Malas hierbas

Características de las malas hierbas

¿Qué es una hierba?

Desde un punto de vista meramente botánico, se considera hierba a toda planta carente de tallo leñoso, que no consigue vivir permanentemente, al menos la parte externa de la misma.

malezas
Para muchos horticultores, es muy difícil controlar el crecimiento de hierbas.

Características de las hierbas

Suelen ser plantas de ciclos anuales, que en poco tiempo son capaces de desarrollar hojas, flores, frutos y muchas semillas. Son en realidad vegetales con una gran capacidad de supervivencia, adaptación y dispersión.

Por ejemplo, las cerrajas (típicas "malas hierbas" del huerto) crecen en primavera y a finales de verano ya ha completado todo su ciclo, esparciendo cientos de semillas que germinarán al año siguiente.

¿Qué es una mala hierba?

Desde un punto de vista botánico, no existen las malas hierbas. El concepto mala hierba se ha de entender desde el punto de vista de la producción o cultivo de las plantas.

Es un término que resulta particularmente importante, aunque no exclusivo, para los horticultores, campesinos, jardineros y otros profesionales interesados en conseguir la máxima eficacia económica.

Definición de mala hierba

Se entienden como malas hierbas aquellas especies vegetales de naturaleza herbácea que dificultan o impiden que otra especie expresamente cultivada pueda crecer, desarrollarse o producir en sus mejores condiciones.

MALAS HIERBAS
Campo invadido por malas hierbas

¿Cuáles son las malas hierbas?

Desde este punto de vista, cualquier planta herbácea puede ser considerada como una mala hierba siempre que no cumpla su función. Por ejemplo, los guisantes constituyen un cultivo de primera clase cuando se plantan expresamente, pero muchas semillas de guisantes rebrotan espontáneamente cuando en ese mismo campo se plantan cereales como el trigo. En este caso la planta del guisante nacida entre las espigas de trigo puede considerarse una mala hierba.

Muchas de las plantas medicinales, desde un punto de vista del horticultor o el jardinero, se pueden considerar como malas hierbas. Este es el caso de plantas tan conocidas por sus propiedades terapéuticas como el diente de león, que constituye una auténtica plaga en jardines y huertas.

No obstante, el mismo diente de león puede utilizarse como verdura y como flor para decorar parterres. En estos dos casos tanto el horticultor como el jardinero se sentirán muy orgullosos de ver como esta "mala hierba" crece ufanosamente en su parcela.

Aunque la mayoría de las plantas medicinales se recogen de hierbas nacidas espontáneamente en el campo, algunas, como el diente de león, también se cultivan expresamente como plantas medicinales, por lo que, en este casos, tampoco se pueden considerar como mala hierbas.

No debemos olvidar que los vegetales que cultivamos en la actualidad fueron en su día hierbas que crecían libremente por el campo.

Malas hierbas terapéuticas

Desde un punto de vista terapéutico, no existen malas hierbas. El diente de león (Taraxacum officinale) constituye una auténtica pesadilla para los jardineros que quieren tener un césped pulcro. Sin embargo, como su apellido indica (officinale), se trata de una de los mas preciados remedios naturales, una auténtica medicina para el hígado y un aliado insustituible para las personas que quieran adelgazar.

Otras plantas, consideras hierbas en otros lugares, son "flores de jardín, de interior o de terraza" muy alabadas en otras latitudes. Así tenemos el caso de de la poinsettia, (Euphorbia pulcherrima) también llamada estrella de Navidad o flor de Pascua. Esta planta es una auténtica mala hierba en México, su lugar de origen, donde crece espontáneamente y se reproduce con vigor.

poinsettia
La poinsettia es una flor decorativa o una maleza dependiendo del país.

Fuera de su lugar de origen, esta planta es una de las flores de interior más apreciadas y el símbolo de la Navidad. En Estados Unidos incluso existe el Día Nacional de la Poinsettia (National Poinsettia Day), que se celebra el 12 de Diciembre en conmemoración del día de la muerte de Joel Roberts Poinsett, un embajador americano en México que se supone que introdujo la flor de Pascua en su país. Curiosamente, esta planta pertenece a la familia de las Euforbiáceas, en la que están incluidas las lechetreznas auténticas "malas hierbas" de los campos mediterráneos.

Malas hierbas y ecología

Tampoco hace falta insistir demasiado en que, desde un punto de vista ecológico, resulta totalmente inadecuado, incluso ofensivo, el término "mala hierba" dada la importancia que desempeñan todas las plantas herbáceas dentro de un ecosistema determinado.

Beneficios de las hierbas

Su papel como portadoras de riqueza genética, como generadoras de oxígeno, como base de la cadena alimentaria, etc. resulta indiscutible.

beneficios plantas
Características y funciones de las plantas

Tipos de malas hierbas

Realizadas estas apreciaciones, vamos a estudiar en este capítulo las malas hierbas desde un punto de vista de la producción. Así pues, consideraremos "malas hierbas" a aquellas hierbas no deseadas que crecen entre cultivos.

En un sentido más amplio, además de las plantas puramente herbáceas, también se incluyen aquí las matas, que son aquel tipos plantas que poseen tallos leñosos en su base y presentan una altura inferior al metro.



Las lechetreznas son malas hierbas habituales de los campos de cultivo a lo largo de toda la temporada.

Las rabaniza blanca es una mala hierba que invade campos de almendros en invierno.

Las maravilla silvestre, el diente de león y la amapola son muy comunes al llegar la primavera.

¿Qué daños o perjuicios ocasionan las malas hierbas?

Las malas hierbas afectan las cosechas porque disminuyen o anulan el desarrollo y la producción de estas últimas. Las malas hierbas son perjudiciales para la agricultura, horticultura o jardinería porque compiten con las plantas específicamente cultivadas quitándoles aquellos principios que les resultan necesarios para poder vivir adecuadamente.

La competencia entre hierbas no deseadas y plantas cultivadas se centra fundamentalmente en una lucha continua por hacerse dueño de uno de los siguientes recursos:

  • Agua: el agua es necesaria para disolver los minerales y poder absorberlos a través de sus raíces, de manera que sean transportados a las hojas donde se va a realizar la fotosíntesis. Igualmente, una vez realizado este proceso, los nutrientes elaborados deberán ser repartidos a lo largo de toda la planta, para que pueda nutrirse adecuadamente. Sin el agua adecuada, el metabolismo de la planta se detiene o se ralentiza y la especie afectada no crece adecuadamente o no produce los frutos deseados.

  • Nutrientes: Las plantas necesitan los nutrientes adecuados en la proporción requerida para vivir en buenas condiciones. Todos los nutrientes son necesarios, por lo que se debe abonar las plantas regularmente para que no presenten deficiencias. Así, por ejemplo, en el caso de falta de nitrógeno se produce el amarillamiento de las hojas y su posterior caída. La planta presenta un desarrollo menor y con pocas hojas. Para enriquecer el suelo en nitrógeno, los agricultores vierten sobre él abonos orgánicos, como el estiércol, nitratos o fertilizantes nitrogenados. Sin embargo, las malas hierbas tienen una gran capacidad para consumir estas aportaciones.

  • Luz: La luz es necesaria para realizar la fotosíntesis. Sin la luz adecuada, al igual que pasaba con el agua, la fotosíntesis se ralentiza o incluso se detiene. La falta de luz, especialmente en plantas rastreras o de tamaño reducido, cubiertas por malas hierbas, puede ocasionar un crecimiento anómalo que se manifiesta generalmente con la aparición de plantas que tienen tallos demasiado alargados, blanquecinos y flojos y con una producción inexistente o raquítica.

  • Plagas y enfermedades: Sobre las malas hierbas pueden vivir muchos insectos, bacterias u hongos que posteriormente se instalan sobre las cosechas. Si no se eliminan las malas hierbas, el tratamiento fitosanitario de las plantas afectadas por plagas o enfermedades no resultará eficaz porque, a la larga o a la corta, los cultivos se verán de nuevo invadidos por individuos que se hospedaban en las malas hierbas. (Más información sobre plagas y enfermedades de las plantas en el listado superior)

  • Dificultad de laboreo: Para poder cuidar los cultivos adecuadamente deben estar bien limpios. Las malas hierbas dificultan también la recogida de los frutos y obstaculizan el paso del agua a través de los canales de riego.


Quitar las malas hierbas es una faena constante en las labores de cultivo del huerto

Caracoles y babosas son dos de las principales plagas que pueden esconderse entre las malas hierbas.

Toxinas a los animales o personas

Algunas hierbas silvestres pueden resultar perjudiciales para los animales o para las personas ya que contienen principios tóxicos. Entre las plantas tóxicas que pueden crecer entre los cultivos se encuentra, por ejemplo, la neguilla, también llamada candelaria o hierba mala del trigo (Agrostema ghitago) que crece fundamentalmente sobre campos de cereales. Sus semillas son ricas en agrostemina y gitaginsaponina, dos principios tóxicos que pueden incorporarse a la harina cuando sus semillas se muelan junto con los granos del trigo.

Comer habitualmente pan que contiene esta toxina produce una enfermedad llamada gitagismo que se caracteriza porque la persona que la padece suele adelgazar mucho, presentar problemas gastrointestinales y termina presentando una gran debilidad. Si la intoxicación continua, puede producir su muerte. Esta semilla también afecta a todos los animales de granja o corral con síntomas parecidos a los de las personas. En el pasado esta enfermedad era bastante común. Afortunadamente, hoy en día resulta muy difícil de contraer dado que el tratamiento de las semillas y de los campos de cultivo ha eliminado prácticamente esta posibilidad.

Otras veces, las intoxicaciones por malas hierbas se producen principalmente en animales, al comer el pasto donde estas crecen. Este es el caso del cólquico o azafrán silvestre, también llamado mataperros. Se trata de una hierba vivaz, provista de un bulbo, a partir del cual crece una flor de color rosado liloso parecido al azafrán que crece en las zonas de pasto de las montañas.

Toda la planta contiene colchicina, un alcaloide muy tóxico cuya ingestión produce dolor de estómago, vómitos, diarrea, debilitación del pulso, convulsiones e incluso, en casos graves, coma. Antiguamente las intoxicaciones en las personas se producían cuando se elaboraban preparados caseros contra la gota, el reumatismo o el cáncer. Se conocen muchos casos de fallecimientos. Hoy en día, no se utiliza en preparaciones medicinales por lo que las intoxicaciones en personas son muy raras salvo en algún caso aislado en el que ha sido confundida con el azafrán. No ocurre lo mismo con los animales ya que se conocen muchos casos de fallecimientos de caballos, vacas y ovejas.

Tipos de malas hierbas

Tenemos varios tipos o clases de malas hierbas:

  • Malas hierbas anuales: Son aquellas que solamente viven una temporada. Entre estas tendríamos plantas tan comunes como las amapolas o los quenopodios. Son plantas que crecen rápidamente y tienen una duración muy corta. La mayoría nacen, crecen y florecen durante la primavera y verano y producen sus frutos a finales de verano u otoño. De esta manera, pueden dispersar sus semillas antes de que se puedan recoger los frutos de las plantaciones donde crecen. De esta manera aseguran su continuidad para el próximo año.

  • Hierbas bienales: Son aquellas que duran un par de temporadas. En la primera temporada es cuando se produce el crecimiento. En la segunda aparecen las flores y los frutos.

  • Malas hierbas perennes: Son aquellas que viven durante varias temporadas. Todas ellas presentan una serie de recursos que les permiten sobrevivir con mucha facilidad durante años.

¿Cómo deshacerse de las malas hierbas?

El método tradicional más utilizado para luchar contra las malas hierbas es el desherbaje manual, que consiste en utilizar herramientas manuales, como la azada o el escardillo para remover las hierbas del suelo. Se trata de un método muy válido, perfectamente utilizaba y necesario en pequeños jardines, terrazas huertos o producciones agrarias. Otro método utilizado en este tipo de producciones puede ser el acolchado o la utilización de herbicidas, aunque este último no resulta conveniente puesto que es más adecuado y posible utilizar los anteriores.

En producciones más grandes el desherbaje manual resulta prácticamente imposible. En este caso, se debe recurrir a un desherbado mecánico, mediante la utilización de maquinaria motorizada y herramientas específicas o a un desherbado químico, mediante herbicidas.

Más información sobre las malas hierbas.

Otros artículos de interés

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar