Alimentación del topo común

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

Dieta del topo común

¿Qué come el topo común?

lombriz de tierra
Las lombrices de tierra son las presas preferidas del topo común

El topo común es un mamífero insectívoro y su dieta se compone casi exclusivamente de invertebrados artrópodos. Este animal se alimenta principalmente de lombrices de tierra, pero también de insectos en sus fases de larva y adulto, así como de otros invertebrados, como los miriápodos o los moluscos gasterópodos.

Sin embargo, en algunas ocasiones, el topo común puede comer crías de roedores y otros micromamíferos, como musarañas. No desprecian tampoco la carroña de micromamíferos, reptiles, anfibios y aves.

¿Qué tipo de presas prefiere este animal?

Las presas preferidas del topo común son los anélidos oligoquetos y la lombriz de tierra común (Lombricus terrestris) en particular, aunque también le gustan mucho otras especies. Los escarabajos y sus larvas se ha visto que son también muy apreciados por este animal. Los miriápodos del grupo de los ciempiés y escolopendras, conocidos técnicamente como quilópodos, son igualmente apreciados por el topo común.

Del mismo modo, los huevos de babosas y caracoles son consumidos con relativa asiduidad por este mamífero insectívoro. Tampoco conviene no obviar los dípteros como presas importantes del topo común. Las arañas y otros arácnidos, en cambio, conforman generalmente una pequeña parte de la dieta de este pequeño depredador.

En zonas donde las lombrices de tierra no abundan tanto, este animal puede aprovechar los otros tipos de presas, porque es una especie oportunista.

Los topos no comen lo mismo todo el año

larva de escarabajo
Las larvas de algunos escarabajos también forman parte de la dieta de este mamífero insectívoro

Se ha demostrado en varios estudios de campo como la dieta de Talpa europaea es estacional, de modo que en verano, esta especie consume proporcionalmente más larvas de insectos que el resto del año, mientras que en invierno se alimenta de una gran cantidad de lombrices de tierra, porque entonces escasean otro tipo de presas.

También se ha observado como el topo común en verano no consume una proporción tan grande de escarabajos y prefiere alimentarse de dípteros, respecto a la estación invernal, aunque siempre las presas preferidas de las lombrices de tierra son las lombrices de tierra.

Se ha constatado además como en otoño el topo común consume una mayor cantidad de anélidos terrestres.

Los ciempiés, escolopendras y otros quilópodos fueron consumidos por este mamífero sin variar las proporciones en su dieta significativamente entre las distintas estaciones del año.

Comportamiento del topo a la hora de comer

El topo común no realiza la hibernación, por lo que es habitual que esta especie en otoño guarde provisiones de alimento, para lo que almacena las lombrices en alguna cámara de su complejo red de túneles y cámaras y les propina un mordisco para paralizarlas, que les amputa los segmentos cefálicos. Tampoco es raro que se olvide de ellas, lo que favorece que se dispersen por el territorio tras recuperarse de la agresión.

Este animal tiene un metabolismo muy alto que le obliga a buscar continuamente el alimento porque no puede estar más de 12 horas sin comer.

Los topos suelen estirar con la ayuda de sus patas a las lombrices de tierra antes de comérselas para eliminar la tierra y otros residuos indeseados que tienen estos invertebrados en sus intestinos.

¿Qué sentidos utilizan estos animales para cazar?

Los topos hacen uso de los sentidos del tacto y del olfato para localizar a sus presas escondidas a varios centímetros bajo tierra y pueden también con ellos advertir a sus depredadores.

Gracias a su gran sentido del tacto, estos insectívoros pueden percibir las vibraciones que las lombrices de tierra y otras de sus presas generan en el suelo al moverse. Los bigotes del hocico del topo común, llamados vibrisas, le permiten detectar a sus presas, así como los pelos táctiles que tiene repartidos en zonas de su cuerpo como las patas anteriores y la cola.

Esta especie de topo, así como otras, posee un un órgano sensorial a base de un serie de papilas en su hocico llamada órgano de Eimer que le proporcionan un fino sentido del olfato.

El sentido del oído del topo común tampoco es para nada despreciable, ya que con él puede oír el mínimo ruido, aunque es utilizado por el animal para estar atentos a sus enemigos naturales más que para cazar.

Técnicas de caza del topo común

topo
En ocasiones, el topo común abandona su madriguera para cazar

Este depredador utiliza para hacerse con sus presas tres tipos de estrategias, en función de las condiciones del suelo y de su experiencia:

  • Cavar en el suelo: Con ayuda de sus patas anteriores, mientras se adentra en el suelo va localizando y consumiendo sus presas.
  • Desplazarse por su sistema de galerías: Cuando no le conviene excavar, el topo común puede aprovechar las presas que se hallen dentro de su madriguera para alimentarse.
  • Búsqueda de presas en la superficie: Pocas veces este animal sale a la superficie, pero en ocasiones puede hacerlo para conseguir comida.

Más información sobre el topo y otros animales salvajes.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

7 enero, 2020

Otros artículos de interés