Plagas y enfermedades del cultivo de acelgas

Este artículo ha sido avalado por Julián Masats - Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

Plagas y enfermedades del cultivo de acelgas

Plagas que pueden afectar al cultivo

Cultivo de acelgas

Las principales plagas que les afectan son:

  • Los pulgones: que atacan las partes más bajas y tiernas, produciendo daños en las mismas. Podemos combatirlo con procedimientos químicos o mediante otros recursos más naturales. (Véase más información sobre los pulgones)
  • La mosca de la remolacha (Pegomya hyoscyami) Las larvas de este insecto, llamadas también minadores de las hojas, excavan túneles en las hojas que determinan que se sequen las mismas. Cuando el ataque se produce en la juventud de las plantas, se detiene su crecimiento. Para tratar esta plaga, en estadios no muy desarrollados, se pueden arrancar las hojas afectadas. Una infección importante requerirá el uso de insecticidas.
  • La araña roja (Peronospora parasitica f.sp. brassicae) Es una enfermedad producido por hongos durante las épocas de más humedad haciendo que las hojas se vuelvan amarillas. Aunque puede tratarse con algún producto específico es mejor elegir plántulas cultivadas que estén libres de la enfermedad.
  • La mosca minadora: (Liriomyza huidobrensis) Son moscas muy pequeñas de color negro, cuyas larvas cavan galerías en el interior de las hojas. Se tratan con algún insecticida sistémico. Una solución ecológica es macerar la misma proporción de alcohol etílico, agua y ajo, durante una semana. Posteriormente se diluye la mezcla en agua en proporción de 20 partes de agua por cada litro de preparado y se fumiga con ello las plantas cada 4 días.
  • El alacran cebollero: (Gryllotalpa gryllotalpa) Es un insecto que excava túneles en el suelo y se alimenta de las raíces o bulbos de las plantas. La mejor solución consiste en utilizar un insectidida adecuado.
  • Los caracoles y las babosas: Caracoles y babosas constituyen plagas habituales del huerto y del jardín, especialmente en los días lluviosos de primavera, cuando salen especialmente por la noche a devorar los brotes tiernos de las plantas. Sabemos que han actuado sobre las plantas por los regueros mucosos que dejan, muchas veces cubiertos por excrementos así como por los agujeros que realizan en las hojas y los tallos. Pueden incluso atacar las partes comestibles subterráneas. En el huerto atacan la mayoría de las hortalizas, como remolachas o lechugas. La aplicación de helicidas en cebos o la pulverización con metalhehidos han sido las formas habituales de tratar con estas plagas. Otros procedimientos ecológicos incluyen el uso de barreras de aserrín alrededor del tallo de las plantas, trampas con cerveza,, rodear las plantas con hojas de patatas, de tomate o de capuchina.

Enfermedades de las acelgas

Entre las enfermedades más generalizadas se encuentran:

  • Mildiu (Peronospora farinosa. Peronospora spimaceae) Es un hongo que aumenta su desarrollo con el aumento de la humedad ambiental. Produce manchas en las hojas que se van volviendo amarillas y una especie de capa algodonosa en el envés de las hojas. El tratamiento preventivo se centra en la reducción de la humedad, mediante la aireación de las plantas dejando más espacio entre los ejemplares o entre las filas. Resulta conveniente utilizar semilla tratadas y certificas y variedades resistentes a esta enfermedad, así como la rotación de cultivos. El riego por aspersión es algunas veces responsable por lo que se recomienda regar con inundación. En cuanto al tratamiento químico se puede tratar con fungicidas ricos en cobre.
  • Oídio: Produce una especie de moho sobre toda la hoja que empeora y se extiende con las altas temperaturas. De no pararse la infección producirá la caída de las hojas. (Más información sobre el oídio)
  • Cercosporiosis: (Cercospora betícola.) Forma manchas grises en las hojas rodeadas de un halo o cerco más oscuro rojizo. Las manchas terminan por juntarse y producen la muerte de las hoja. Esta enfermedad se acrecienta con el aumento de la humedad, por lo que se recomienda dejar espacio en las plantaciones para que las plantas se ventilen. Habrá que eliminar los ejemplares afectados y tratar el resto con un fungicida cúprico. La rotación de cultivos y el uso de semillas seleccionadas resistentes constituyen el mejor método de prevención.
  • Pie negro : La base de la planta ennegrece y posteriormente se ennegrece y se agrieta la raíz. Esta enfermedad estropea toda la planta y el único tratamiento es la prevención mediante el uso de semillas sanas.

Principales deficiencias de minerales

  • Deficiencia de magnesio: Produce palidez en las hojas más viejas o enrojecimiento en las jóvenes. Aplicar sulfato de magnesio (20 g por litro) un par de veces cada 15 días.
  • Deficiencia de manganeso: produce bordes de las hojas enrollados hacia adentro. En los nervios aparecen manchas amarillas. La solución pasa por rociar las hojas con sulfato de manganeso en la proporción de 2,5 g por litro de agua.
Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

17 marzo, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.