Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Riego de las plantas en vacaciones

¿Cómo conservar las plantas en vacaciones?

CUIDADO DE LAS PLANTAS DURANTE LAS VACACIONES

Salvar las plantas durante las salidas de vacaciones

El problema principal de las plantas de interior surge durante los periodos de vacaciones. La mayoría de las familias dejan su domicilio habitual para estar durante un periodo más o menos largo fuera de casa.

Dado que la mayoría de las veces coincide el periodo de vacaciones con el momento del año que hace más calor, las plantas pueden sufrir por problemas de falta de riego y humedad durante estos días.

Si se trata de salidas de una semana, basta con regar bien para que las plantas se mantengan húmedas. Cuando salimos más de 10 días, es necesario proporcionar unos sistemas adicionales para proporcionar agua y humedad adicional.

Entre los recursos principales para que las plantas dispongan de agua y humedad ambiental suficiente durante las semanas que estamos fuera de casa tenemos los siguientes:

Trucos adecuados para regar las plantas en vacaciones

- Regar bien las plantas antes de salir: Además de estos métodos de proporcionar agua adicional es importante que, antes de marcharnos, proporcionemos a las plantas un riego adecuado para dejarlas más preparadas para resistir la posible falta de agua. La mejor manera de hacerlo es mediante un riego de inmersión.

Para ello introduciremos la maceta en un recipiente con agua y dejaremos que repose en la misma durante 30 minutos. Luego la dejaremos escurrir bien antes de colocarla en su lugar adecuado. No dejaremos que quede agua en el plato inferior.

- Eliminar el material sobrante: Muchas plantas tienen hojas secas, ramas en malas condiciones, etc. Si eliminamos este material conseguiremos reducir la absorción de agua.

- Retirar las hojas más grandes: Es un sistema drástico para conseguir que las plantas consuman menos agua. Las hojas más grandes son las que evaporan más agua. Esto se puede hacer con ejemplares que disponen de muchas hojas como los ficus. Con ello conseguimos ahorrar un poco de agua.

- Utilizar sistemas de riego adecuados: Entre todos los que tenemos en el mercado vale la pena destacar los siguientes:

potos
Foto de potos con flor

Sistemas de autorriego y autorriego casero

- El autorriego: Consiste en un sistema automático de riego dotado de un temporizador que proporciona el agua necesaria a las plantas a intervalos programados. Puede servir para una sola planta o para grupos de hasta unas 10 plantas.

Con este sistema se puede conseguir un riego adecuado de hasta un mes, teniendo en cuenta que los grupos de plantas deben tener unas características similares de riego. En caso contrario nos obligará a comprar mas de un sistema. Es por lo tanto un sistema muy práctico, aunque es el más caro.

- Las hidrojardineras: Son maceteros especiales que contienen un deposito inferior que va suministrando agua a las raíces a medida que la planta la necesita. Frente al sistema anterior tienen la ventaja de que pueden utilizarse a lo largo de todo el año, aunque es más caro porque nos obliga a comprar una hidrojardinera para cada planta. Resulta ideal para las plantas de interior más grandes y las que consideramos que tienen más valor.

- Los depósitos de riego transportables: Consisten en una especie de carritos con ruedas que tienen un deposito con unos tres litros de agua. El deposito se conecta mediante un tubo unido a un cono de arcilla. El cono se introduce en el substrato y puede mantener la planta húmeda durante más de un mes. El sistema es válido solo para una maceta. Resulta bastante caro a no ser que se utilice para ejemplares con mucho valor.

- Regadores de arcilla: Son una especie de conos de arcilla, con un tapón de plástico en la parte superior de cual surge un tubo de plástico. El cono se llena de agua y se introduce en un recipiente con agua que debe estar situado en una posición superior a la maceta. El cono lleno de agua se clava en la tierra de la maceta que deba haberse regado bien previamente.

A través de las paredes del cono de arcilla transpira la humedad que las raíces absorben. Es un sistema muy práctico porque permite una utilización individual y más barato que el anterior. Resulta muy fácil de montar y de desmontar.

- Perlita expandida: Es un tipo de material muy aislante que, colocado encima de la tierra, mantiene durante mas tiempo la humedad de la misma. Puede utilizarse a lo largo de todo el año, ya que permite regar y, al mismo tiempo, deja pasar el aire a las raíces.

- Gel aislante: Es una especie de pasta que se coloca sobre la tierra. Posteriormente se riega y el gel, al igual que la perlita, mantiene durante más tiempo la humedad.

- Gravilla, corteza de pino, paja : Si colocamos una capa de gravilla, corteza de pino o paja sobre la superficie de tierra de una maceta conseguiremos reducir la evaporación del agua del suelo de la planta. Este método es más barato aunque menos eficaz que la perlita o el gel.

