Animales


 

 

 

 

Animales exóticos Animales domésticos

 

EL GATO MONTÉS



Nombre común
Gato montés
Nombre científico
Felis silvestris

Inglés
Francés
Alemán
Italiano
Portugués
Wildcat
Chat sauvage
Wildkatze
Gatto selvatico
Gato-bravo


¿Cómo es gato montés?

El gato montés, también conocido como gato salvaje, a grandes rasgos, tiene un aspecto físico parecido al gato doméstico. Sin embargo, el primero es más grande y tiene unos miembros más robustos. Además, la cola del gato montés europeo es más gruesa que la de su pariente doméstico. El color de fondo del pelaje del gato montés varía según los individuos. Puede ser gris, leonado claro u oscuro en ocasiones.



Razas de gatos monteses


Se cree que existen dos razas o subespecies de gato montés:

- Gato montés europeo (Felis silvestris silvestris): Se encuentra en Europa, el Asia Menor y el Cáucaso.

- Gato salvaje africano (Felis silvestris lybica): Habita en África, en suroeste de Asia y el norte de la India.No obstante, algunos autores consideran una tercera subespecie: Gato salvaje asiático (Felis silvestris ornata), propia de Asia.No existe una raza de gato montés ibérico propiamente dicha. Sin embargo, algunos autores sí que defienden la existencia del gato montés ibérico (Felis silvestris tartessia), una raza de mayor tamaño de pelaje más contrastrado y con una dentición más robusta que el gato montés europeo.

 

 

Costumbres del gato montés

El gato montés es un animal nocturno, con lo que desarrolla su actividad por la noche y durante el crepúsculo, pese a que durante el otoño puede cazar también de día.

El gato montés macho, especialmente en primavera, en cambio, practica una caza itinerante y se desplaza a un trote rápido de unos 3 ó 6 km/hora durante gran parte de la noche. Ello le permite poder visitar a intervalos regulares de varios días cada uno de los lugares frecuentados por una hembra. La hembra generalmente es menos vagabunda que el macho y explota su territorio con mayor asiduidad, volviendo a menudo a la misma madriguera.


Las costumbres del gato montés no son muy distintas de las de su primero hermano el gato doméstico. Como todos los felinos, el gato montés le dedica muchos cuidados a su pelaje. Como todos los felinos, exceptuando el león, el gato montés es de costumbres solitarias.
A partir de enero, cuando empieza la época de celo, el gato montés macho tiene breves encuentros con sus congéneres. Las dimensiones y delimitación de los territorios ocupados por las hembras varían continuamente y se centran alrededor de una zona con abundancia de alimento. El gato montés no caza nunca en los árboles porque siempre lo hace en el suelo. El ronroneo típico de los pequeños felinos es una manifestación de contento de los cachorros reservada a su madre, que en ser adultos, se destina también a otros congéneres.


* Más información: Costumbres del gato montés


¿Dónde vive el gato montés

El hábitat preferido del gato montés son los grandes macizos boscosos y sus lindes. Habita también en la llanura, la montaña baja o en la montaña media, pese a que le es imprescindible que haya cierta continuidad de bosque. Al gato montés también le gustan las zonas húmedas y los bosques situados junto a las orillas de los grandes ríos.

En la Europa del Sur, el hábitat del gato montés incluye bosques de robles, carrascales, matorrales y estepas. En ciertas ocasiones, el gato montés se acerca al hábitat humano. Sin embargo, este felino evita acercarse a las granjas, a diferencia del gato doméstico que permanece cerca de los lugares habitados por el hombre. No obstante, cuando el invierno es riguroso y escasea la comida, pueden producirse incursiones del gato montés en los gallineros de las granjas y atacar a los animales de granja.
El gato montés vive en los lugares más alejados e inaccesibles de los bosques de Eurasia. Pocos animales evitan tanto como él la proximidad del ser humano, pues se trata de un animal muy discreto.

El gato montés habita en toda Europa, excepto en gran parte de las Islas Británicas y los Países Escandinavos; en gran parte de África, salvo en el gran desierto del Sahara y en los países de la cuenca del Congo, además habita en Asia, en el suroeste de Rusia, en el oeste de China y en una pequeña porción del Oriente Medio.

Por lo tanto, la zona de distribución de este felino es muy extensa. Sin embargo, no incluye ni América, ni la Antártida ni Oceanía.


* Más información: ¿Dónde viven los animales? / Gatos monteses del mundo

 


Alimentación del gato montés


El gato montés se alimenta principalmente de roedores y en menor medida de conejos. También da caza a pájaros que hacen nido en tierra. Sus presas más habituales son los mamíferos de tamaño igual o inferior al de una liebre. Los pájaros únicamente constituyen parte importante de su dieta a orillas del mar o en las zonas húmedas.

Se podría decir que el gato montés tiene una dieta monótona. Sin embargo, en el borde de los estanques, capturan ratas almizcladas o ratones de campo. Este felino puede capturar ciertos anfibios, como las ranas cuando van a poner los huevos. Incluso llega a pescar. I, en verano, el gato montés consume también insectos.


Se ha observado que el gato montés que vive en Escocia se alimenta sobre todo de conejos y en menor medida de roedores ya que en las regiones donde abundan los conejos, estos reemplazan a los roedores en su dieta. En el centro de España, el conejo representa el 70% de las presas capturadas y los roedores tan solo el 15%.

El gato montés consume regularmente plantas para favorecer la digestión y el transito intestinal.


* Más información: Alimentación del gato montés

 

 

Reproducción del gato montés


El gato montés es un animal monógamo, por lo que casi siempre se le encuentra en parejas. Sin embargo, algunos machos sin territorio hacen vida solitaria y vagabunda.

Este felino tiene un único periodo de celo que se da a principios de marzo. Durante el periodo de celo, los machos emiten un maullido muy característico y recorren todo su territorio marcándolo con más intensidad que de costumbre, sobre todo en las zonas ocupadas por las hembras. La duración del celo de las hembras es corta, de 5 a 6 días. Sin embargo, si una hembra no queda fecundada o si pierde precozmente la primera camada, puede volver a entrar en celo por lo menos hasta agosto. La gestación del gato montés dura entre 63 y 69 días. La hembra elige para dar a luz sitios muy disimulados, es decir, árboles huecos, cepas a nivel del suelo, anfractuosidades rocosas, montones de ramas o leños, nidos de lechuza, hasta construcciones hechas por el hombre, como cabañas abandonadas. También puede parir en madrigueras de tejón o de zorro, pero es menos habitual. El gato montés tiene 4 ó 5 crías que nacen en mayo u agosto. Los cachorros de acoplamientos tardíos pueden nacer los meses siguientes hasta el principio de octubre.

El periodo de lactación en el gato montés dura entre 6 y 7 semanas.

A partir de los 10 meses, los jóvenes gatos monteses alcanzan la madurez sexual.


* Más información: Reproducción de los animales

 

 

¿Qué enemigos tiene el gato montés?


La comadreja y el armiño se introducen a veces en las madrigueras del gato montés aprovechando que su madre no está para devorar a sus crías.

 

 

Conservación del gato montés


El gato montés se encuentra en peligro de extinción, amenazado por la fragmentación de los bosques y por el riesgo de hibridación o cruce con gatos domésticos asilvestrados. Por ello, esta especie de felino se encuentra protegida en la mayoría de los países de Europa.

La fragmentación de la zona de distribución original del gato montés se produce gradualmente debido a los cambios climáticos y a la regresión de las zonas forestales. La extinción competa de la especie en el continente europeo se aceleró entre finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XX extinguiéndose completamente en Austria y en los Países Bajos. En otros países de Europa, como Suiza, Polonia o Ucrania, el gato montés se acantona actualmente en un pequeña parte de su zona de distribución original. Sin embargo, no todas las noticias son negativas. Entre 1930 y 1950, hubo ciertos regiones que fueron nuevamente colonizadas por el gato montés sin la ayuda del ser humano a partir de ciertos núcleos de población existentes. Este fue el caso de Escocia, Bélgica o Francia. La política forestal que se puso en macha en numerosos países favoreció la recolonización por parte del gato montés. Actualmente, las poblaciones europeas de este felino se encuentran bastante estables. En cambio, la subespecie africana de las islas mediterráneas (Córcega, Cerdeña) es la que se encuentra más amenazada.


* Ver más sobre: Curiosidades sobre el gato montés / Felinos


Más información sobre otros animales salvajes en el listado superior.

 


El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com