de estas especies se extinguieron después de la llegada del ser humano y sus mamíferos, como hurones, armiños, ratas y gatos, que introdujo sin control, voluntaria o involuntariamente. También causó la extinción de muchas especies la destrucción de una gran parte de los bosques que había en el archipiélago de Nueva Zelanda. Con la llegada del ser humano, se pasó de una superficie de bosque del 80% al escaso 30%, del cual, una parte importante está formado a partir de especies exóticas.

Algunos ejemplos de los más de 50 especies de aves que sufrieron la extinción fueron el dodo (Raphus cucullatus), a finales del siglo XVII, el águila de Haast, en el 1400 d.C o los moas, hace 500 años. No por algo más del 50% de aves de Nueva Zelanda se han extinguido ya.

Mamíferos neozelandeses

Mamíferos de Nueva Zelanda autóctonos

La fauna de mamíferos de Nueva Zelanda, antes de que llegaran las primeras personas a la región, alrededor del 1300 d.C procedentes de la Polinesia y posteriormente, los europeos en 1640, estaba formada por varios mamíferos marinos, como las focas, algunas especies de murciélagos y no había ningún mamífero depredador en el país. En Nueva Zelanda, originalmente tampoco existían los mamíferos terrestres a excepción de los murciélagos.

Tres son las especies de murciélagos que vivían en Nueva Zelanda de forma nativa, aunque una de ellas se extinguió a mitades del siglo XX.

Mamíferos marinos nuevazelandeses

El delfín de cabeza blanca (Cephalorhynchus hectori), con menos de 2 metros de longitud, es el delfínido más pequeño del mundo y habita en las costas de la Isla Norte y sobre todo de la Isla Sur y un buen ejemplo de mamífero marino neozelandés. La yubarta o ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es una ballena de talla media y un misticeto porque posee barbas en lugar de dientes para filtrar el alimento. No se trata de ningún endemismo, sino que tiene distribución cosmopolita, lo que significa que se puede encontrar virtualmente en los océanos de todo el mundo.

El elefante marino del sur (Mirounga leonina) es un mamífero marino del grupo de las focas, los leones marinos y las morsas o pinnípedos. En el sur de Nueva Zelanda y Tasmania hay colonias de cría de esta especie.

¿Qué mamíferos exóticos existen?

gato doméstico
El gato doméstico es una especie exótica invasora en Nueva Zelanda

En la actualidad, decenas y decenas de especies de mamíferos exóticos, principalmente de costumbres terrestres, pueblan el archipiélago o han deambulado por sus tierras, como el extinto perro maorí de nombre kuri o la rata de Polinesia (Rattus exulans), además de todo el conjunto de animales domésticos, como el perro, el gato doméstico, el hurón, el conejo europeo, junto con algunas de sus plagas, como el ratón doméstico y la rata gris.

Aves de Nueva Zelanda

wiki
El kiwi común sólo habita en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es conocida a nivel faunístico por ser una región del mundo donde sus aves no vuelan. En este grupo está el kiwi común (Apteryx australis), que se trata de una pequeña rátida, grupo de aves al que pertenece el avestruz, el emú o los casuarios, y se caracteriza porque no tienen capacidad de vuelo y habita en los bosques del sur de la Isla del Sur de Nueva Zelanda.

El kakapo (Strigops habroptilus) es una psitácida endémica de Nueva Zelanda y es famoso por ser el único loro no volador que hay en el mundo. Este ave de costumbres nocturnas se encuentra en grave peligro de extinción.

El weka (Gallirallus australis) tampoco puede volar, pero se trata de un ave emparentada con las fochas y gallinetas, aunque de costumbres terrestres.

El calamón takahe (Porphyrio hochstetteri) está estrechamente emparentada con el calamón común, que se puede encontrar por Europa, Asia y África y con el weka de forma más lejana.

Aves que vuelan en este país insular

No todas las aves de este archipiélago han perdido la capacidad de vuelo. El kea​ (Nestor notabilis) o el kaka (Nestor meridionalis) son grandes psitácidas que gozan de un potente y acrobático vuelo.

kea nueva zelanda
El kea​ es una especie de loro endémico de las montañas de Nueva Zelanda.

La pardela de Westland (Procellaria westlandica) es una gran ave marina gravemente amenazada de extinción por la presión de los depredadores introducidos en la Isla del Sur. El albatros real (Diomedea epomophora) es otro ejemplo de ave marina de gran tamaño con capacidad de vuelo.

Los pingüinos de Nueva Zelanda

pinguino pequeño azul
Pingüino azul, la especie más pequeña del mundo de pingüinos.

Este archipiélago oceánico acoge 6 especies de pingüinos. El pingüino azul (Eudyptula minor) es el pingüino más pequeño del mundo, pues no llega a más de 40 cm de altura y vive en Nueva Zelanda, además de Australia y Tasmania.

El pingüino ojigualdo (Megadyptes antipodes) es un pingüino de tamaño medio, que habita en los mares y cría en los bosques de la Isla del Sur y en algunos archipiélagos del país.

¿Qué reptiles hay en este archipiélago oceánico?

Las tuátaras o esfenodontes  son quizás los reptiles más emblemáticos de Nueva Zelanda. Se trata de unos reptiles muy antiguos que no son propiamente saurios, pese a que lo parecen. Son endémicos de este país y únicamente viven en varios de los islotes cercanos a las costas norte y sur de las dos grandes islas de Nueva Zelanda.

Los tuátaras o esfenodontes son reptiles endémicos de Nueva Zelanda. Su nombre significa «espalda espinosa» en maorí, el lenguaje de los nativos de la isla.

Este país de Oceanía alberga una cantidad considerable de especies de geckos de 3 géneros distintos, que se caracterizan por su reproducción vivípara, lo que les hace únicos en todo el Planeta, si no tenemos en cuenta una especie en Nueva Caledonia con el mismo tipo de reproducción.

El gecko de Delcourt (Hoplodactylus delcourti) se extinguió a finales del siglo XIX. Esta especie pertenecía a una familia cuyos miembros habitan en Nueva Zelanda, pero también en Australia y Nueva Caledonia.

Nueva Zelanda también es conocida por sus eslizones, del género Oligosoma, que comprende decenas de especies con un tamaño medio o pequeño.

Anfibios de Nueva Zelanda

En este país, desde la llegada del hombre, se han extinguido unas tres especies de ranas nocturnas. Aun así, en los bosques húmedos o en los márgenes de ríos de Nueva Zelanda, viven unas ranas muy primitivas y endémicas, dentro de la familia de los Leiopelmátidos, que tienen la particularidad de conservar los músculos de la cola y de presentar una vértebra extra.

Invertebrados neozelandeses

Latrodectus katipo es una araña en peligro de extinción endémica de este archipiélago oceánico emparentada estrechamente con las viudas negras. Por ello, aunque raramente muerde, si lo hace puede provocar un cuadro de latrodectismo, como sucede, por ejemplo, con la viuda negra americana (Latrodectus mactans). Su hábitat ideal son las dunas costeras de Nueva Zelanda.

Las mariposas de Nueva Zelanda

Este país es notable a nivel faunístico por su riqueza en mariposas. Más de una decena de especies de lepidópteros son endémicas de Nueva Zelanda, como la kahukura o Lycaena boldenarum y también hay algunas de introducidas. La kahukura (Vanessa gonerilla) es una especie de la misma familia y género que la cosmopolita vanesa de los cardos (Vanessa cardui). Se trata de una especie relativamente común, que se alimenta de una especie de ortiga endémica de Nueva Zelanda (Urtica ferox).

La mariposa monarca (Danaus plexippus) no es endémica de Nueva Zelanda sino que se trata de una especie introducida en este país y en Australia, por lo que desde el siglo XIX también se localiza en estas islas. Son remarcables sus largas y masivas migraciones desde un extremo a otro del continente norteamericano. Centroamérica y parte de Sudamérica. La blanquita de la col (Pieris rapae) es otra especie exótica invasora en este país insular que también ha colonizado Australia y Norteamérica, por que su origen se sitúa en Eurasia y África.

Insectos que no pueden volar

Algunas especies de insectos en Nueva Zelanda alcanzan dimensiones realmente sorprendentes y han perdido la capacidad de volar, como sucede con algunos escarabajos y saltamontes, como el saltamontes neozelandés (Phaulacridium marginale), que tiene unas alas tan pequeñas que es incapaz de volar cuando salta, aun así es una especie muy abundante y fácil de encontrar a lo largo de todo el país.

Los wetas son ortópteros gigantes y de costumbres nocturnas. Se trata de los insectos más grandes del mundo, teniendo el record el weta gigante (Deinacrida fallai). Se cree que esta especie de saltamontes cumple en la naturaleza el rol de los roedores, lo que le ha posibilitado aumentar tanto de tamaño.

El escarabajo huhu (Prionoplus reticularis) pertenece al mismo grupo que el gran capricornio de las encinas, es decir, a la familia de los cerambícidos. Desarrolla alas y tiene capacidad de vuelo.

Medidas ecológicas promovidas para salvar especies en Nueva Zelanda

Este país como ningún otro ha emprendido varias campañas a favor de la restauración ecológica, que consiste en la recuperación de ecosistemas que han sido alterados para recuperar su funcionalidad y dinámica con el objetivo de que vuelvan a ofrecer bienes y servicios ecosistémicos.

Junto con esta importante medida, se han tomado también otras para conservar la fauna salvaje en las islas, como la declaración, a principios del siglo XXI, de más de 200 islas como santuarios o el control de plagas y de especies invasoras. En este sentido, se calcula que casi un tercio de la superficie de Nueva Zelanda se halla protegida.

Más información sobre los animales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.