Animales


...

 

 

 

Animales domésticos

 

LAS TORTUGAS COMO MASCOTA







¿Qué necesita una tortuga?

 

Todo aquel que quiera adquirir una tortuga, debería reflexionar primero sobre las posibilidades de ofrecerle al animal un ambiente lo más parecido posible a su hábitat natural. Por lo tanto, antes de comprar la tortuga, primero debemos estar bien informados sobre sus cuidados.

Las tortugas terrestres o acuáticas necesitan sol. Durante el tiempo que se encuentre nuestra tortuga dentro de casa o si no disponemos de un habitáculo de verano en el jardín o en la terraza que le de mucho sol, será necesaria la instalación de luz especial.

Algunas tortugas necesitan hibernar para mantener un buen estado de salud y para ello son necesarios muchos preparativos.

Se debe respetar las costumbres de la tortuga. Algunas especies de tortugas desarrollan su actividad al atardecer, es decir, son crepusculares o nocturnas, como (Kinosternon sp.) o la tortuga almizclera o también llamada tortuga apestosa (Sternotherus carinatus).



Foto de tortuga gigante de Aldabra

(
Geochelone gigantea )

La tortuga rusa o tortuga de la estepa resiste los periodos de sequía y el calor extremo cavando profundos túneles de hasta 2 metros donde estiva (letargo que experimentan los animales durante la estación seca). Existen tortugas que pasan sus primeros años exclusivamente en el agua y cuando son adultas se alejan un poco más del agua como la tortuga caja carenada (Pyxidea mouhotii).

Es importante alimentar a la tortuga con una dieta variada, por lo que la comida preparada tiene que complementarse con alimentos frescos.

Si viajamos, deberíamos dejar a la tortuga en casa para evitar causar estrés al animal.

Si queremos iniciar la cría, es necesario en primer lugar identificar adecuadamente el sexo del animal. Además, se necesita un terrario amplio y la posibilidad de mantener las parejas separadas en un terrario aparte durante los periodos de incompatibilidad, incubación de los huevos y desarrollo de las crías.


* Más información: Tortugas

 

 

 

Diferencias entre una tortuga de tierra y una tortuga de agua


Si un día de estos encontramos en nuestro jardín una tortuga perdida y no podemos encontrar a su dueño, lo primero que deberemos hacer es determinar si se trata de una tortuga terrestre o acuática. Esta distinción es muy importante para ofrecerle a la tortuga un alojamiento y alimentación adecuados.

Si ofrecemos a la tortuga, una zona terrestre y una zona acuática en un mismo terrario, la tortuga terrestre permanece en tierra y nunca sumerge en el agua el cuerpo y la cabeza durante largo tiempo. La tortuga de agua acude directamente al agua y permanece allí durante horas nadando y buceando.

El caparazón de una tortuga de tierra es abombado mientras que el de una tortuga de agua es más aplanado. Las patas de las tortugas de agua son muy planas y en forma de pala de remo recubiertas de una membrana delgada y elástica. Las patas de las tortugas de tierra son cónicas y tienen escamas gruesas.

Según la alimentación de las tortugas, en general, las tortugas de tierra son herbívoras y las de tortugas de agua son omnívoras o carnívoras.


* Información relacionada: Tortugas de tierra / Tortugas de agua

 

 

Inconvenientes de las tortugas

 

A pesar de lo que se cree, las tortugas son animales muy delicados y difíciles de cuidar, aunque se venden muchísimo como mascotas para niños. A veces, estos animales son capturados del medio salvaje, por lo que estos reptiles no son, en ciertas ocasiones, el resultado de una cría a medida del hombre reproducible hasta el infinito. Sin embargo, existen muchos criadores de tortugas que hacen que la producción de tortugas satisfazca las demandas del mercado, que hacen que las capturas de tortugas de entre las poblaciones silvestres no sean obligadas.

Además, casi el 90% de las tortuguitas vendidas no superan el primer año de vida. Las necesidades vitales de una tortugas no pueden ser satisfechas adecuadamente por un niño y sólo la intervención razonado de un adulto podrá evitar inútiles y continuos sufrimientos para el animal. Para gozar de la compañía de estos interesantísimos y bellos animales son necesarias atenciones constantes y es necesario también conocer sus necesidades esenciales y costumbres, biología y su distribución, es decir, dónde viven de forma salvaje.

 

 

Ventajas de las tortugas

 

Las tortugas, a diferencia de otros animales de compañía como el perro o el gato, no causan alergias a las personas. No es necesario tener varias tortugas para satisfacer las necesidades sociales de estos animales porque son solitarios. En general, las tortugas no sufren enfermedades que se transmiten a las personas.

Las tortugas terrestres si se cuidan adecuadamente es posible que lleguen a vivir muchos años. Una tortuga de tierra, dependiendo de la especie, puede ser la compañera de una persona durante toda su vida porque son animales muy longevos.


La cría en cautividad de estos reptiles puede ser una medida para luchar contra las numerosas amenazas que acosan a las tortugas en su medio natural, como la captura de tortugas de estanque en Sudamérica y en el sureste asiático para la alimentación humana y la recogida de sus huevos.

 

 

¿Cómo es una tortuga sana?


La tortuga debe reaccionar con rapidez al ser cogida, pues debe esconder la cabeza y patas en el caparazón a no ser que haya perdido la timidez tras haber pasado mucho tiempo en cautividad.

La tortuga debe ser bastante pesada, pues un animal ligero indica que está poco sano.

Los ojos de la tortuga deben estar limpios. La nariz de una tortuga no debe presentar mucosidad ni debe estar húmeda. Un síntoma de enfermedad en una tortuga es la formación de ampollas en los orificios de la nariz debido a la salida de aire.

El plastrón (cara inferior del caparazón) debe estar en buen estado, es decir, sin roturas ni heridas. El espaldar de una tortuga acuática joven no debe estar demasiado blando y cuando el animal se pone boca arriba debe ser capaz de darse la vuelta con rapidez.

La tortuga acuática debe saber bucear con facilidad.

Los ejemplares capturados en la naturaleza suelen estar llenos de parásitos, de ahí la importancia de adquirir animales criados en cautividad.

 

 

 

¿Cómo diferenciar el sexo de una tortuga?

Cuánto más joven sea la tortuga, más cuesta diferenciar saber si es macho o hembra. Ciertas tortugas acuáticas macho se pueden distinguir claramente ya de pequeñas por sus uñas delanteras que son visiblemente más largas que en las hembras.

En muchas especies, los plastrones (o cara inferior del caparazón) de los machos son más cóncavos que los plastrones de las hembras para facilitar la cópula.

Además, normalmente, los machos tienen una cola más larga y de base más estrecha, con la cloaca (donde defeca y orina el animal) más desplazada hacia el extremo de la cola.

Las hembras, además, son más grandes que los machos.

En algunas especies de tortugas, como la tortuga caja, se puede saber su sexo mirando el color de sus ojos.


¿Dónde viven las tortugas?


Las tortugas viven sobre todo en las regiones tropicales y subtropicales de la Tierra porque necesitan calor para vivir al tratarse de reptiles. Existen algunas excepciones, como aquellas especies de tortugas que han conseguido adaptarse a la inestabilidad climática de Norteamérica o Europa. Estas tortugas hibernan durante los meses más fríos.

El continente americano formado por Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica constituye una de las zonas del mundo donde habitan de forma salvaje más especies de tortugas distintas. Muchas especies de tortugas de agua, como la famosa tortuga de Florida, viven allí.

Las tortugas desarrollan su vida en hábitats muy variados. Incluso existen tortugas que viven en los desiertos o estepas, como la tortuga de espolones africana.


* Más información:
¿Dónde viven los animales?

 

 

Hibernación de las tortugas

Las tortugas originarias de las zonas templadas sobreviven a la escasez de alimentos y a las bajas temperaturas del invierno porque entran en hibernación.

En libertad, las tortugas acuáticas hibernan en el fondo del agua. Las tortugas de tierra excavan sus refugios para hibernar.

Un emplazamiento que puede proporcionar a la tortuga una buena hibernación son los sótanos o bodegas, pero no debe haber calefacción y tienen que estar bien ventilados. Las terrazas, desvanes o invernaderos, en cambio, son lugares poco adecuados para la hibernación de tortugas porque estos animales necesitan temperaturas estables entre 0 y 12ºC y un nivel de humedad relativamente alto.


* Más información:
Animales que hibernan

 

 

Cuidado de una tortuga durante las vacaciones

Las tortugas están muy a gusto en su entorno habitual, por lo que, si podemos, nunca las llevaremos de viaje con nosotros para evitar estresarlas. Como consecuencia, deberemos buscar una persona de confianza que cuida al animal durante nuestra ausencia.

 

 

Tortugas y otros animales

Nunca se debe dejar sin vigilancia una tortuga junto con otros animales de compañía, puesto que la tortuga es una presa para un perro o un gato.

Aunque un perro pueda aprender a respetar a la tortuga como miembro de su manada, fuera del control humano pueden producirse accidentes. A veces, tan solo el perro quiere jugar con la tortuga, pero incluso así, puede herirla gravemente con sus garras si se trata de una tortuga joven. Los juegos de un gato también pueden ser una gran amenaza.

Los roedores, como cobayas o hámsters, pueden morder fácilmente a una tortuga, lo que puede ser muy peligroso especialmente en tortugas jóvenes.

Las tortugas tienen gérmenes que no afectan a las personas pero que para las serpientes son mortales. Por ello, nunca mantendremos tortugas y serpientes juntas como medida de higiene. En instalaciones al aire libre, las tortugas jóvenes pueden ser presa de urracas, gaviotas o cuervos.

 

 

Tortugas y personas


Tocar a la tortuga, sacarla del terrario o llevarla en brazos continuamente le provoca miedo al animal, por lo que los padres tienen que enseñar a sus hijos que una tortuga tiene unas exigencias que se deben respetar para garantizar su bienestar.

Sin embargo, una tortuga puede llegar a acudir voluntariamente si se le ofrece en la mano algo apetitoso como por ejemplo algunas flores tiernas de diente de león. Las tortugas acuáticas pueden subir a la mano de su cuidador por propia iniciativa cuando confían con él.

Más información sobre otros animales exóticos en el listado superior.


El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com