...

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 



CÓMO REGAR LAS PLANTAS

(Saber cómo se deben regar las plantas de interior)

 

Trucos para regar las plantas





 

 

Consejos para regar las plantas de interior


Las plantas de interior son muy variadas. Pertenecen a distintas familias y a distintas especies. La mayoría de ellas proceden de climas cálidos y lluviosos, por lo cual presentan hojas amplias y delgadas, con goteadores bien marcados. Otras, sin embargo pueden proceder de climas secos y pueden carecer de hojas que se han transformado en espinas, como los cactus. Algunas poseen raíces o tallos en los cuales almacenan substancias de reserva. Ante tanta diversidad es muy difícil hablar de los trucos en el riego de las plantas de interior. Un buen amante de las plantas no debería regarlas todas a la vez, puesto que cada una tiene unas necesidades especiales. La práctica es la que hace a un buen jardinero. Sin embargo vale la pena mencionar una serie de normas o consejos que nos serán útiles a la hora de regar las plantas de interior. Entre ellas tenemos:

¿ Por donde regar las plantas de interior?

Existen tres formas de regar las plantas de interior:

  • Por arriba, directamente sobre el substrato: Es la manera en que deben regarse la mayor parte de las plantas que tenemos dentro de casa ( dracenas, ficus, costilla de Adán, potos, chefleras, etc) . Haciéndolo así, conseguimos que la tierra quede uniformemente húmeda, aunque corremos el riesgo de que enfermen los tallos y las hojas inferiores al salpicarse con el agua, lo que determina que puedan aparecer hongos. Por lo tanto, si debemos regar por arriba, utilizaremos una regadera de boca larga y intentaremos verter el agua con suavidad para que no salpique las hojas ni los tallos. Por supuesto, las flores no deben mojarse nunca. Cuando se mojan, les salen manchas y se secan. Es conveniente con una mano apartar las hojas inferiores y los tallos para que se mantengan secos.
  • Por abajo, vertiendo el agua en el plato donde reposa la maceta: La planta absorbe el agua por capilaridad. Cuando esté húmeda, hay que vaciar el plato. Si dejamos agua en él favoreceremos que las raíces se pudran. Es una forma de regar que aventaja a la anterior en que las hojas, las flores y los tallos nunca se mojan, aunque, si no somos cuidadosos, podemos conseguir que la planta se muera por falta de riego. Para evitarlo debemos, de vez en cuando, tocar la tierra y comprobar su grado de humedad. Las principales plantas que deben regarse de esta manera son los bulbos o aquellas plantas que podrían ser fácilmente atacadas por los hongos.
 

La clivia es una planta a la que le viene muy bien esta forma de riego. Necesita mucha agua, pero al mismo tiempo, no tolera estar encharcada. Colocar un plato debajo de la maceta, llenarlo con agua y dejar que la planta lo absorba . Cuando notamos que el substrato ya se encuentra húmedo por arriba, hay quitarle el agua sobrante. Dejar que la tierra se seque y exponerla directamente al sol son dos aspectos que debemos evitar si queremos que florezca. Otras plantas que deben regarse así son: las violetas africanas, los ciclámenes o las marantas.

  • Sumergiendo la maceta en el agua : De esta manera, la planta se riega muy bien en pocos instantes. Se sumerge en el agua y, cuando ya no salen burbujas, se saca y se mantiene encima del agua hasta que se escurra bien. Es una manera rápida de regar tiestos pequeños cuando hace mucho calor, también cuando tenemos plantas muy resecas y queremos que revivan o para las macetas colgantes que resultan muy difíciles de regar con los otros procedimientos. A veces si la tierra esta muy apelmazada y se ha separado del tiesto es mejor disgregarla con alguna herramienta antes de introducirla en el agua. Por supuesto es la forma válida de regar aquellos especimenes que viven en el agua o a su lado.
 

Esta forma de regar resulta muy útil para mantener las azaleas en flor o las hortensias. Si queremos que estas plantas mantengan la flor, no debemos dejar que la tierra se seque nunca. Al mismo tiempo, si dejamos que la tierra se encharque tenemos muchas posibilidades que se pudran. Para evitar esto, lo mejor es utilizar la técnica de inmersión una vez a la semana. Orquídeas, helechos y begonias son plantas que también agradecen el riego por inmersión.

¿ Cómo se sabe cuando una planta debe regarse?

 

  • Por el aspecto de la planta:
    • Una planta que sufre por falta de agua presenta un aspecto mustio, con las hojas caídas y falto de vitalidad. Otras plantas pierden las hojas o se ponen amarillas.
    • En época de crecimiento, las plantas deben regarse mas y con mayor frecuencia.
  • Por el estado del terreno: Antes de regar es conveniente darse cuenta si, en realidad,el terreno necesita riego. Muchas veces se riega por costumbre, sin que haya verdadera necesidad, lo que conlleva a un exceso de agua que es responsable en muchas ocasiones de que las plantas de interior se pudran. Ante la duda, lo mejor es no regar, dado que una planta seca se recupera más fácilmente, que otra que tenga las raíces o los tallos podridos que es prácticamente irrecuperable. Para comprobar el estado del subsuelo podemos hacerlo utilizando alguno de los trucos siguientes:
    • Introduciendo un dedo dentro de la tierra y comprobando si existe suficiente humedad.
    • Introduciendo un palito dentro de la tierra y comprobando si existe suficiente humedad
    • Cuando la tierra tenga un aspecto blanquecino.
    • Golpeando el tiesto para saber si suena a hueco ( falta humedad) o no suena a hueco ( todavía tiene humedad) Este método requiere tener bastante práctica.
    • Colocando un higrómetro en la tierra. Es el sistema más caro pero el más preciso. Se pueden comprar en jardinerías o tiendas especializadas.

  • Por el tiempo atmosférico:
    • Los riegos no deben ser tan frecuentes en invierno. Los cactus deben dejarse casi sin regar en invierno. Un riego débil una vez al mes será suficiente. A medida que se acerque el verano debemos aumentar progresivamente los riegos. Estas condiciones no se aplican cuando en el interior de la habitación existe aire acondiciona que proporciona calor y reseca el ambiente.
    • Cuando el grado de humedad atmosférico sea elevado y haga poco calor espaciaremos más los riegos.
    • Cuando la humedad ambiental sea escasa, como en los días de viento, aumentaremos la frecuencia de riego.
  • Por el tipo de recipiente:
    • Los recipientes pequeños necesitar regarse más a menudo que los grandes ya que disponen de poca tierra para retener la humedad.
    • Los recipientes de plástico no dejan evaporarse tanto el agua como los de barro, por lo tanto no deben regarse tan frecuentemente. Las macetas de tierra transpiran y dejan escapar más la humedad, por lo tanto exigen riegos menos espaciados y más abundantes. ( No dejar macetas de barro directamente sobre el parquet, dado, que si no se le coloca un plato de plástico debajo, terminarán por dejar marca en el mismo.
    • Unos recipientes muy prácticos son los que disponen de una cubeta inferior para el autorregado con un higrómetro que señala cuando se debe añadir agua. Estos recipientes resultan extremadamente útiles para proporcionar agua cuando salimos de vacaciones.

    Más información sobre el riego en las plantas en el listado superior


www.botanical-online.com



El mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

dibujosparapintar.com