¿Por qué no se puede decir que un producto es saludable?

Este artículo ha sido avalado por Elisenda Carballido - Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

Declaraciones de salud en los productos naturales

¿Se puede etiquetar un producto como saludable?

Por un tema de legislación, no se puede etiquetar ningún alimento como saludable, ya sea este un alimento natural o un ultraprocesado poco recomendable.

leche para el colesterol

La legislación no permite etiquetar que las nueces disminuyen el colesterol, pero sí que una leche con omega 3 baja el colesterol. Ese caso concreto fue retirado del mercado, pero durante muchos años se ha permitido esa clase de publicidad, que en ocasiones aún se puede ver.

Aunque puede variar según la legislación de cada país, en general, las declaraciones de salud están prohibidas en los alimentos. Eso tiene sentido si pensamos que un sólo alimento no determina la salud de una persona, sino que la salud es mucho más compleja, y viene determinada por el conjunto de la alimentación, estilo de vida saludable, no fumar, etc.

También tiene sentido que no se permitan este tipo de declaraciones porque hay personas quienes no toleran algunos alimentos, aunque sean sanos (por alergia o por alguna enfermedad, por ejemplo).

Para no confundir al consumidor, no se permite etiquetar ningún alimento (ni medicamento) como «saludable». Hasta aquí podríamos estar todos más o menos conformes, el problema ocurre cuando vemos que hay muchos productos envasados que no parecen cumplir esta normativa… ¿Por qué algunos productos pueden llevar declaraciones nutricionales o de salud y otros no? ¿Por qué un plátano (muy rico en vitamina B6) no puede ser «para las defensas» y un yogur con menos cantidad de ese mismo componente añadido, sí puede?

¿Por qué no se puede decir que el consumo habitual de determinados alimentos es saludable?

Por otra parte, sabemos que hay alimentos cuyo consumo habitual puede prevenir algunas enfermedades, con datos más que evidentes en estudios científicos, como sería el caso de las frutas, las verduras, las legumbres, el pescado graso, las nueces o el aceite de oliva, entre muchos otros alimentos naturales.

nueces

Hay muchos estudios científicos que dicen que comer nueces cada día tiene beneficios para la salud, como la mejora de los niveles de colesterol.

Estas informaciones, que son totalmente ciertas y potencialmente beneficiosas para la población, tampoco se pueden poner en la etiqueta. Alguna vez sí hemos visto mallas de mandarinas poner «naturalmente rico en vitamina C y citroflavonoides», o envases de nueces «con alto contenido en omega 3«, pero poco más.

Supuestamente, son los gobiernos quienes se encargan de impulsar y promover el consumo de este tipo de alimentos saludables, y las etiquetas no pueden tener estas declaraciones de salud.

Críticas a este tipo de legislación

En la práctica, en el hipermercado las secciones de frutas, verduras, frutos secos y legumbres, son los menos atrayentes, en comparación a la promoción que reciben galletas, snacks y refrescos.

mandarinas

Los alimentos naturales normalmente no tienen embalaje ni declaraciones nutricionales, pero precisamente esto permite que sea mucho más ecológico consumirlos.

Precisamente lo más injusto de esta legislación es que no se permiten declaraciones saludables, pero sí eslóganes que inducen a engaño, como «galletas energéticas» repletas de azúcar, «productos enriquecidos en» que realmente aportan poco, «yogures 0% grasas» pero que están repletos de azúcar, barritas «con proteínas» que realmente tienen menos proteína que un yogur,… y así podríamos seguir con una lista muy larga de publicidad engañosa.

Estos eslóganes lo que consiguen es llevar al consumidor a comprar toda una serie de productos ultraprocesados pensando indirectamente que son sanos.

¿Se puede poner en el envase que la miel es saludable o medicinal?

miel

La miel es un producto natural, que se puede obtener de muchas formas. Conviene comprar aquella que procede de apicultores de confianza (miel cruda de la región).

Existe una larga tradición de uso medicinal de la miel, y también es cierto que existen estudios científicos que corroboran algunas de sus propiedades (antibióticas, en la miel cruda). Sin embargo, tampoco se permite poner en el etiquetado que la miel cura nada. Eso tiene sentido para poder diferenciarlo de un medicamento y evitar posibles problemas que podrían tener consecuencias fatales.

Por ejemplo, se debe evitar que alguien desinformado intente curar una infección grave con miel. Aunque nos parece evidente que eso no es correcto, la ley sirve precisamente para proteger a aquellas personas que no tienen suficientes conocimientos como para discernir entre lo que es un medicamento y lo que es un alimento que sirve de ayuda o complemento de un tratamiento.

¿Se protege al consumidor?

A parte de los eslóganes publicitarios, las declaraciones nutricionales son otro tema pendiente de la legislación. Aunque todos los productos estén «legalmente bien etiquetados», a la práctica el consumidor NO SABE interpretar las cifras ni los ingredientes. ¿Cuánto es mucho o poco de azúcar o de una vitamina?

Hay iniciativas interesantes para corregirlo, como poner semáforos nutricionales a los alimentos, pero las grandes empresas, que saldrían perjudicadas al poner azúcar, demasiadas calorías, o demasiada sal en casi todos sus productos, se han opuesto o han hecho propuestas totalmente insuficientes.

En definitiva, el etiquetado nutricional actual aún tiene que mejorar para poder ayudar a los consumidores a hacer mejores elecciones dietéticas.

Recomendaciones para productores

Como empresas comercializadoras hay que asesorarse y cumplir con el tema del etiquetado nutricional correctamente. Es un tema de legislación, que es compleja, criticable y mejorable, pero también es necesaria y tiene una utilidad.

Lamentamos que muchas veces la legislación perjudique a los comerciantes de productos naturales, quienes contemplan con impotencia cómo ellos no pueden promocionar sus verduras o su miel, mientras grandes marcas promocionan toda clase de productos insanos con eslóganes engañosos.

Los comerciantes pueden proporcionar las propiedades de sus productos con información en sus otros canales, como revistas, charlas, redes sociales o web, pero no lo pueden poner en los envases, por su propio interés, ya que podría ser sancionado. Desde Botanical online nos animamos a ayudarles en hacer esta difusión.

Punto rojo Más información sobre productos naturales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.