Cultivo de lavanda: Enfermedades y plagas de la planta

Este artículo ha sido avalado por Julián Masats - Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

¿Qué tipo de problemas puede tener el cultivo de lavanda?

Ramilletes de lavada

Cuando un cultivo o una planta de lavanda presenta algún tipo de afectación visible, lo más importante es saber detectar el agente causante, es decir, qué tipo de bacteria, hongo, insecto o animal, está ocasionando daños en la planta. Otras veces, los cambios de coloración o el marchitamiento de la planta pueden ser ocasionados por déficits de nutrientes en el terreno de cultivo, por exceso de humedad, poca insolación, etcétera.

En caso de plagas causadas por animales o microbios, nosotros recomendamos utilizar en primera instancia tratamientos ecológicos. Si faltasen nutrientes en el suelo, un buen remedio ecológico sería el purín de ortigas casero. En cualquier caso, a continuación se detalla el tratamiento para cada tipo de afectación:

Plagas de los cultivos de lavanda

Las principales plagas que afectan a la lavanda son:

  • Meligetes: (Meligethes subfurumatus / Meligethes exilis) Son dos tipos de escarabajos que atacan las flores de esta planta. El tratamiento supone el uso de pesticidas, como el paration, antes de que aparezcan las flores.
  • Sophronia humerella: Se trata de una mariposa cuyas larvas se comen los brotes nuevos. Se debe aplicar un pesticida.
  • Cecidomia: (Thomasiniana lavandulae) Es la principal plaga que afecta a la lavanda. Se trata de una mosca cuyas larvas penetran dentro de las ramas y los tallos lo que produce la podredumbre de los mismos y la muerte de la planta. El tratamiento requiere la aplicación de un insecticida adecuado durante el invierno o principios de primavera para eliminar la mosca antes de que ponga los huevos.
  • Cuscuta (Cuscuta pentagona) Es una planta parásita que produce unos órgano de succión denominado haustorio que extrae la savia de la planta. Puede eliminarse manualmente antes de que haya invadido el campo o,si es necesario, mediante herbicidas.
  • Además de estas plagas, se ha de considerar la posibilidad de otras menos importantes como pulgones, cochinillas o langostas.

Enfermedades de la lavanda

Las principales enfermedades que afectan a la lavanda son hongos:

Lavandula dentata
  • Phoma: ( Phoma lavandulae) Es un hongo que se reproduce fácilmente causando estragos entre los cultivos de lavanda. Este tipo de enfermedad obliga a quemar las plantas infectadas.
  • Armillaria mellea :Es un hongo responsable de la podredumbre de las raíces a las que ataca alimentándose de las mismas y robándoles el agua y los nutrientes. Ataca a muchos árboles, entre ellos: manzanos, prunus, eucaliptos, acacias, etc así como a las rosas o las vides. La prevención principal para la lavanda es conseguir que el terreno tenga un buen drenaje de manera que el agua no se quede encharcada en las raíces.
  • Moho gris: (Botrytis cinerea): Produce podredumbre en las flores cuando las condiciones ambientales de humedad son muy altas. La solución se encuentra en una mayor aireación de los cultivos y la aplicación de un fungicida adecuado.
  • Rhizoctonia: Es otro tipo de hongo de las raíces, muy común en el trigo, en la cebada o en el césped, que origina la muerte de la planta, produciendo parcelas del terreno desprovistas de plantas. En el desarrollo de este hongo influye el exceso de humedad y el exceso de abonos ricos en nitrógeno, combinado con temperaturas elevadas. Entre los síntomas más claros de esta enfermedad se encuentra la aparición de manchas irregulares de color marrón en las hojas o en los tallos. La prevención supone una utilización moderada del nitrógeno así como la aireación y el buen drenaje del terreno. Se aplicara un fungicida adecuado cuando sea necesario.
  • Tristeza de la lavanda: Se trata de un tipo de enfermedad caracteriza por una pérdida de la fuerza de las plantas que disminuyen el tamaño y la producción. Parece ser que más que una enfermedad se trata de un conjunto de síntomas debidos a una serie de factores diversos: La falta de rotaciones en el terreno con el consecuente empobrecimiento del mismo, la existencia de microorganismos patógenos, la presencia de demasiado fertilizante en el terreno, o el resultado de alguna enfermedad o plaga como las estudiadas anteriormente. Para evitar esta enfermedad, se recomienda realizar cultivos alternativos, combinando la lavanda con otros cultivos bianuales como la cebada, el trébol u otras leguminosas, o sencillamente dejando descansar la tierra durante un año para que se recupere.

* Seguir leyendo: Cultivo de la lavanda

Julián Masats
Escrito por Julián Masats Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

21 marzo, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar