Mi casa ha sido invadida por un animal salvaje

Mi casa ha sido invadida por un animal salvaje

¿Cuándo pueden ocupar nuestra casa los animales salvajes?

Foto de pececillo de plata

(Lepisma saccharina)

Foto de salamanquesa común

(Tarentola mauritanica)

Los animales que utilizan las casas solamente durante una parte del año, lo pueden hacer en primavera o verano o en invierno. En la estación de primavera y en la de verano, llegan a las viviendas humanas animales que las emplean para criar como pájaros e insectos. Estos animales abandonan las casas a principios de verano o a mediados de otoño.

Entrada de un animal salvaje durante el invierno

Al llegar el frío, las aves, como las golondrinas, migran hacia lugares más favorables o se dispersan por los alrededores, como es el caso de gorriones o estorninos. En cambio, la mayoría de insectos mueren y las nuevas generaciones no aparecen hasta el año siguiente, como la abeja solitaria o la avispa albañil.

En invierno, aparecen a las casas otras especies animales para protegerse de las duras condiciones de la estación desfavorable. El lirón gris ocupa en otoño los desvanes para buscar un lugar protegido donde poder dormir con toda tranquilidad durante muchos meses. El tritón jaspeado se introduce en un sótano húmedo con suelo de tierra batida y pasa desapercibido. En cambio, la presencia del ratón de campo y del lirón careto en las casas puede acarrear problemas porque atacan los materiales de aislamiento para procurarse un refugio hibernal.

Los insectos también pueden ocupar las casas

Ciertos insectos, como la mariquita, las chinches, la crisopa o la mariposa pavo real se refugian en rincones oscuros, en el desván o bajo las escaleras de un sótano. No suponen un problema para las personas. Únicamente debemos pensar, con la llegada del buen tiempo, en dejarles una abertura para salir de la casa en prima o de lo contrario se acumulan en las ventanas buscando en vano una salida.

Situación física de la casa

La situación de nuestra casa influye en los animales que la pueden vivir. Si vivimos en el centro de una gran ciudad o en un pequeño pueblo algunas especies animales que se encuentren en nuestra casa serán distintas, pero otras son comunes, como es el caso del gorrión, de la mosca doméstica, del mosquito o de los insectos que se alimentan de nuestras provisiones como polillas o pececillos de plata.

Una vieja granja es un buen hábitat para los animales salvajes

Una vieja granja rodeada de amplios espacios, en una zona rural todavía preservada, con muros de piedra, techos de teja y desván abierto a los cuatro vientos es un oasis para la fauna salvaje. En este hábitat podemos encontrar desde mamíferos (lirón careto, lirón gris, rata gris, musaraña, garduña, comadreja…), aves (lechuza, golondrina), anfibios (tritón jaspeado, salamandra), reptiles (lagartija roquera, salamanquesas y otros geckos), insectos (abeja doméstica, abejorro, escarabajo nauseabundo, pececillo de plata, avispón, etc) a arácnidos (numerosas especies de arañas, escorpión negro).

La localización geográfica de la casa también es muy importante a la hora de determinar las especies animales que pueden ocupar la vivienda. Por ejemplo, el escorpión negro únicamente se encuentra en las zonas cálidas.

Las actividades agrícolas de los alrededores influyen también en el tipo de inquilinos de las casa. Las granjas atraen moscas en verano.

El inicio de las cosecha de los campos o el pastoreo en otoño puede provocar que muchos insectos, como la mariquita o el milpiés, se refugien en las casas.

Un apartamento es un hábitat menos propicio para la fauna salvaje

Un apartamento en pleno centro de la ciudad acoge, lógicamente a un número de especies animales mucho más pobre. Como aves, tenemos la paloma que aprovecha la cornisa para instalar su nido, el vencejo que anida bajo los tejados, el avión común que anida los revestimientos de la fachada.

Como insectos que viven en un apartamento de ciudad, encontramos la cucaracha y los comensales de las reservas alimenticias, como la polilla o también podemos ver el pececillo de plata, el mosquito o pulgas introducidas por las mascotas.

En cambio, estos hábitats no son adecuados para un gran número de animales por la sequedad excesiva del aire; este es el caso de numeras especies de insectos, muchas arañas o los ciempiés. Los insectos de la madera tampoco pueden subsistir en un apartamento moderno porque los inmuebles modernos casi no emplean la madera para el armazón sino hormigón armado.

Una casa no habitada permanente es un lugar adecuado para los animales que hibernan en la estación fría, como el lirón careto.

* Ver más sobre: Arañas caseras / Hormigas caseras / Moscas caseras / Mosquitos caseros / Geckos caseros

Más información sobre los animales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.