Remedios para la fiebre del heno

Medicina natural para la rinitis alérgica estacional y perenne

¿Qué es la fiebre del heno y qué soluciones tiene la fitoterapia?

La fiebre del heno es un tipo de alergia que se manifiesta principalmente durante la primavera y el verano, cuando la mayoría de plantas realizan la polinización. También se conoce como rinitis alérgica.

Esta afectación se caracteriza por causar reacciones de inflamación en la nariz, en los ojos y en la boca, pudiendo provocar dificultad respiratoria, congestión, estornudos y falta de apetito. También puede afectar al tracto digestivo (diarrea, malestar, vómitos) y a nivel neurológico (migrañas, dolor de cabeza).

cebolla morada
La cebolla morada es el alimento más rico en quercetina, un potente antihistamínico natural.

Fitoterapia: Plantas medicinales para la fiebre del heno

La función de la fitoterapia en el tratamiento de la alergia al polen es proporcionar aquellas plantas con propiedades antiinflamatorias y antihistamínicas que ayuden a evitar las reacciones adversas:

  • Plantas medicinales antialérgicas y antihistamínicas

  • Plantas antiinflamatorias

  • Plantas balsámicas y expectorantes para descongestionar el aparato respiratorio

  • Plantas para el buen funcionamiento del sistema inmunitario

Principales plantas recomendadas para la rinitis alérgica

Entre las plantas medicinales con mejores resultados para la rinitis alérgica, se encuentran:

perilla frutescens purpurea
La perilla es una de las mejores plantas que existen para las alergias.
  • Perilla o shisho (Perilla frutescens): Considerada una de las mejores plantas antialérgicas y el antihistamínico natural por excelencia. También tiene propiedades antiinflamatorias. En Japón se utiliza desde tiempos inmemoriales, y en occidente también se empieza a utilizar, con muy buenos resultados. Contiene aceites esenciales y es una planta muy rica en ácido rosmarínico. El ácido rosmarínico también es depurativo hepático y ayuda a eliminar los causantes de la alergia (2-3 infusiones al día de hojas de la planta) (Comprimidos de perilla)

  • Romero (Rosmarinus officinalis): Por su contenido en ácido rosmarínico, el romero es un excelente remedio para la rinitis alérgica. (Dosis de 50-200mg de ácido rosmarínico han demostrado disminuir los síntomas de rinitis alérgica) (Infusión de romero) (Infusión de romero y jengibre) (Infusión de romero y tomillo) (Otras plantas con este componente, aunque en menor cantidad, son: el orégano, la lavanda, el serpol y la menta)

  • Cebolla (Allium cepa): Ayuda a respirar mejor al descongestionar la nariz. Tiene propiedades antialérgicas, expectorantes, antisépticas y antiinflamatorias. Destaca por sus compuestos azufrados y por ser el alimento más rico en quercetina, un principio antihistamínico. (Maceración de una cebolla pelada durante un par de minutos en agua. Beber el líquido) (Jarabe de cebolla y miel) (Comer cebolla en las ensaladas y sopas)

rinitis alergica fiebre del heno tratamiento natural
Lámina resumen sobre las principales plantas medicinales para el tratamiento natural de la rinitis alérgica o fiebre del heno.

Preparados con hierbas medicinales para la fiebre del heno

Entre las principales plantas medicinales adecuadas para tratar la fiebre del heno, tenemos las siguientes:

  • Quercetina: Existen complementos de quercetina, que es un antihistamínico natural. Los alimentos ricos en quercetina son: las alcaparras, los arándanos, las bayas de saúco, etc.

  • Eucalipto (Eucalyptus globulus): Balsámico, expectorante, antiinflamatorio de las vías respiratorias y antiséptico. (Vahos de eucalipto) (Infusión de eucalipto)

  • Ortiga y ortiga menor (Urtica dioica y U. urens): Resulta útil para combatir las alergias del polen, incluida la fiebre del heno, evitando sus desagradables efectos, como la producción de mocos, o los ataques de tos. (Infusión de una cucharada de hojas secas por taza de agua. Beber 3 tazas al día) (Sopa de ortigas)

sopa de ortiga
La sopa de ortigas es muy aconsejable para ayudar al organismo a liberarse de todas las sustancias inflamatorias producidas durante la reacción alérgica.
  • Hidrastis o sello de oro (Hydrastis canadensis): Para la congestión y estados catarrales, por sus propiedades antisépticas (Infusión 1 cucharada de rizoma triturado. Dejar reposar. Tomar 2 cucharadas cada 2 horas)

  • Efedra (Ephedra helvetica): Por su contenido en efedrina, tiene propiedades semejantes a la adrenalina, aunque resulta peligrosa por afectar a la tensión arterial y al ritmo cardíaco, sobre todo en uso prolongado o en dosis superiores a lo normal (Ver toxicidad de este componente) Por otra parte ha demostrado un uso bastante adecuado en el tratamiento de las alergias. (Infusión de una cucharadita de las flores secas por taza de agua. 2 tazas al día)

  • Fenogreco: (Trigonella foenum-graecum) Ayuda a prevenir la aparición del la fiebre del heno en las personas que poseen esta enfermedad (Decocción de 40 gr. de semillas previamente remojadas durante unas horas en agua fría en un litro de agua durante un par de minutos. Una taza al día unos cuantos días antes de empezar la estación en la que aparecen las alergias)

  • Rábano picante: (Amoracia rusticana) Descongestiona la nariz. (Comer un pequeño pedazo cada día. Tiene un sabor muy picante.)

  • Manzano (Malus domestica) El vinagre de sidra se utiliza para detener la producción de mocos. (4 cucharadas por vaso 3 veces al día durante 3 o 4 días. Luego ir reduciendo a cero poco a poco)

Preparados para tratar la irritación de los ojos causada por la fiebre del heno

rodajas de pepino para la fiebre del heno
Las rodajas de pepino pueden aplicarse sobre los ojos irritados por la fiebre del heno.
  • Patatas: (Solanum tuberosum) La aplicación de una rodaja cruda sobre los ojos cansados e irritados ayuda a rebajar la inflamación. No comer la patata cruda.

  • Pepinos: (Cucumis sp) Una de las muchas aplicaciones interesantes del pepino es su capacidad para relajar los ojos cansados, humedecerlos y aliviarlos del enrojecimiento. (Aplicar un par de rodajas recién cortadas sobre los párpados)

Dieta para la fiebre del heno. Alimentos y fiebre del heno

Se ha comprobado que la ingestión de frutas, verduras y hortalizas, por su riqueza en vitamina C, vitamina B y vitamina E, y por sus bioflavonoides (substancias que dan el color característico a las frutas verduras u hortalizas) pueden ayudar al tratamiento de las alergias en general o prevenir su aparición.

Ajos para la fiebre del heno
Comer ajos disminuye las reacciones de la fiebre del heno

Ajos y cebollas para remediar la fiebre del heno

Por su contenido en quercitina, resulta especialmente interesante la ingestión de ajos y cebollas para disminuir las reacciones. (Comer estos vegetales abundantemente en todas las comidas)

dieta alergia
Dieta para la alergia

punto rojo Más información sobre la fiebre del heno y su tratamiento natural.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar