...

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

HUMEDAD DE LAS PLANTAS DE INTERIOR

¿Cómo mantener la humedad en el interior de la vivienda?


 

 

El riego en las plantas



 

La transpiración: Importancia de la humedad en las plantas.

 

Se define como humedad ambiental la cantidad de vapor de agua en el aire. Las plantas necesitan una cierta cantidad de humedad para poder realizar la transpiración. La transpiración es un proceso realizado por las plantas mediante el cual estas expulsan agua a la atmósfera a través de unas aberturas microscópicas de las hojas llamadas estomas. La transpiración vegetal es el motor necesario para que la planta pueda absorber agua y nutrientes desde el suelo. Además, al evaporar agua, la planta se refresca consiguiendo rebajar su temperatura.

Entre los factores que incrementan la transpiración se encuentran:

- La humedad ambiental. El grado de humedad en el aire determina el grado de transpiración. En un ambiente muy seco, las plantas deben incrementar la transpiración por lo que absorben mucha agua del suelo. Los ambientes muy húmedos reducen la transpiración de las plantas.

- El viento o las corrientes de aire: Uno y otro secan el agua de las hojas lo que obliga a las plantas a transpirar con mayor intensidad.

- La temperatura elevada: Una temperatura alta evapora el agua de la superficie de la planta con mayor velocidad y la obliga a una mayor transpiración.

- La mayor cantidad de luz: produce la obertura de los estomas por los cuales la planta expulsa más agua .

Hay ciertas plantas que están especialmente adaptadas a resistir ambientes muy secos al contar mecanismos que disminuyen la transpiración como ocurre con los cactus. Otras plantas, sin embargo, no cuentan con estos mecanismos por lo que necesitan disponer de mucha agua en el suelo para poder transpirar lo suficiente. Si no se riega estas plantas lo suficiente, sufren las consecuencias de una falta de transpiración y se marchitan. Se consideran plantas de una atmósfera seca aquellas que prefieren vivir en una humedad relativa del 35 %

La mayoría de las plantas de interior proceden de zonas cálidas y húmedas. La humedad ambiental en estos lugares es superior al 75 % y, en muchos casos, alcanza el 100 %. Es fácil encontrarnos con promedios superiores al 90 %. Por encima del 75 % se considera que una atmósfera es húmeda. Las plantas de atmósferas secas podrían tener muchos problemas cuando se emplazan en una atmósfera muy húmeda. Los altos niveles de humedad ambiental producen una reducción de la transpiración por lo que una planta no adaptada puede asfixiarse al aumentar demasiado su temperatura. Sin embargo, muchas de las plantas de interior necesitan una humedad ambiental alta para vivir con normalidad.

En el interior de nuestras viviendas el ambiente con el que se encuentran las plantas de interior suele ser demasiado seco, tanto en invierno por la presencia de la calefacción, como en verano ya que el aire acondicionado lo que hace es eliminar la humedad ambiental para que tengamos las sensación corporal de frescura. Por lo tanto, en la mayoría de las ocasiones nos encontramos con el hecho de que las plantas de interior sufren las consecuencias de un aire demasiado seco.


Síntomas de falta o exceso de humedad en las plantas de interior.

Las plantas de interior pueden mostrar los problemas de falta de humedad mediante la caída de las hojas y la aparición de ciertas plagas como los ácaros. Por ejemplo el croton es una planta que requiere una humedad elevada y tiende a perder las hojas cuando la atmósfera se reseca, por lo que si pulverizamos las hojas con agua especialmente cuando la temperatura en la habitación es elevada y aumenta la transpiración, lograremos que mantenga las hojas en buenas condiciones. El tronco de Brasil es otra planta que necesita un ambiente húmedo. Por eso, a esta planta se le suelen secar las puntas de las hojas cuando esta en habitaciones demasiado resecas, especialmente en invierno con la presencia de la calefacción. Al aumentar el riego conseguiremos que la planta pueda transpirar mejor, siempre y cuando mantengamos las hojas bien limpias para que los estomas permanezcan abiertos. Es necesario pues limpiar bien las hojas con un trapo húmedo para que la planta pueda transpirar bien.

En invierno las plantas suelen incluso sufrir de más problemas de humedad que en verano. Durante esta época del año muchas plantas en su lugar natural estarían en época de reposo, sin embargo en nuestras casas, al encender la calefacción les creamos un microclima que les obliga a estar también activas durante este periodo. La calefacción reseca mucho el ambiente y esto se manifiesta en nuestras plantas de interior cuando las hojas se vuelven amarillas o aparecen puntas marrones en las hojas. Igualmente la falta de humedad determina que las flores duren menos.

Un exceso de humedad en las plantas suele manifestarse en forma de podredumbre, puntas marrones en ciertas plantas o manchas en las hojas. Este exceso contribuye a la aparición de enfermedades de carácter fúngico. Por ejemplo, los ficus suelen acusar el exceso de humedad con la aparición de manchas marrones en el borde de las hojas, especialmente las variedades variegadas. Si dejamos secar el suelo antes de volver a regar podemos detener esta anomalía. Este tipo de plantas necesitan un riego más escaso en invierno.

 

¿ Como aumentar la humedad en las plantas de interior?

 

Entre los diferentes recursos que tenemos para aumentar la humedad del aire se encuentran los siguientes:

Humificadores: La mejor manera de aumentar la humedad relativa de un espacio interior es mediante un humificador. Estos aparatos se pueden encontrar fácilmente en el mercado y consiguen aumentar la humedad de una forma automática. Por su precio más elevado, son interesantes cuando disponemos de muchas plantas de interior.

Pulverizadores: Resultan mucho más baratos que los humificadores, aunque se tienen que utilizar manualmente. Son convenientes cuando disponemos de pocos ejemplares. A la hora de pulverizar las plantas tenemos que tener en cuenta los siguientes consejos:

- No pulverizar sobre las flores porque se estropean, para ello las cubriremos temporalmente con una bolsita de plástico o colocaremos delante de las mismas una pantalla para que no les alcance el agua pulverizada.

- Es mejor que el agua se encuentre un poco tibia y que no contenga cal. En caso de vivir en un lugar con aguas duras es mejor utilizar agua mineral o un descalcificador.

- Pulverizar por las mañanas de manera que las hojas, al llegar la noche, se encuentren secas. La mayoría de las plantas prefieren que las temperaturas nocturnas sean más bajas por lo que el exceso de humedad y bajas temperaturas es un caldo de cultivo para la aparición de enfermedades.

- Hay ciertas plantas que no pueden pulverizarse porque el agua sobre sus hojas les causa perjuicios. Entre todos ellas se encuentran los cactus o las plantas suculentas y todas las que tienen las hojas vellosas, como la maranta o la violeta africana.

 

(Información adicional de como regar las plantas.)


Técnicas para aumentar la humedad:

Además de las anteriores podemos utilizar otra serie de técnicas para aumentar la humedad . Para ello podemos optar por alguna de las siguientes:

- Colocar la maceta dentro de un recipiente con grava : Colocamos grava en el fondo de un recipiente y añadimos agua hasta que esta no supere la grava, Posteriormente introducimos la planta colocando la maceta sobre la grava. De esta manera conseguiremos que la planta disponga de una humedad constante en sus raíces. Además, a medida que el agua se evapora, la humedad relativa del aire aumente.

- Colocar las plantas en grupos: Si reunimos las plantas en grupos conseguiremos crear una especie de microclima en el que la evaporación del agua de unas beneficia a las otras.

- Colocar la planta dentro de un recipiente mayor e introducir el tiesto en un lecho de musgo de turbera mojado : Dentro de un recipiente mayor que el tiesto de la planta introducimos musgo de turbera ( sphagnum peat moss), luego lo mojamos bien para que quede bien húmedo. Posteriormente introducimos la planta de manera que esta quede rodeada por todos los lados por una especie de nido realizado con este musgo. El musgo de turbera mantiene muy bien la humedad y la va cediendo poco a poco al ambiente.


Técnicas para disminuir la necesidad de humedad:

 

Sabemos que el grado de humedad necesaria de las plantas de interior viene influido por la temperatura, las corrientes de aire y por la luz. En ciertas ocasiones, como cuando nos vamos de vacaciones, es necesario proporcionar a las plantas el lugar adecuado para que necesiten la menor humedad posible. Para ello tendremos en cuenta los consejos siguientes:

- Apartar las plantas del sol : Con el objetivo de disminuir la traspiración es conveniente alejar las plantas de una orientación soleada. Lo mejor es colocar las plantas en una orientación norte que es la más fresca y donde ellas necesitaran menos luz. ( Más información sobre la luz en el listado superior)

- Buscar una buena ventilación pero sin corrientes de aire : La plantas necesitan estar ventiladas para que no desarrollen hongos. Sin embargo, las corrientes de aire evaporan el agua de las hojas y resecan la humedad ambiental. Un lugar bien ventilado y fresco es el ideal. Una pequeña terraza orientada hacia el norte nos podría servir. La costumbre de dejar las plantas durante las vacaciones en lugares muy cerrados con poca ventilación es responsable de que, al volver, muchas plantas se encuentren enfermas.

- Cortar las partes secas o marchitas : Al eliminar las partes de las plantas en malas condiciones conseguimos que tengan menos necesidad de consumir agua,

Más información sobre el riego en las plantas en el listado superior.

Información relacionada: Plantas de interior

 


www.botanical-online.com



El mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

dibujosparapintar.com