LA MAMBA NEGRA

Dendroaspis polylepis

¿Qué es la mamba negra?

La mamba negra es una serpiente venenosa de la familia de los elápidos, como las serpientes de coral, las cobras y las serpientes marinas. Está considerada una de las serpientes más mortíferas del mundo.

¿Cómo es la mamba negra

Aunque se llama mamba negra, en realidad, esta serpiente no es negra sino que su dorso tiene una coloración verde olivácea más o menos oscura, en tanto que la zona del vientre es de color crema pálido. Este ofidio venenoso dorsalmente también puede ser de color pardo, gris o, en ocasiones, de color caqui.

Aunque los ejemplares jóvenes de mamba negra tienen una coloración más clara que los adultos, no pueden ser confundidos con la mamba verde.

Los ojos de esta serpiente son de tamaño medio y de color marrón oscuro a negro, con un borde amarillo en la pupila. La cabeza de la mamba negra es alargada y estrecha.

La mamba negra es una de las serpientes venenosas más grandes del mundo, con una longitud máxima de 4 metros, aunque generalmente mide unos 2'5 metros de largo. Pese al gran tamaño, no es una serpiente muy pesada (tiene un peso máximo de 1'6 kg), ya que el cuello es relativamente fino, pero muy musculoso, lo que le da una gran agilidad.

¿Dónde vive la mamba negra?

La mamba negra habita de preferencia en las zonas de sabana subsahariana, del este y sur de África, desde Somalia hasta Sudáfrica.

Aunque no es común en el África occidental, en ocasiones, se han visto ejemplares de esta especie en dicha región, lo que hace pensar que esta especie se encuentra en expansión. También, puede adentrarse en las zonas de selva tropical o ecuatorial, pero no es lo habitual, porque sus posibilidades de encontrar alimento son más bajas.

La mamba negra prefiere la sabana arbolada, las montañas rocosas o los bosques de ribera con rocas o árboles caídos que le proporcionen refugio.

* Información relacionada:
Lugares dónde viven los animales

Costumbres de la mamba negra

La mamba negra es una serpiente tímida, que prefiere la huida antes que el enfrentamiento, pero que puede ser muy agresiva si se siente acorralada. Esta serpiente venenosa puede dar numerosos ataques de gran velocidad, que pueden ser letales para un ser humano.

Esta serpiente puede buscar refugio en termiteros, en los agujeros de árboles, bajo las rocas o en agujeros del suelo, que no los abandonará si no se siente molestada y en los que acude si no sale de caza, después de tomar el sol o para aparearse.

La mamba negra es una serpiente diurna, que por la noche acude a su refugio. Por el día, pasa mucho tiempo tomando el sol. Se muestra activa desde unas pocas horas después del alba hasta una hora después de la puesta de sol.

Esta serpiente puede desplazarse a gran velocidad con el primer tercio de su cuerpo levantado del suelo.

La mamba negra también sabe subir muy bien a los árboles.

Esta serpiente puede convivir con otros ejemplares de su misma especie sin que surjan entre sí signos de agresividad.

¿Qué come la mamba negra?

La dieta de la mamba negra está basada en animales de sangre caliente, sobre todo pequeños mamíferos, como roedores, como ardillas y damanes, pero también y de forma más ocasional, pájaros.

La técnica de caza de la mamba negra varía según el tipo de presa que quiere conseguir. Cuando el tamaño de la víctima es pequeño, como pueden ser roedores, la serpiente muerde a la presa y la retiene rápidamente, abrazándola hasta que muere por acción del veneno. Cuando la presa es de mayor tamaño, la mamba no la retiene después de haberla mordido sino que permite que se vaya y la sigue hasta que el veneno haga efecto, lo que sucede en muy pocos minutos. Entonces, se acerca a la víctima y empieza a tragarla entera gracias a la capacidad que posee para abrir sus mandíbulas inferiores y a la gran elasticidad de su cuerpo. Cuando la presa que ha mordido es un ave, la mamba no permite que se vaya después de morderla para no perderla al salir volando.

* Información relacionada: Alimentación de las serpientes

Reproducción de la mamba negra

Como muchas serpientes, la mamba negra es una especie ovípara, es decir, que se reproduce mediante huevos.

La mamba negra se reproduce durante el comienzo de la primavera. Los machos encuentran a hembras listas para reproducirse a través de las feromonas liberadas por ellas.

Después de aparearse, los machos y las hembras vuelven a sus refugios. Tras 2 ó 3 meses, las hembras de esta especie ponen entre y 17 huevos, que tardarán unos 2 ó 3 meses en incubarse.

Las crías de mamba negra empiezan a alimentarse tras la primera muda, que se produce al cabo de unos días tras romper el cascarón.

A los 3 años de vida, la mamba negra alcanza la madurez sexual.

Para diferenciar el sexo de las serpientes, nos podemos fijar en el tamaño (los machos son generalmente más grandes que las hembras) y en el tamaño de la cola (los machos la suelen tener más larga), aunque el sondaje es el sistema más eficaz de sondaje.

* Información relacionada: Reproducción de las serpientes

Enemigos de la mamba negra

Muy pocos enemigos tiene la mamba negra en su hábitat natural, ya que tanto su gran tamaño, la potencia de su veneno y su gran agresividad, hacen que muy pocos animales se atrevan a molestar a una mamba negra adulta.

Varanos, mangostas y chacales pueden atacar en ocasiones a esta serpiente.

* Información relacionada: Enemigos de las serpientes

Sistema defensivo de la mamba negra

Una mamba negra acorralada muestra una serie de rituales antes de atacar, a base de levantar la cabeza, abrir la boca, extender un estuche estrecho y silbar, moviendo mucho la lengua. Si el intruso se retira con cautela, puede que evite el ataque de esta serpiente venenosa.

Peligrosidad de la mamba negra

La mamba negra prefiere huir antes que enfrentarse a cualquier peligro pero, cuando se siente amenazada, puede ser muy agresiva. Entre los habitantes del África negra, existen leyendas alrededor de este animal, magnificando los poderes de esta serpiente, ya de por sí muy peligrosa.

Si la mamba negra se siente acorralada, puede inyectar grandes cantidades de neurotoxinas y en menor cantidad de cardiotoxinas en cada mordedura, que afecta al sistema nervioso, provocando a la víctima la muerte por asfixia.

Los síntomas por envenenamiento por mamba negra son: dolor local agudo, mareo, dolor abdominal, transpiración y salivación excesiva, convulsiones, parálisis respiratoria y asfixia.

Curiosidades sobre la mamba negra

La mamba negra es la serpiente más venenosa de África.

Las mambas negras a menudo luchan para aparearse, en lo que se conoce como luchas nupciales. La cópula de esta serpiente venenosa puede durar varias horas, con momentos de interrupción.

Aunque la mamba negra prefiere las sabanas, también puede vivir en zonas desérticas.

* Ver más sobre: Curiosidades sobre las cobras

Más información sobre otras serpientes en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.