- Utilizar sistemas caseros de riego: Si no queremos gastarnos tanto dinero podemos optar por otros sistemas caseros de riego que pueden proporcionar resultados muy adecuados. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

Sistemas de autorriego casero

Hay diferentes maneras de realizar autorriegos caseros con muy buenos resultados. Por ejemplo:

a) Cogemos un cordón de algodón y lo introducimos en el agua. Luego introducimos un extremo dentro de la tierra de la planta y el otro extremo en un recipiente con agua. A medida que la tierra se vaya secando absorberá el agua del recipiente a través del cordón. Un recipiente de unos dos litros puede servir para que una planta mediana aguante prácticamente un mes.

b) Otra posibilidad consiste en colocar un recipiente con agua y sobre ella apoyar una maceta invertida más pequeña con un trozo de tela de algodón que cubra el " culo" de la maceta y cuyos extremos queden sujetos por el borde de la maceta que está en contacto con el agua. Sobre la tela de la maceta, sin que toque el agua, se apoya la planta. La tela absorbe el agua y se mantiene húmeda de manera que las raíces puedan absorber la humedad necesaria.

c) Colocar las plantas encima del fregadero y apoyarlas sobre un trozo de paño o tela absorbente, de manera que la mitad de esta tela permanezca dentro de la pica llena de agua y el resto encima del fregadero. La tela se mantendrá húmeda y las plantas podrán absorber el agua que necesiten. Hay que procurar que la cocina tenga la ventilación y la luz suficiente para que las plantas puedan vivir. Este método no sirve para las cocinas interiores sin luz.

d) Colocar las plantas dentro de la bañera. Apoyarlas sobre una tela o paño absorbente. El otro extremo del paño se introduce en un recipiente con agua. Las plantas tomarán el agua del paño húmedo. Es un sistema muy limpio y muy útil sobre todo para plantas grandes. Hay que procurar que el baño tenga la ventilación y la luz suficiente para que las plantas puedan vivir. Este método no sirve para baños interiores sin luz.

e) Llenamos una maceta con gravilla. Añadimos agua hasta que esta cubra las ⅔ partes de la gravilla. Introducimos un paño de algodón dentro de la gravilla hasta que uno de los extremos alcance el fondo. La otra parte del paño la apoyamos plana sobre la superficie de la gravilla. Colocamos la planta encima del paño. Las raíces absorberán el agua necesaria del paño que se mantendrá siempre húmedo.

f) Cubrir la planta regada con una bolsa de plástico en la cual se hayan realizado dos agujeros para que pueda respirar. Hay que evitar que el plástico toque la planta, porque el exceso de humedad en él depositada podría perjudicar el ejemplar. Para ello se colocan unos palos o caños verticales fuera de la planta y se apoya la bolsa sobre ellos. Con este sistema se consigue que la planta mantenga la humedad necesaria durante más tiempo. Con ello algunas plantas podrían aguantar unos 10 o 12 días sin regarlas.

f) Llenar una botella de plástico, darle la vuelta e introducirla en la tierra de la maceta. A medida que se vaya secando la tierra ira saliendo el agua de la botella. No resulta muy preciso y en muchas ocasiones suele salir demasiado rápido y encharcar la maceta o el suelo.

g) Llenar una maceta de plástico. Realizar con una aguja fina un par de agujeros en el fondo e introducir en la tierra. La botella ira soltando el agua poco a poco como si fuera un goteo. No resulta muy preciso y en muchas ocasiones suele salir demasiado rápido y encharcar la maceta o el suelo.

Consejos para mantener las plantas en buen estado durante las vacaciones

- Reducir la evaporación y la necesidad de humedad ambiental: Para evitar que las plantas necesiten consumir mucha agua durante nuestra ausencia en vacaciones es importante reducir la transpiración vegetal de manera que no necesiten tanta agua. Debemos, por lo tanto, apartar las plantas del sol, colocándolas en un lugar más fresco, junto a una orientación más adecuada e intentar que aprovechen la humedad ambiental disponible.

Si dejamos de abonar 15 días antes de irnos de vacaciones las plantas detienen el crecimiento y no necesitan tanta agua.

Si reunimos todas las plantas en un mismo lugar conseguiremos que se aprovechen mutuamente de la humedad que desprenden todas ellas. (Más información sobre este tema en el apartado " Humedad en las plantas de interior" en el listado superior)

SISTEMAS NO ADECUADOS PARA SALVAR LAS PLANTAS EN VACACIONES

Métodos ineficaces para cuidar las plantas y mantenerlas vivas

Existen otra serie de técnicas que habitualmente se utilizan para que las plantas no se sequen en vacaciones, pero que no resultan adecuadas porque terminan estropeándolas al pudrirlas o propician la aparición de enfermedades.

Entre todas vale la pena citar:

- Colocar las plantas dentro de un tiesto, maceta, contenedor, plato o cualquier objeto lleno de agua en contacto directo con las raíces: Este método lo único que consigue es pudrir la planta por exceso de agua.

- Colocar las plantas dentro de la bañera con agua en contacto directo con las raíces: Al igual que en los casos anteriores la planta termina por estropearse o por desarrollar hongos.

- Cerrar las persianas para que no entre casi la luz: Con ellos se consigue que las plantas enfermen o que tengan un crecimiento anormal. A veces es necesario bajar las persianas por motivos de seguridad. En este caso deberemos trasladar las plantas a otro lugar donde haya luz. La luz es necesaria para que las plantas puedan vivir bien (Véase más información sobre la importancia de la luz en el listado superior)

- Cerrar todas las puertas y ventanas: Para que las plantas vivan adecuadamente necesitan que el aire se renueve. Es perjudicial dejar las plantas en una habitación cerrada porque el aire se vicia.

Información relacionada:

* Ventajas del césped artificial

* Plantas de interior

punto rojo Más información sobre el riego en las plantas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil