Serpientes invasoras en España

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

Serpientes exóticas invasoras en Baleares y Canarias

¿Qué es una especie exótica invasora?

Cangrejo de río

Foto de cangrejo de río americano (Procambarus clarkii)

Se considera especie exótica invasora cuando llega a los ecosistemas o hábitats naturales o seminaturales, consigue prosperar y amenaza con su presencia la diversidad biológica original de aquel lugar donde ha sido introducida.

Muchas son las especies exóticas invasoras. En España, destaca el cangrejo de río americano (Procambarus clarkii), el muflón europeo (Ovis orientalis musimon), la gambusia (Gambusia holbrooki) o más recientemente la tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans) o, por ejemplo, el mosquito tigre (Aedes albopictus).

¿Existen serpientes invasoras en España?

El número de especies exóticas invasoras en España de reptiles es mucho menor que el de otros animales, como aves, peces, mamíferos o artrópodos. Aun así podemos encontrar algunos ejemplos de reptiles exóticos invasores en este país, principalmente en sus islas.

En territorio insular, en las Baleares son conocidos los casos de diferentes culebras que en tiempos más antiguos o más recientemente han llegado para quedarse y lo mismo puede decirse de las Islas Canarias con la serpiente rey de California, de nombre científico Lampropeltis getula californiae.

Dentro de la Península Ibérica es muy raro encontrar alguna especie invasora que se haya naturalizado y viva y se reproduzca de forma salvaje con toda naturalidad.

¿Por qué es más fácil encontrar especies de ofidios invasoras en las islas que en el continente?

De forma general, las islas son ecosistemas más sensibles al establecimiento de especies invasoras que los continentes por el fenómeno de aislamiento al que se han visto obligadas a sufrir las especies que se encuentran allí. Los animales nativos de las islas han evolucionado generalmente bajo unas condiciones de falta de enemigos naturales, tanto depredadores como parásitos.

Por dicho motivo, cuando llega una especie exótica invasora a una isla se suele encontrar en una situación de ventaja respecto a las especies que allí se encontraban de forma natural.

Esta falta de enemigos naturales también explica porque los animales de las islas y también las serpientes de las islas españolas son más grandes que los ejemplares de su misma especie que viven en los continentes. Este fenómeno tan curioso se conoce bajo el nombre de gigantismo insular.

¿Qué serpientes exóticas invasoras hay en España?

Foto de culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) La culebra de herradura es un reptil antropófilo

Las Islas Baleares representan un escenario de invasión biológica muy importante en términos herpetológicos. Varias especies de culebras, siendo las más estudiadas la culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis), la culebra de escalera (Rhinechis scalaris), la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), la culebra de cogulla (Macroprotodon mauritanicus) y la culebra viperina (Natrix maura), han invadido las diferentes islas que constituyen el archipiélago en diferentes momentos.

No todas las especies de ofidios que se encuentran ahora en Baleares en estado salvaje provienen de especies europeas o mediterráneas. En este mismo lugar de Europa también se ha documentado el caso de la serpiente del maíz (Elaphe guttata), de origen americano, que habita de forma nativa en Estados Unidos y México.

En las Canarias cabe citar el caso de Lampropeltis getula californiae o serpiente rey de California como ejemplo de especie exótica invasora. Aunque en las Islas Canarias los casos de ofidios invasores sean mucho menores que en el archipiélago balear su importancia radica en que todo el archipiélago canario no ha estado poblado de forma natural por serpientes hasta la llegada de estas serpientes invasoras.

¿Cuál es el origen de las serpientes invasoras que hay en España?

Algunas especies de ofidios, como la culebra de escalera o la culebra viperina, llegaron de la mano del hombre a la isla de Mallorca y/o Menorca, que las introdujo en tiempos de los griegos y romanos para sus rituales religiosos o para inducir el miedo a sus enemigos durante las batallas.

Posiblemente, ya en épocas pretéritas, el transporte marítimo supuso la introducción de algunas de estas especies en algunas de las islas Baleares. Pero esta vía de entrada de especies invasoras sigue actuando hoy en día para especies como la culebra bastarda, la culebra de herradura o la culebra de escalera gracias al comercio del olivo. Los olivos, normalmente de grandes dimensiones, suelen llegar de la Península Ibérica a veces con algún polizón escondido en su tronco, no solamente serpientes.

En Ibiza y Formentera jamás ha habido serpientes, pero en otras islas del archipiélago balear como Mallorca o Menorca, se cree que las serpientes introducidas tales como la culebra de cogulla o la culebra de herradura han llegado de la Península Ibérica o del norte de África.

Para el caso canario con la serpiente rey de California, su entrada fue llevada a cabo por la liberación intencionada o no de varios ejemplares que se mantenían en cautividad como mascotas. Lo mismo ha sucedido con la serpiente del maíz en las Baleares.

Problemas que causan las serpientes invasoras en España

El problema principal de la serpiente rey de California sobre el medio ambiente se basa en la acción negativa que ejerce sobre los reptiles endémicos canarios, como el lagarto de Gran Canaria (Gallotia stehlini), pero también supone su presencia daños sobre las poblaciones de otros animales, principalmente reptiles pero también otras especies, como el amenazado pinzón azul de Tenerife (Fringilla teydea).

De un modo parecido a lo que sucede con la serpiente rey de California en las Canarias, en las Islas Baleares los ofidios invasores con su actividad depredadora ponen en peligro a la fauna autóctona más amenazada. En Ibiza, la lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis) es presa fundamental de la culebra de herradura. Además de la lagartija de las Pitiusas, otros reptiles son atacados por este tipo de serpientes constituyendo una fracción de su dieta mucho mayor que en otros puntos de su área de distribución, pero la notoriedad de la lagartija de las Pitiusas radica en que es una especie endémica.

Análoga a la situación de la culebra de herradura y la lagartija de las Pitiusas en Ibiza, en Mallorca la culebra viperina se alimenta, entre otras presas, de larvas y adultos de sapillo balear, una especie de anfibio anuro endémico de Mallorca (Baleares, España). Tal es el impacto que tiene este ofidio sobre el anfibio que solo se encuentra actualmente en angostos torrentes de un único sistema montañoso, llamado Serra de Tramontana, allí donde el sapillo balear escapa de la presencia de la culebra viperina.

Dejando a un lado el impacto directo sobre la fauna autóctona por depredación, otro problema no menos importante es la actuación de estas especies como medio de introducción de nuevos parásitos. La serpiente del maíz es un portador de patógenos, como la bacteria ricketsia Cowdria ruminantium causante de hidropericardiasis, que puede afectar a los animales salvajes y domésticos.

El cambio climático puede propiciar que haya más especies invasoras en España

Estudios recientes han permitido llegar a la conclusión que el cambio climático favorece la supervivencia de algunas serpientes en la Península Ibérica, como la culebra de herradura o la culebra bastarda y aumenta su éxito reproductivo.

Estos resultados podrían ser extrapolados para las poblaciones de estas mismas serpientes que viven en las islas Baleares, de clima también mediterráneo, y que ahí son consideradas especies exóticas invasoras.

¿Cómo combatir el problema de las serpientes invasoras en España?

Las especies invasoras que su presencia tiene una larga historia en la región donde han sido introducidas, como es el caso de la culebra de escalera en Menorca, se han naturalizado y se han espandido durante cientos de años, por lo que establecer medidas de erradicación es algo inútil, pero si que es muy importante tratar de prevenir las dispersiones hacia otras zonas a partir de los puntos donde se han establecido.

Para evitar nuevas introducciones de serpientes invasoras se pueden aplicar como medidas preventivas:

  • Inspección y cuarentena de las mercancías.
  • Inspección del transporte marítimo.
  • Control y monitoreo de los árboles, sobre todo olivos en el caso de las Baleares.

Para los casos en los que proceda, cuando la especie invasora todavía no se ha establecido, se aplican medidas de erradicación en los que se pueden utilizar trampas para ofidios, combinado con la utilización de perros adiestrados si es el caso.

Más información sobre las serpientes.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

21 abril, 2020

Otros artículos de interés