Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Hortensia

Hydrangea macrophylla

CULTIVO Y CUIDADOS DE LA HORTENSIA

 

icono flor

Hortensia: Características

La hortensia es un arbusto vivaz de hasta 1,50 m de altura cuando se cultiva en el suelo y unos 60 cm cuando se cultiva en contenedor. Sin embargo, en su lugar de origen (Japón) alcanza fácilmente los 3 y 4 metros de altura. Sus hojas, de hasta 20 cm de longitud, son opuestas, verde oscuras y con el margen dentado.

En jardinería, destacan fundamentalmente por sus inflorescencias, formadas por capítulos con flores blancas muy pequeñas rodeadas de brácteas blancas, fucsias, rosadas o azules que son las que propiamente proporcionan el color de la inflorescencia.

HORTENSIA
Foto de hortensia

 

Floración y tipo de flores de las hortensias

El color de estas plantas depende del grado de acidez del suelo. En suelos muy ácidos, las flores de las hortensias son azules, en suelos alcalinos serán de colores rojizos o rosas. Las flores blancas no responden a ningún tipo de acidez.

Florece desde la primavera hasta el verano. (Desde el marzo a finales de septiembre).

La hortensia es una de las plantas que posee una floración más prolongada y una de las que más le duran las flores, ya que estas pueden mantenerse mes y medio siempre que la temperatura no supere los 18 ºC o no baje de los 10 ºC. La temperatura ideal para que las flores duren lo máximo se encuentra entre los 15 y los 18º C.

La primera floración puede desarrollarse en el interior de las casas, pero para que florezca posteriormente deberá ser llevada al exterior.

La adición de productos al suelo puede cambiar las condiciones del pH del mismo, haciendo que la coloración de las flores varíe. Así, por ejemplo, si añadimos cal conseguiremos reducir la acidez y las flores producidas tendrán tonalidades rosas. Si lo que pretendemos es conseguir tonalidades azuladas, podemos añadir al suelo sulfato de aluminio o turba.

Existen en el mercado preparados destinados a cambiar el color de las flores que se vierten en el agua de riego desde finales de invierno a principios de primavera, que es cuando las yemas empiezan a despuntar.

Las flores blancas no cambian de color aunque cambiemos el pH del suelo.

Semi- sombra

Hortensia: Ambiente y exposición

Las hortensias son plantas que encuentran su lugar de cultivo ideal en el clima atlántico., es decir aquel con temperaturas suaves y abundante humedad. Si recreamos este ambiente en nuestro jardín conseguiremos los ejemplares más sanos y prolíficos.

La mejor orientación dentro del jardín es aquel donde no le de el sol y donde haya más frescura, es decir aquellos lugares orientados al norte. En jardines de climas más cálidos es necesario situarlos en zonas umbrías, protegidas del sol por otras plantas, árboles o construcciones. Un rincón que no le de el sol y bajo la sombra de un árbol podría ser el lugar ideal.

La hortensia es un arbusto que debe ser cultivado a semi-sombra. No debe estar directamente expuesta a los rayos del sol. Las temperaturas frescas ayudan a mantener la flor en buenas condiciones. Temperaturas por encima de los 18 ºC afectan su salud.

 

Cuidados de las hortensias en invierno

Las temperaturas inferiores a -3 ºC producen la helada de la parte superficial. En este caso debemos cortar los tallos a ras de suelo para que vuelva a rebrotar y esperar un par de temporadas como mínimo para que produzca flores.

Durante el invierno es importante proteger la planta del frío, pues, aunque puede aguantar hasta temperaturas de 4º C, las heladas la hielan. Para impedir que se hiele , en climas fríos, a partir del mes de febrero deberá llevarse a una zona protegida. En climas más cálidos puede ser conveniente disponer de un plástico para protegerla de las heladas puntuales.

 

Cuidados de las hortensias durante verano y meses cálidos

Durante la floración, en los meses de abril, mayo y junio, puede mantenerse en interior, en un lugar iluminado junto a una ventana, tendiendo en cuenta que las temperaturas no superen los 18 ºC.

Pasada la floración, la llevaremos al exterior si queremos que vuelva a florecer. Las plantas de interior necesitan luz. En caso contrario las hojas se debilitan y se vuelven amarillas. Sin embargo, aunque este en interiores, no debe darle directamente el sol.

En verano, durante los meses de julio, agosto y septiembre, es necesario mantenerla a la semi-sombra y llevarla a un lugar fresco si la temperatura es elevada.

icono regadera

Hortensia: Riego

El riego en la hortensia debe ser abundante, de manera que la tierra, mientras dure la floración , debe mantenerse siempre húmeda. Durante la primavera, entre los meses de marzo y junio, regaremos tres o cuatro veces al mes, dependiente del clima y de las lluvias.

En verano será necesario regarla diariamente y no dejar nunca que el terreno se seque. El riego en otoño irá disminuyendo y mucho menos en invierno, cuando será suficiente regarla un poquito al mes para evitar que las raíces se sequen, siempre y cuando no haya llovido, en cuyo caso no será necesario regarla.

La mejor agua para regarla es la de lluvia, que no contenga cal o cloro. La mejor agua es la de lluvia, pero, en su defecto, podemos dejar reposar el agua de grifo.

La humedad ambiental no es necesario que sea muy elevada, aunque si hay un cierto grado de la misma las flores aguantan durante más tiempo. Cuando el ambiente sea caluroso y reseco puede ser necesario mojarla un poco para que disminuya la temperatura. Es mejor hacerlo con agua tibia y carente de cal o cloro.

 

Problemas de exceso o falta de riego en las hortensias

A pesar de que le gusta la humedad, debemos evitar que el suelo se estanque. Si el suelo queda encharcado se puede pudrir o desarrollarse hongos.

Si nos encontramos con una planta que esta muy seca y que las hojas le empiezan a caer por falta de humedad, podemos recuperarla si la colocamos durante 10 minutos dentro de un barreño con agua. Posteriormente la dejaremos escurrir y la colocaremos en su emplazamiento habitual.

Plantación en maceta

Hortensia: Plantación

Plantación en maceta o en el suelo. En el primer año es conveniente plantarla en una maceta pequeña e ir trasplantándola a macetas sucesivamente mayores.

También se puede plantar directamente en el suelo, después de haber florecido el primer año en tiesto y siempre y cuando la temperatura permita cultivarla sin tener necesidad de protegerla del frío excesivo o del calor excesivo.

El trasplante de ejemplares del mismo año se llevara a cabo el mes de octubre, después de haberla podado adecuadamente durante el mes de septiembre u octubre. Si se tratara de ejemplares arraigados, este se lleva a cabo durante el mes de marzo.

Tierra de jardín

Hortensia. Suelo y abonado

Suelo ácido. Será adecuada la tierra de brezo. Una de las mejores combinaciones es la mezcla de arena, turba y mantillo.

Es importante abonar cada 15 días durante la primavera y el verano con abono especial para esta planta. (Abono para plantas ácidas como el que también se se utiliza para rododendros, azaleas, brezos, etc)

Para balcones o terrazas.

Hortensia: Utilización

La hortensia es una planta de jardinería adecuada para balcones o terrazas no soleados, en jardines húmedos y frescos y como planta de interior junto a una ventana, no expuesta directamente al sol.

Para cuidarla en interiores debemos prescindir de aquellos ambientes que sean demasiado resecos y calurosos. (Véase: Plantas de interior)

Las flores de hortensia pueden también utilizarse como flores de corte para adornar interiores si las introducimos en un jarrón con agua. En este caso es importante proporcionarle un ambiente húmedo y fresco si queremos que estas duren. Debemos procurar que el corte del tallo sea limpio para que el ramo pueda absorber la humedad necesaria del agua. Si humedecemos las hojas y las flores cortadas estas duraran más tiempo.

 

Hortensia, ¿planta medicinal?

Medicinalmente se ha utilizado la decocción de sus raíces secas para tratar desordenes intestinales, como la úlcera gástrica y duodenal, el reflujo esofágico o la colitis ulcerosa.

Dada su toxicidad, se desaconseja la elaboración casera de productos medicinales.

Toxicidad de la hortensia

La hortensia contiene hidrangerina, que es un glucósido cianogenético, que produce intoxicaciones con síntomas parecidos a la ingestión del cianuro.

* Ver más información sobre la toxicidad de esta planta

Poda de la hortensia

Aunque no es necesario podar la hortensia común, podemos podarla si queremos conseguir ejemplares más densos o impedir que crezcan demasiado.

Los ejemplares no podados suelen convertirse en arbustos muy larguiruchos con ramas delgadas y altas del extremo de las cuales cuelgan las flores que terminan por doblar con su peso la rama con el consiguiente riesgo de rotura.

Al podar la hortensia conseguimos obtener arbustos más armónicos y redondeados.

La poda debe realizarse después del marchitamiento de todas las flores, lo cual se producirá normalmente a principios de otoño. Para podarla, cortaremos todos los tallos dejando solamente un par de hojas en los mismos.

En lugares fríos la poda no debe realizarse hasta inicios de la próxima primavera

Otoño y primavera

Hortensia: Reproducción

La planta se reproduce mediante esquejes en otoño. Para realizar esta labor escogeremos una ramita de unos 10 cm de longitud y cortaremos todas las hojas, excepto las dos o tres superiores.

Luego mojaremos el corte con hormonas de enraizamiento y lo introduciremos en un substrato realizado con una mezcla al 50 % de arena y turba. Mojaremos bien el terreno y lo cubriremos con plástico, procurando airearlo unos minutos cada día y que el suelo se mantenga húmedo.

Los esquejes pueden desenterrarse y plantarse en un recipiente al cabo de unos tres semanas.

 

Hortensia: Plagas y enfermedades

Entre las principales plagas tenemos los ácaros y los pulgones, los cuales se desarrollan especialmente con el aumento de la temperatura, a partir de la primavera. la calor y la humedad favorecen su desarrollo, por eso es importante regar a primeras horas de la mañana procurando que el agua no salpique la planta.

Ante los primeros indicios deberemos aplicar una serie de remedios para evitar que se desarrollen y sea más difícil eliminarlos.

Los pulgones son insectos que suelen tener entre 1 y 4 mm de longitud. Pueden ser verdes, amarillos o negros. Los pulgones verdes son los que atacan fundamentalmente las hortensias y otras flores, como las fucsias, los hibiscos, las rosas, las adelfas o los tulipanes. Son responsables de elaborar una especie de melaza que convierte la planta afectada en algo pegajoso.

Las hormigas, especialmente las hormigas negras del jardín (Asus niger), son las responsables de criar estos pulgones y alimentarse de ellos, succionando sus secreciones líquidas.

Además, en este líquido pegajoso se desarrolla la negrilla, un hongo que se alimenta de la planta y la debilita y , al cubrir las zonas verdes, impide que la planta realice la función clorofílica con normalidad. Los lugares donde suelen aparecer son las puntas de los tallos y las yemas, por lo que si, lo detectamos al principio, podemos despuntar estas partes afectadas y deshacernos del material contaminado.

Es importante también aplicar un insecticida sobre estas zonas afectadas y, si se puede, separar la planta afectada del resto. Igualmente será muy importante controlar las hormigas para que estas no trasladen los pulgones del suelo u de otras plantas a los ejemplares sanos.

Entre los principales ácaros se encuentran las arañas rojas, que, al acumularse proporcionan tonalidades rojizas o marrones al envés de las hojas y una especie de telaraña entre los nervios del envés. De progresar el ataque, finalmente producirán su caída. Estos se desarrollan especialmente con climas cálidos y secos.

Para controlar estos insectos se utilizan acaricidas específicos. Si queremos eliminar o controlar biológicamenteácaros, pulgones u otros insectos podemos utilizar otros insectos como las mariquitas, que se alimentan de los mismos.

 

Enfermedades de las hortensias: clorosis

Además de estas plagas, las hortensias son muy propensas a una enfermedad llamada clorosis, caracterizada porque las hojas se vuelven amarillas. Esta enfermedad se produce cuando el suelo tiene un pH demasiado elevado (por encima de 7) lo que determina que la planta no disponga de suficiente hierro.

La solución pasa por mejorar las características del suelo, consiguiendo que este sea más ácido. En el caso de la hortensia para disminuir el pH del suelo es necesario añadir quelato de hierro al mismo. La aparición de flores azules indica que los niveles de acidez son altos y, por lo tanto, los riesgos de clorosis son bajos.

 

Oídio en hortensias

El oídio es otra de las enfermedades habituales en esta planta. Se trata de una enfermedad fúngica que cubre las hojas con una patina de polvo blanco. Esta enfermedad produce el retorcimiento de las hojas, la deformación de los brotes y la falta de floración. Poco a poco, la planta se va debilitando y termina por morirse.

Esta enfermedad debe ser eliminada con fungicidas que deben aplicarse durante los primeros síntomas, dado que una vez se extiende es muy difícil de frenar. Es conveniente aplicar un tratamiento en invierno y otro a principios de primavera, sobre todo en tiempos lluviosos pues la humedad acrecienta el crecimiento del hongo. Además, es conveniente cortar las partes afectadas y deshacerse del material infectado para que no contamine las plantas sanas.

 

Clases de hortensias: Otras plantas del género Hydrangea.

Además de la hortensia común u hortensia de jardín (Hydrangea macrophylla), el género Hydrangea comprende alrededor de 75 especies de plantas de la familia de nativas del este y sur de Asia (principalmente del Japón y de la China) y de Norteamérica y Sudamérica.

Se trata de especies generalmente arbustivas, aunque existen algunas que alcanzan un porte arbóreo y otras que son plantas rastreras o lianas trepadoras. Todas ellas contienen flores reunidas en inflorescencias, que pueden estar formadas por flores fértiles en su totalidad o combinadas con flores fértiles más pequeñas y flores no fértiles generalmente más grandes que rodean las fértiles

La mayoría de estas plantas tienen la capacidad de reaccionar al pH del suelo produciendo flores de distintos colores según la composición del mismo.

 

Principales especies de hortensias en jardinería

Entre todas las hortensias, las más utilizadas en jardinería son las siguientes:

- Hydrangea arborescens: Arbusto norteamericano que alcanza los 2,5 m de altura. Sus flores son pequeñas y de color blanco, que se hacen verdes al madurar pero están reunidas en grandes inflorescencias de forma semiesférica que pueden alcanzar los 15 cm de diámetro. La variedades más conocida son las llamadas Hydrangea arborescens " Annabelle" e Hydrangea arborescens " Grandiflora "

- Hydrangea aspera: Procedente del este y sur del Asia, se cultiva en forma de arbusto de hasta 3 m de altura. Sus hojas pueden alcanzar los 25 cm de longitud. Destacan sus inflorescencias formadas por dos tipos de flores, unas de color blanco que son más grandes y estériles y otras diminutas de color púrpura. Muchas hortensias comunes son en realidad cruces entre esta hortensia y la hortensia de jardín (Hydrangea macrophylla)

- Hydrangea heteromalla: Es un arbusto de hasta 3 m de altura procedente del oeste de China. Al igual que la anterior posee inflorescencias con flores exteriores vistosas e infértiles que rodean las flores interiores mucho más pequeñas y fértiles.

- Hydrangea luteovenosa: Procede del sur del Japón. Es un arbusto rastrero con hojas de tan solo 2, 5 cm e inflorescencias pequeñas. Cada una de ellas contiene unas pocas flores bancas grandes y estériles y muchas otras de color amarillento y de un tamaño diminuto.

- Hydrangea paniculata: Es un arbusto caduco procedente de China que alcanza una altura de más de 4 metros. Sus flores reunidas en panículas contienen flores blanco cremosas estériles más grandes que las flores de color crema fértiles.

- Hydrangea petiolaris: Es una hortensia trepadora procedente de Japón y Corea que puede alcanzar los 20 m de longitud. Posee inflorescencias muy grandes que pueden alcanzar los 25 cm de anchura. Estas están formadas por flores externas infértiles de color blanco que rodean otras flores amarillentas mucho más pequeñas y fértiles Se utiliza como planta cultivada para adornar paredes.

- Hydrangea quercifolia: Es un arbusto caduco procedente de Estados Unidos. Destaca por sus hojas lobuladas y verdes , similares a la de los robles, que se vuelven rojizas en otoño.

- Hydrangea serrata: Muy semejante a la hortensia común aunque las hojas son más estrechas.

El cuadro siguiente muestra el nombre de diferentes especies de hortensias de todo el mundo.

Especies de hortensias

Hydrangea altissima.
Hydrangea bretschneideri.
Hydrangea candida.
Hydrangea caudatifolia.
Hydrangea chinensis.
Hydrangea chungii.
Hydrangea cinerea
Hydrangea coacta.
Hydrangea coenobialis.
Hydrangea davidii.
Hydrangea dumicola.
Hydrangea gracilis.
Hydrangea heteromalla.

Hydrangea hirta.
Hydrangea hypoglauca.
Hydrangea integrifolia.
Hydrangea involucrata.
Hydrangea kawakamii.
Hydrangea kwangsiensis.
Hydrangea kwangtungensis.
Hydrangea lingii.
Hydrangea linkweiensis.
Hydrangea longifolia.
Hydrangea longipes.
Hydrangea macrocarpa.
Hydrangea macrophylla .
Hydrangea mangshanensis.
Hydrangea paniculata .

Hydrangea peruviana.
Hydrangea preslii.
Hydrangea petiolaris .
Hydrangea quercifolia .
Hydrangea radiata .
Hydrangea robusta.
Hydrangea sargentiana.
Hydrangea scandens.
Hydrangea serrata.
Hydrangea serratifolia.
Hydrangea stenophylla.
Hydrangea strigosa.
Hydrangea stylosa.
Hydrangea sungpanensis.
Hydrangea xanthoneura.
Hydrangea zhewanensis.

punto rojo Más información sobre plantas en el listado superior.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil