Edulcorantes para diabetes tipo 1 y 2

Sustitutos del azúcar permitidos para la diabetes, opciones de edulcorantes naturales

Edulcorantes adecuados para personas con diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 se produce porque el páncreas no secreta insulina, lo que provoca niveles altos de azúcar en sangre. Es muy conveniente que las personas con diabetes eviten tomar azúcar refinado debido al daño que producen los niveles altos de azúcar en sangre. Por este motivo, es frecuente que las personas con diabetes busquen una alternativa mejor al azúcar para endulzar.

edulcorantes diabetes tipo 1 y 2

Lámina edulcorantes para la diabetes: hay muchos endulzantes que se utilizan para sustituir el azúcar, pero ¿cuáles son los realmente adecuados para la diabetes?

En ese sentido, actualmente existe gran cantidad de información sobre distintos edulcorantes, que se comercializan como “más naturales que el azúcar” y por lo tanto representa que tienen mejores propiedades que éste. Sin embargo, muchas veces estas informaciones no son ciertas, derivan de eslóganes de márketing que inducen a error, y pueden provocar confusiones que pueden ser graves, por ejemplo, haciendo que se consuma algún sirope rico en azúcares haciéndonos creer que no tienen.

Hay infinidad de productos edulcorantes en el mercado: fructosa, melazas de cereales, miel, sirope de agave, azúcar de coco, estevia, azúcar de coco,… ¿Se pueden tomar si tienen un índice glucémico bajo? ¿En qué tenemos que fijarnos de la etiqueta? Vamos a ello.

Importancia de la dieta y del control del azúcar

Antes de adentrarse en el mundo de los edulcorantes, es importante mencionar, a rasgos generales, las pautas básicas del tratamiento de la diabetes. Es fundamental evitar el tabaco y el alcohol, llevar un control médico de la enfermedad y un estilo de vida saludable (evitar el ambiente obesogénico). La dieta debe ser muy rica en verduras y frutas, además debe contener fuentes de hidratos de carbono que no produzcan hiperglucemias (como las legumbres, el trigo sarraceno o el arroz integral) y alimentos que contengan grasas saludables.

¿Por qué hay que evitar el azúcar?

Las personas con diabetes tipo 1 deben controlar los niveles de carbohidratos de su dieta porque si no lo hacen, niveles altos de azúcar en la sangre producen daños en los vasos sanguíneos y en las terminaciones neviosas.

A largo plazo, un mal control de la diabetes es peligroso porque aumenta el riesgo de enfermedades de la vista, de los riñones (nefropatía diabética) y de neuropatía diabética.

¿Cuál es el mejor tipo de edulcorante para la diabetes?

La mejor opción de todas es acostumbrarse al sabor natural de los alimentos y no utilizar ningún tipo de edulcorante, al menos no de forma diaria o frecuente. Dicho esto, los edulcorantes más aconsejables tanto para la diabetes, como para personas que quieran sustituir el azúcar, serían aquellos edulcorantes sin carbohidratos.

Sólo los edulcorantes sin azúcares son buenos para la diabetes, porque son los únicos que no influyen en los niveles de azúcar, no producen descompensaciones y además carecen de las desventajas del azúcar ya que no producen caries.

Cómo escoger un edulcorante sin azúcar

Hoy día existen muchos tipos de edulcorantes, muchos de ellos se venden como milagrosos, naturales, con bajo índice glucémico o buenos para la diabetes. Estos eslóganes comerciales suelen confundir mucho al consumidor, que en lo único que se tiene que fijar es que en la etiqueta no contenga ningún tipo de azúcar, dextrosa, fructosa, sirope o cualquier otro tipo de azúcar.

Edulcorantes buenos y malos para la diabetes

En la siguiente tabla se clasifican los edulcorantes según si son buenos o malos para la diabetes, a continuación encontrarán la explicación pertinente en cada caso:

Edulcorantes recomendados

para la diabetes

Edulcorantes no recomendados

para la diabetes

Xilitol o azúcar de abedul Miel
Melaza de cereales
Polioles (manitol, eritritol,…) Sirope de agave
Miel de maple / sirope de arce
Stevia Azúcar de coco
Edulcorantes artificiales

(sacarina, aspartame,…)

Stevia y xilitol para la diabetes

Los únicos edulcorantes naturales que no tienen las desventajas del azúcar y que pueden anunciarse para diabéticos son la stevia y el azúcar de abedul o xilitol.

La stevia es una planta cuyas hojas son muy dulces, debido a la presencia se glucósidos de esteviol. Este edulcorante resulta muy beneficioso porque proporciona dulzor sin aportar nada de azúcar, sin embargo para muchas personas un gran inconveniente y es su sabor, pues tiene un matiz parecido a la regaliz que cambia el sabor de los alimentos y para muchas personas es desagradable. Por este motivo, muchos comerciantes mezclan la stevia con otros polioles, como el eritritol, que no tienen ese sabor amargo. Eso nos lleva al segundo inconveniente, y es que muchas veces es difícil obtener la stevia pura, sin mezclar con edulcorantes artificiales (aunque cabe mencionar que algunas plantas contienen polioles, por lo que no todos los polioles pueden considerarse artificiales). La mejor opción es utilizar las hojas en infusiones (el líquido será dulce) o las hojas secas y molidas. La stevia no causa caries.

azucar de abedul

Foto azúcar de abedul

Azúcar de abedul o xilitol para la diabetes

El xilitol o azúcar de abedul es posiblemente un producto más versátil que la stevia. Procede de un árbol llamado abedul, cuya pulpa se purifica para obtener este producto, de apariencia similar al azúcar. La gran ventaja de este edulcorante es que protege contra la caries y no tiene azúcar: es apto para personas con diabetes.

El mayor inconveniente de este edulcorante es que endulza menos que el azúcar, por lo que se debe utilizar en mayor cantidad. El hecho de que en exceso resulte ligeramente laxante, hace que eso sea una desventaja: hay que utilizarlo con moderación.

Fructosa para la diabetes

La fructosa es un tipo de azúcar que durante mucho tiempo había sido considerada beneficiosa en la dieta para la diabetes. Esto es debido a que, durante su metabolismo, la fructosa no eleva tanto el nivel de azúcar en sangre ni los niveles de insulina como lo hace el azúcar. Sin embargo, estudios científicos modernos han desmontado esta teoría y han constatado que los efectos de la fructosa son iguales o incluso peor que el consumo de azúcar, elevando los niveles de triglicéridos en sangre, de colesterol malo (LDL) y de ácido úrico. Además puede producir caries.

Por todos estos motivos, no se recomienda la fructosa en diabetes. Incluso para un consumo ocasional o esporádico, sería mejor consumir azúcar de mesa que productos con fructosa. En otras palabras, no hay que recurrir a productos con fructosa anunciados “para diabéticos”.

¿Sirope de agave para la diabetes?

El sirope de agave es un líquido viscoso, parecido a la miel, que parece natural porque se obtiene a partir de plantas del género agave (maguey), aunque su método de obtención en realidad muy poco natural. En su elaboración, la pulpa del agave, naturalmente rica en los prebióticos inulina y fructooligosacáridos (FOS), es sometida a una hidrólisis (por la adición de enzimas o por calentamiento a altas temperaturas), de modo que se convierten en fructosa pura. También pasa por numerosos procesos de filtraje y purificación.

sirope de agave

Foto de sirope de agave

Por lo tanto, el sirope de agave, aunque se obtiene de una planta (como el azúcar de la remolacha) es en realidad un producto ultraprocesado que no conserva prácticamente ninguna vitamina, mineral, fibra o propiedad beneficiosa de su alimento original. La composición de este sirope es 92% de fructosa y 8% de glucosa.

Por todo ello, puede considerarse que el sirope de agave es un producto ultraprocesado que bien podría llamarse sirope de fructosa, pues contiene poco de la planta del agave. Es decir, contiene casi sólo fructosa purificada de la pulpa del agave.

¿Miel para la diabetes?

La miel es un producto apícola natural que tiene muchas propiedades. Sin embargo, contiene azúcares y por este motivo no se recomienda su consumo habitual. Ocasionalmente, sí se puede utilizar un poco de miel cruda como remedio para el dolor de garganta y la tos.

¿Melaza de cereales para la diabetes?

melaza sirope oferta edulcorantes naturales variedad

Foto oferta de edulcorantes naturales: la mayoría de estos productos son refinados y no son sanos.

La melaza de cereales es una especie de miel que se obtiene a partir del procesamiento de cereales, como el arroz (melaza de arroz), la cebada (melaza de cebada), etc. Se trata de un edulcorante que contiene azúcares (concretamente, contiene maltosa, un tipo de azúcar simple que deriva del almidón y que le da ese dulzor tan característico), y por lo tanto también tiene todas las desventajas del azúcar, como es su poder para producir caries y sus desventajas sobre el control de los niveles de azúcar en sangre. Lo ideal sería, como se ha indicado anteriormente, prescindir de los edulcorantes que contienen azúcares y por lo tanto tampoco se recomienda.

¿Azúcar de coco para la diabetes?

El azúcar de coco es una de las últimas novedades en nutrición. Se trata de un producto que no se extrae del coco, sino de las flores de la planta. No es más que una especie de sabia o néctar de la planta, que se ha evaporado para obtener azúcar puro. A pesar de su buen márketing, lo cierto es que el azúcar de coco, aunque sea ecológico, contiene principalmente azúcar (99% de su composición es carbohidrato) y por lo tanto no deben consumirlo las personas con diabetes.

Ciertamente, también contiene un poco de minerales y vitaminas, pero es mejor obtener estos nutrientes a través de la dieta que de los edulcorantes. El sabor del azúcar de coco es debido a la presencia de sustancias aromáticas del coco.

Sacarina, aspartame y sucralosa para la diabetes

La sacarina, el aspartamo y la sucralosa son tres tipos de edulcorantes artificiales que la mayoría de profesionales sanitarios y guías oficiales recomiendan para las personas con diabetes debido a que no afectan a los niveles de glucemia.

Sin embargo, hay motivos por los que evitar también estos edulcorantes, aunque aparentemente sean aconsejables debido a que no tienen azúcar. Un estudio reciente ha demostrado que los edulcorantes artificiales favorecen el aumento de peso, la aparición de diabetes y la obesidad. Según uno de los autores, Eran Elinav, “los resultados indican que los edulcorantes artificiales inducen los mismos problemas que pretenden prevenir“. La sacarina y otros edulcorantes artificiales alteran negativamente el equilibrio de la flora intestinal, de modo que se dificulta el control de los niveles de azúcar en la sangre, aumentando el riesgo de padecer ciertas enfermedades, como obesidad y diabetes.

*Más información: Edulcorantes artificiales para la salud

Conclusión: ¿Qué edulcorante es mejor para la diabetes?

Como se ha ido analizando, cada edulcorante presenta ciertas ventajas pero sobre todo inconvenientes. Aunque aparezcan nuevos endulzantes, lo cierto es que la mejor opción siempre será acostumbrarse al sabor natural de los alimentos, sin endulzar, y en determinadas ocasiones, optar por edulcorantes libres de azúcar o porciones muy controladas y pequeñas de los productos que contienen azúcar.

menus ejemplos diabetes

Menú semanal para la diabetes

Más información sobre edulcorantes.

Elisenda Carballido
Escrito por Elisenda Carballido Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar