Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Cuidados de la buganvilla

El cultivo de la buganvilla

¿Que es la buganvilla?

La Buganvilla (Bouganvillea Sp.) es un arbusto trepador de la familia de las Nictagináceas de hasta 15 m.

Normalmente cuando se cultiva fuera de su lugar de origen suele alcanzar los 4 metros, con un crecimiento anual posible de medio metro.

Se trata de plantas trepadoras que producen largos tallos provistos de aguijones con los que se ayudan a engancharse a las superficies para trepar.

Buganvilla planta

Buganvilla

Características de la buganvilla

La buganvilla produce ramas leñosas provistas de espinas.

Hojas verde brillantes, acorazonadas, glabras.

Flores pequeñas de color amarillo rodeadas de brácteas muy llamativas de colores muy variados que van desde el rojo hasta el violeta, pasando por el blanco, fucsia, etc.

¿De dónde proceden las buganvillas?

Originaria de América tropical o subtropical,, fue descubierta por el navegante francés Louis de Bouganinville, de donde procede su nombre.

En climas tropicales húmedos son plantas de hoja perenne, pero, cuando son cultivadas en otras zonas o tan cálidas o no tan húmedas, se convierten en plantas de hoja caduca dado que el frío o el exceso de calor produce la caída de las hojas.

De igual manera, en su lugar de origen suelen florecer en los periodos más secos. En otras zonas más templadas suelen tener su máxima floración durante el verano y el otoño.

Especies y variedades de buganvillas

Existen aproximadamente 14 especies de buganvillas. De entre estas las 4 más comunes utilizadas en jardinería son:

- Bougainvillea glabra: Es la especie más utilizada en jardinería. Procede de Brasil Crece hasta los 9 metros de altura. Sus tallos tienen aguijones finos y recurvados, con hojas con pelos pequeños. Produce flores abundantes con brácteas de color blanco o púrpura. Tiene muchas variedades de muchos colores: rojo, naranja, amarillo, violeta, etc.

- Bougainvillea peruviana: Procede de Perú, Ecuador y Colombia, se caracteriza por ser menos vigorosas y por poseer tallos verdosos y menos lignificados. Sus hojas son glabras. Brácteas mas pequeñas de color rosado violáceo.

- Bougainvillea x buttiana: Es un cruce entre Bougainvillea glabra y Bougainvillea peruviana. Es una especie muy vigorosa, con hojas verde oscuras. Entre las muchas variedades tenemos: " Reina naranja" (= Louis Wathen) con brácteas de color naranja que se vuelven rosadas o la variedad " Oro de Hawai" con brácteas dorado anaranjadas que se vuelven mas rosadas con el tiempo.

- Bougainvillea spectabilis: Es otra de las especies muy utilizadas. Procedente de Brasil. Crece hasta los 6 metros de altura. Sus hojas son mas oscuras que el resto de buganvillas, con hojas más peludas y cubiertas de una vellosidad muy destacada en el envés. Florece durante el verano y sus brácteas presentan un color rojo brillante o púrpura.

Otras variedades híbridas son: Rojo San Diego o Hellen Johnson.

Buganvilla planta

Bougainvillea glabra

Usos de las buganvillas

Las buganvillas son plantas trepadoras que puede utilizarse para adornar paredes, vallas, muros, verjas, setos, etc. Aunque están provistas de fuertes aguijones que les ayudan a engancharse a las superficies, a medida que crecen y aumentan de peso y tamaño, necesitan que las fijemos adecuadamente para que puedan aguantarse. En caso contrario, las ramas se suelen descolgar y penden hacia el suelo.

Además de cubrir superficies verticales, las buganvillas pueden crecer horizontalmente cuando no encuentran la superficie vertical donde agarrarse. Esto las hace muy útiles para cubrir superficies horizontales más o menos empinadas, especialmente en pendientes o terraplenes.

Las buganvillas pueden adquirir un aspecto arbóreo si se les proporciona un sostén y una poda adecuada. Generalmente para este uso se suelen utilizar ejemplares pequeños plantados en maceta. Un uso parecido a este, aunque mucho más controlado, es cuando se utiliza como bonsái.


Las buganvillas (flores)

Las buganvillas florecen preferentemente en primavera, aunque pueden florecer a lo largo de todo el año si las condiciones le son favorables. Con más o menos profusión, se pueden ver flores sobre este arbusto en cualquier época del año, aunque es en primavera cuando alcanzan su máxima expresión.

Normalmente con temperaturas cálidas esta comienza durante el mes de mayo, alcanza su plenitud durante el junio y se prolonga hasta finales de septiembre.

En realidad las flores son muy pequeñas y de color amarillo. Dado que tienen muy poca vistosidad, la planta ha desarrollado unas hojas especiales, llamadas brácteas que rodean las flores, y que son las que realmente atraen a los insectos.

Las brácteas de las buganvillas pueden tener colores muy diferentes (rojo, rosado, fucsia, naranja, etc)

Las buganvillas (Riego)

Regular, muy abundante durante la época de crecimiento. Aproximadamente unas 3 veces por semana. Cuando las temperaturas empiecen a enfriar, se debe abandonar el riego que debe ser inexistente en pleno invierno. Lo mejor es regar muy poquito a partir del mes de noviembre, si empieza a hacer frío y dejar de regar cuando las hojas comiencen a caer.

Es muy conveniente pulverizarla en primavera y verano, aunque debemos vigilar de no mojar las flores que se pudren y caen. En caso de ejemplares plantados en macetas, se pueden colocar las mismas dentro de platos con piedras de manera que el agua no toque a la planta.

Un exceso de riego o la falta de drenaje adecuado hace que las hojas se vuelvan amarillas.

expo Las buganvillas (Ambiente y exposición)

Las buganvillas deben plantarse al sol en un lugar cálido, con temperaturas máximas de 22 ºC.. Necesitan ser plantadas en un clima cálido, donde no se produzcan heladas y a pleno sol (El mejor lugar será contra un muro situado al sol, donde ellas puedan trepar)

Debe protegerse en invierno en aquellos lugares fríos. En estos casos lo mejor es plantarla en un contenedor que se pueda resguardar al interior. Pueden resistir hasta 5 ºC en invierno siempre que esta temperatura no se prolongue durante muchos días y que la tierra se encuentre seca.

Si se planta en lugares sombríos, se le caen las hojas y no produce flores, o bien estas son muy pequeñas o no consiguen abrirse del todo.

Si se cultiva en interior debe colocarse en un lugar iluminado y con una buena ventilación. La falta de una de estas dos condiciones produce hojas amarillas. Los ejemplares cultivados en macetas en interior deberían llevarse al exterior cuando llega el verano y colocarse en un emplazamiento resguardado y cálido, al sol o con mucha luz. Cuando empiece a hacer frío, allá a finales de verano o principios de otoño, es mejor volver a guardarla en el interior.

Temperaturas muy elevadas y resecas y una falta de ventilación hace que las hojas se sequen, caigan las flores y queden solamente las brácteas. Para solucionar este problema deberemos situar el ejemplar en un lugar no tan caluroso y mejor ventilado, al mismo tiempo que aplicaremos un rociado para aumentar la humedad.

Buganvillia decorando un jardin

Utilizadas para decorar un muro, valla o pared, son muy decorativas con sus flores abundantes. Se les debe procurar un emplazamiento soleado y bien ventilado.


Las buganvillas (Propagación y cuidados)

Se pueden reproducir a partir de acodo, que consiste en introducir una rama en la tierra y sujetarla hasta que produzca raíces. Luego se separa la nueva rama de la planta madre y se planta en su emplazamiento definitivo.

También se pueden obtener mediante esqueje, una técnica reproductiva que consiste en plantar un trozo de rama. Tanto si utilizamos una manera u otra, la reproducción deberá realizarse en primavera.

Las buganvillas (Poda)

Estas plantas crecen muy rápidamente por lo que se tendrá que controlar su crecimiento mediante la poda que se llevará a cabo entre febrero y marzo. Especialmente, si se quiere cultivar en maceta, esta será muy severa.

Plantada en el suelo puede llegar a crecer muchos metros (hasta 50) Es conveniente podar las ramas jóvenes durante los dos o tres años primeros para que el ejemplar se ramifique adecuadamente. La poda, además impide que el arbusto crezca demasiado y produzca pocas flores. La poda renueva la vitalidad de la planta, produce ejemplares con una forma más compacta y aumenta la cantidad y la calidad de las flores. Por lo tanto, en el caso de la buganvilla, resulta absolutamente necesario si no queremos tener una planta desgarbada, débil y con pocas flores.

La poda es aún más necesaria para los ejemplares plantados en macetas. Si estos no se podan, pronto tendremos una maceta con una planta formada por unas cuantas ramas larguiruchas, débiles y sin flores.

buganvilla

Vista de las brácteas de color fucsia, que rodean las flores muy pequeñas de color amarillo

¿Cuándo y cómo podar la buganvilla?

Las buganvillas deben podarse a partir de finales de enero hasta finales de marzo o principios de abril. Debemos tener en cuenta que utilizaremos las herramientas bien afiladas y desinfectadas para provocar cortes claros y evitar daños e infecciones.

Se cortarán aquellas ramas que se vuelvan demasiado largas o que se encuentren en mal estado, procurando dar al conjunto de la planta una forma más compacta y uniforme. Lo ideal es cortar por encima de una yema u hoja, dejando solamente unos cuatro dedos de cada brote joven nacido de cada rama principal.

Además de una poda adecuada, para que una buganvilla pueda crecer vigorosamente, se le debe proporcionar algún soporte adecuado, especialmente cuando la cultivemos en un contenedor.

Las buganvillas (terreno y abonado)

La buganvilla necesita un terreno rico, mezcla de humus y turba, con un buen drenaje, y suelto. Una tierra que retenga el agua o demasiado compacta produce ejemplares raquíticos o desgarbados.

Necesita abonados muy frecuentes. En época de crecimiento es conveniente un abonado cada 8 o 10 días, que sea rico en potasio, fósforo y nitrógeno. Un abonado deficiente origina ejemplares con hojas pequeñas.

Las buganvillas (Plagas y enfermedades)

Entre las plagas y enfermedades más corrientes se encuentran:

- La cochinilla: Produce hojas pegajosas, como consecuencia de las secreciones producidas por insectos que se pegan a las hojas en forma de verruga, chupando con sus largos picos la savia de las plantas infectadas.

Además de producir una mayor lentitud en el desarrollo de la planta, terminan con hacer caer las hojas. Las causas que favorecen el desarrollo de la cochinilla son la calor y la falta de humedad, por lo que un regado frecuente, con una pulverización de vez en cuando será la mejor manera de evitar su aparición. Una vez la planta se encuentre infectada, deberán eliminarse con un paño mojado en alcohol.

Una solución bastante eficaz consiste en atacar a los insectos en su estadio larval, aplicando algún insecticida específico.

- La arañuela roja: Aparecen manchas amarillas en las hojas con la posterior caída de las mismas. Esta enfermedad viene causada por unas arañas de color amarillo verdoso - rojo naranja en verano - de diferentes especies, aunque la más normal es la Tetranychus urticae, que ataca a plantas situadas dentro y fuera de casa durante el verano. Son animales de menos de 1 mm, con 8 patas y visibles a simple vista. Se desarrolla durante el verano en ambientes muy secos

La solución consiste en pulverizar las hojas por el envés y, a ser posible, utilizar humificadores para que el grado de humedad impida la aparición de estos insectos. Hay que limpiar bien el jardín para evitar la rápida reproducción de las mismas y aplicar algún acaricida específico, procurando mojar el envés de las hojas. Un método natural consiste en limpiar las hojas con el líquido resultante de la infusión de hojas secas de ortiga o cola de caballo. (Ver otros insecticidas naturales)

- El mildiu, enfermedad causada por hongos, que penetra en los tejidos fundamentalmente por las heridas y se reproduce en ambientes húmedos y claros, causando manchas blanquecinas y blandas al tacto, por eso es conveniente que las plantas se encuentren en un ambiente aireado.

La solución consiste en cortar las partes afectadas y tratar las plantas con fungicida. Los restos infectados deben eliminarse completamente quemándolos para evitar posteriores infecciones y se deben desinfectar las herramientas utilizadas. Una medida prudente es realizar una fumigación preventiva en primavera y otra en verano para evitar el contagio.

Otros problemas que pueden aparecer en la buganvilla:

- Hojas de buganvilla secas: Si las hojas se resecan y caen puede ser un problema de demasiado calor y falta de humedad. Colocar la planta en un lugar más ventilado y regarla.

- Hojas de buganvilla que se caen: Los ejemplares de hojas caducas pierden las mismas al llegar el otoño. En ejemplares de hoja perenne, si las hojas no se secan, pero se caen, se deberá a una falta de luz en verano o a una falta de calor en épocas más frías. Buscar el lugar más propicio en cada estación.

- Hojas de buganvilla pequeñas: Se debe probablemente a la falta de abono en época de crecimiento. Proporcionar abono adicional cada 7 o 10 días en verano.

- Buganvilla que no florece : Suele ser bastante frecuente en plantas cultivadas al interior. Puede deberse a que la planta dispone de poca luz, esta mal ventilada o se riega demasiado. Colocarla en un lugar iluminado y ventilado y controlar el riego y el drenaje de la maceta cambiando la planta a una maceta con tierra nueva que drene mejor.

- Las hojas de la buganvilla se vuelven amarillas: Se debe generalmente a un exceso de riego acompañado de un problema de estancamiento del agua. No regar hasta que el suelo se seque y mejorar el drenaje de la planta, cambiando la planta a una maceta con tierra nueva más suelta.

- Buganvilla desgarbada y larguirucha: A veces presenta un aspecto poco agradable que va acompañado de falta de flores. Este mal estado es síntoma de falta de poda o de problemas con el drenaje. Podar adecuadamente y cambiar la tierra de la maceta.

Punto rojo Más información sobre plantas el listado superior

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil