Animales


...

 

 

 

 

Animales salvajes


NUTRICIÓN DEL PERRO

 









Nutrición del perro



El perro es un animal carnívoro, por lo que los productos de origen animal son normalmente mucho más apreciados que los productos de origen vegetal. La industria agroalimentaria emplea las proteínas animales para darle mayor palatabilidad (cualidad de ser grato al paladadar) a sus productos. Los alimentos de origen vegetal tienen el efecto contrario.

El perro prefiere sobre todo el hígado y la tripa cruda, por delante incluso de la carne cocida. Entre las carnes, prefiere la carne de ternera a las demás. Otras carnes muy valoradas por el perro son el cordero y las aves. Los despojos rojos son de mayor agrado que los despojos blancos. Las grasas animales son mucho más apetitosas que las grasas vegetales.

En estado natural, el perro nunca llegaría a probar el sabor dulce del azúcar ya que sus alimentos no contienen ningún alimento azucarado. Sin embargo, el perro puede llegar a desarrollar una apetencia por otro tipo de alimentos, especialmente durante la curación de una enfermedad, por ejemplo.

Los alimentos húmedos resultan más sabrosos que los alimentos compuestos secos. Un contenido de agua del 50% es lo ideal.

Entre los alimentos de origen industrial, el perro prefiere las conservas que los productos frescos troceados o picados. A su vez, los productos frescos troceados o picados le son más apetecibles que las croquetas (alimento en seco).

Un perro puede rechazar un alimento debido a la asociación de éste con alguna enfermedad. Esto sucede especialmente si la enfermedad en cuestión ha sido larga y grave.

Pese a que las preferencias en cuanto a la comida son innatas, el gusto por ciertos alimentos se puede adquirir. Justo antes del destete, entre la cuarta y la séptima semana de vida, es un momento de la vida del perro en que se adquieren los hábitos alimentarios del adulto. El cachorro se educa imitando el comportamiento de la madre que enseña a sus hijos a escoger los alimentos, pero también a cazar y a socializarse. Durante este periodo, es importante variar de fuentes alimentarias para facilitar la posterior adaptación a dietas diferentes por parte del perro.

 



Evolución de la nutrición canina


Pese a que el perro convive con el ser humano desde la prehistoria, la alimentación canina ha sido siempre un tema poco tratado.

Los perros de antaño se alimentaban de los restos de la mesa sin preocuparse demasiado los dueños si aquella comida era o no era nutritivamente equilibrada. La alimentación del perro dependía del nivel de vida de sus dueños, y, en ocasiones, se complementaba con los productos de la caza. A lo largo de los siglos, el alimento base era el pan, y poco a poco se le fue añadiendo la carne.

Hasta no hace más de unas décadas que las necesidades nutritivas de los canes no han sido estudiadas con esmero gracias al desarrollo de empresas multinacionales con enormes medios.

Los progresos tecnológicos, junto a un mejor conocimiento de las necesidades nutritivas del perro,
han dado lugar a la fabricación industrial de alimento para perros (croquetas, alimento húmedo, etc). Actualmente, este mercado tiene una notable importancia económica.

Pese a que es más recomendable la alimentación de tipo industrial, entre otros motivos porque es más cómoda que la alimentación casera, es posible aportarle a nuestro perro una alimentación casera, siempre que se administre correctamente y se le adapten las cantidades a sus necesidades nutritivas.



Cómo debe ser la alimentación del perro


La comida se le debe dar al perro siempre a la misma hora, a ser posible por la noche y pasado un buen rato después de haber salido a pasear el animal o haber realizado un esfuerzo físico.

Una comida al día cuando el perro es adulto es suficiente para la mayoría de razas salvo en aquellos perros que corren riesgo de torsión gástrica, como el Mastín de los Pirineos. Por dicho motivo, es mejor dividir la comida en 2 tomas en cualquier raza de perro. Estas dos comidas deben contener la misma cantidad de alimento.

Si adquirimos un perro debemos tener en cuenta que se recomienda darle de comer al perro 3 veces al día desde finalizado el destete hasta los 6 meses de vida. Luego se le deben dar 2 comidas por día hasta el año de vida.

Se trata de repartir la cantidad diaria de alimento según el número de comidas porque al perro, a diferencia del gato, se le debe hacer una alimentación restrictiva.

No es conveniente cambiar bruscamente el régimen alimentario de un perro porque le puede causar diarrea. Todos los cambios tienen que ser graduales.

El perro debe tener agua a disposición durante todo el día. Ésta debe cambiarse todos los días. Se debe utilizar agua mineral envasada si el agua corriente de la región contiene nitritos, porque dichas sustancias repercuten en la fertilidad, producen avitaminosis A y B, y alteran la función normal de la tiroides.

El alimento adecuado para el perro es distinto al del gato y no es una buena idea darle las sobras de la mesa porque no son un alimento equilibrado para el perro,



Necesidades nutritivas del perro


El objetivo de la alimentación no debe ser otro que el de cubrir plenamente las necesidades específicas del animal y asegurarle la máxima longevidad.

El perro tiene distintas necesidades nutritivas a las del ser humano. Dichas necesidades están en función de:

- Talla del perro: hay perros de talla pequeña, como la mayoría de perros de compañía, de talla media, como el Golden retriever o el Setter inglés o de talla grande, como el Mastín de los Pirineos o el San Bernardo.

- Estadio fisiológico: el perro puede estar en la etapa de crecimiento, de gestación, de lactancia o de mantenimiento.

- Actividad física: el perro puede hacer mucho ejercicio físico por tratarse de un perro cazador, que practica el agility, o por contra, puede ser un sedentario perro de compañía.

El perro de forma natural tiene tendencia a regular su ingestión de alimento según su peso corporal, según el valor energético del propio alimento, así como su apetitosidad. De este modo, cuando la ración del perro se diluye con agua, el animal ingiere mayor cantidad de alimento para satisfacer sus necesidades energéticas. Los perros que son alimentados con productos muy apetitosos lo consumen en mayor cantidad que aquellos alimentos menos apetecibles. Los perros de la raza Beagle, por ejemplo, engordan más que los terrier, pese a estar ambos alimentados con los mismos productos apetitosos.

* Información relacionada:

Alimentación del perro según la edad

Alimentación del perro según el tamaño


Más información sobre la alimentación del perro en el listado superior.


 
El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com