Cultivo del azufaifo: variedades de jínjoles y un árbol emblemático

¿Cómo se cultiva el azufaifo en el jardín o huerto?

El azufaifo (Ziziphus jujuba Mill.) es un árbol frutal procedente de Asia. Se trata de una planta generosa y muy poco exigente en cuanto a requerimientos de suelo y agua. Es un árbol resistente a zonas áridas, habituado a suelos pobres, soporta bien los suelos calcáreos y con poca agua.

Es un árbol al que se le han dado numerosas utilidades: leña, sombra, alimento, medicina y vigilante de la ecología del entorno inmediato porque hace sombra y evita la erosión del suelo. Se podría decir pues que se trata, sin duda, de un árbol infrautilizado.

Un azufaifo cultivado en nuestro huerto familiar.

Variedades de azufaifos según la forma del fruto

Cuando alguien se plantea el cultivo de jínjoles, lo primero que suele buscar es un árbol que produzca frutos carnosos, algo grandes. Nosotros mismos nos hemos sorprendido alguna vez al encontrar un azufaifo con jínjoles que parecían pequeñas peras. En efecto, hay diferentes variedades de jínjoles. Algunos tienen el tamaño de una aceituna, y otros son más grandes, casi como un níspero.

Se conocen 4 tipos de variedades:

  • Grandes de Albatera: son los de mayor tamaño, aunque siguen siendo frutos pequeños, que recuerdan a pequeñas peras. Tienen forma redondeada y aplastada y su peso medio está en 35 g. Se recogen a finales de agosto.
  • Medianos: tienen el tamaño de olivas grandes, y su peso medio es de 12 g. Presenta mayor acidez que el anterior, debido a su mayor contenido en ácidos orgánicos (succínico, cítrico, ascórbico y málico). También se recogen a finales de agosto.
  • Pequeños: son pequeños, del tamaño de olivas arbequinas, y su peso medio es de tan sólo 0,5 g. Recolección a finales de agosto.
  • Dátil: presentan una forma alargada que recuerda al dátil. Su peso medio es de 9 g. y se recolecta a principios de agosto.

Clima para el cultivo del azufaifo

  • Jínjoles medianos. Hay diferentes tipos de jinjoleros.

    Este árbol está perfectamente adaptado al clima mediterráneo. Este árbol ofrece resistencia a la sequía y también al frío (aunque no intenso).

Tipo de suelo para el cultivo del azufaifo

Es altamente resistente a condiciones de sequía gracias a sus potentes y profundas raíces, capaces de extenderse cientos de metros bajo el subsuelo para afianzar la planta y captar humedad, pero también nutrientes. Por ello es una planta capaz de contener la erosión allí donde se encuentra, pero también constituye una seria competencia para los árboles circundantes.

Riego del azufaifo

  • No es necesario un riego constante, aunque agradece un riego periódico.

Usos del azufaifo en jardinería

Destaca por la espesura de su follaje, ideal para jardín, capaz de crear un microclima a su alrededor que facilita el crecimiento y albergue de numerosas especies bajo su amparo. En terminología botánica es lo que se denomina islas vegetales, por tanto, su utilidad biológica de cara a preservar las especies y el paisaje queda fuera de duda.

Dado su espeso y verde follaje, así como su resistencia al frío, en la actualidad se emplea básicamente en jardinería y lo encontramos en algún huerto antiguo o viñedos próximos a la costa. A pesar de ser un árbol naturalizado, raramente lo vemos hoy en día en estado silvestre. En el Levante valenciano existían muchos azufaifos, pero parece ser que muchos fueron erradicados para plantar agrios.

Multiplicación del árbol azufaifo

  • Los azufaifos se pueden reproducir mediante la plantación de la semilla o hueso, con la punta hacía abajo, lo cual ralentiza su crecimiento, ya que, según algún manual de agricultura, su semilla puede tardar hasta dos años en germinar.
  • La fórmula más rápida es el injerto o bien utilizando alguno de los renuevos que los ejemplares adultos echan al pie de su tronco. Su crecimiento es lento.

Ventajas ecológicas de plantar azufaifo

Se trata de un árbol escaso, cada vez más difícil de encontrar cultivado. Sin embargo, desde un punto de vista ecológico, vemos que su utilidad como regulador de la biodiversidad de las áreas de secano es de gran importancia.

Es un árbol con muchas utilidades prácticas: por su madera y por las propiedades nutricionales de sus frutos, posiblemente sería un buen árbol para ser cultivado en países con carencias de nutrición. Si aparentemente todo son ventajas, resulta paradójico que el azufaifo sea un árbol tan escaso y poco conocido. La respuesta a ello cabría buscarla en que se trata de un árbol de crecimiento lento, con frutos pequeños que, desde una óptica de productividad (tal y como se mide actualmente casi todo), no es muy eficiente.

Quizá una mayor divulgación de sus excelentes propiedades nutricionales y antioxidantes, pudieran cambiar esta situación, y devolver al azufaifo el prestigio que se merece, ya que es un árbol que lo aguanta todo y nos lo da todo.

El azufaifo gigante más viejo de Europa está en Barcelona

En Barcelona ciudad existe un viejo azufaifo que se considera el mayor y el más antiguo de Cataluña y de Europa. Se encuentra en un antiguo solar, en la calle Arimón número 7, y gracias a las reivindicaciones populares, no se taló y se le ha dejado un espacio.

Sin embargo, los especialistas aseguran que el espacio subterráneo que quedó tras unas obras, es insuficiente para su pervivencia, dado que los azufaifos necesitan gran extensión para extender sus raíces.

Azufaifo en la calle Arimón de Barcelona.
Montserrat Enrich
Escrito por Montserrat Enrich Periodista especializada en plantas silvestres comestibles y usos de las plantas.

13 enero, 2020

Otros artículos de interés

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar