Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Poto ecindapso

( Epipremnum aureum, Pothos aureus, Scindapsus aureus)

CULTIVO Y CUIDADOS DEL POTOS

El género Scindapsus

Los Scindapsus - modernamente llamados Epipremnum - son plantas de la familia de las Araceaceas, entre las que se encuentran representantes tan destacados en jardinería como las difembaquias, las aglaonemas, los espatifilos, los filodendros o las calas.

Se caracterizan, en general, por poseer hojas anchas, terminadas generalmente con un ápice bastante puntiagudo, aunque lo que más caracteriza a esta familia son sus flores en espádice, que es una inflorescencia en forma de espiga, rodeada por una hoja especializada a modo de vela que la tapa parcial o lateralmente o la rodea por debajo, como en el caso de los anturios.

En el caso de los potos, solamente florecen en el exterior, al tratarse de una planta con un requerimiento térmico muy específico - entre los 17 y 24 ºC - que obliga a utilizarla generalmente como planta de interior.

potos
Foto de potos

El poto - conocido científicamente como Epipremnum aureum, Pothos aureus, Scindapsus aureus o Rhaphidophora aurea- es una liana trepadora, originaria del Sudeste de Asia y del Pacífico Oeste.

En el ambiente natural de selva tropical alcanza proporciones muy enormes al trepar sobre los árboles a los que se agarra con sus raíces aéreas, llegando a alcanzar cerca de 20 m.

Cuando es joven tiene hojas acorazonadas, pinnadas de unos 10 o 15 cm de longitud. En su ambiente natural estas hojas enteras se van perforando o abriendo en forma de lóbulos y van aumentando de tamaño, hasta alcanzar 1 m de largo por cerca de medio metro de ancho.

Al mismo tiempo, le aparecen puntos translucidos cerca del nervio principal. Las flores son de color blanco y florecen a lo largo de todo el año.

Cuando se cultiva en otros climas más fríos, los ejemplares no alcanzan estas dimensiones tan espectaculares. Las hojas suelen mantenenerse en su estadio infantil, sin llegar a dividirse y normalmente no florece, al menos hasta que no alcanza la madurez.

Si se cultiva en climas muy calurosos - zonas 10 -11 -, puede utilizarse como planta tapizante o para cubrir muros. En este caso se debe controlar su crecimiento para evitar que se convierta en una especie invasora. En climas más fríos, suele cultivarse como planta de interior, como especie colgante o trepadora.

Los potos: Riego

Debes vigilar en no regar demasiado pues es una planta que se pudre con facililidad. La mejor regla es dejar secar la tierra entre riego y riego. En invierno no debes regar más de una vez por semana y en verano, a no ser que se encuentre en ambientes demasiado resecos, basta con hacerlo cada 4 días, más o menos.

El exceso se riego se manifiesta en el aspecto de las hojas y de los tallos. Demasiado riego hace que los tallos se pudran y que las hojas aparezcan colgantes, sin vida. En todo caso, después de regar, evitaremos que quede agua estancada cuando la planta se encuentre apoyada en algún recipiente.

Por otra parte es una especie que agradece los rociados de las hojas. Estos se deben hacer especialmente en verano, cuando es conveniente aplicarlo cada dos días, a ser posible. En invierno la frecuencia se hará menor, y basta cada quince días. Otra cuidado que agradecen mucho es limpiar las hojas con un paño húmedo. Puedes aprovechar el momento del rociado para realizar esta faena.

Cuando la atmósfera esta muy seca la planta lo sufre mucho y generalmente lo manifiesta en las hojas que aparecen con las puntas secas, arrugadas y de color marronáceo. De manifestar este síntoma conviene aumentar los rociados, especialmente si la planta se encuentra en un ambiente con calefacción.

Los potos: Ambiente y exposición

Necesita un ambiente iluminado aunque toleran la semisombra, sin embargo cuando no tienen mucha luz se produce en ellos una decoloración de las hojas que se vuelven menos vistosas. Esto se da especialmente en los ejemplares variegados, que son aquellos que presentan diferentes tonalidades de color.

Si situamos uno de estos ejemplares en un lugar con poca luz, las hojas se vuelven más uniformes perdiendo los contrastes de color.

La temperatura ideal para esta planta se encuentra entre los 17 y 24 ºC., no debiendo bajar nunca de los 10 ºC. Temperaturas por debajo de estas pueden hacer que pierda las hojas, especialmente cuando se combinan con un exceso de riego, que además puede llegar a hacer que se pudran. A veces, por combinación de las dos mismas causas, aparecen puntos de color negro o marrón sobre la superficie de las mismas. De darse estos síntomas deberemos emplazarla en un lugar más cálido y disminuir la frecuencia de riego.

Debemos evitar que el poto se encuentre expuesto a corrientes de aire que no le favorecen en absoluto.

Los potos: Propagación y cuidados

Son plantas muy fáciles de reproducir mediante la técnica del esqueje. Este se llevará a cabo en primavera o verano.

  • Basta cortar una pequeña rama en buen estado. Quitamos las hojas inferiores y dejamos dos do tres en buen estado. Mojamos la parte del tallo deshojado en hormonas de crecimiento - no es absolutamente necesario el uso de hormonas, aunque este acelera la aparición de raíces -, la introducimos en una maceta con tierra de jardín y la regamos bien. Procuraremos que la humedad se mantenga constante y que la planta permanezca en la oscuridad hasta que haya enraizado. Después la trasplantaremos en la maceta definitiva.

Es muy interesante realizar una poda de formación en primavera para evitar ejemplares muy desgarbados. La poda debe realizarse con bastante intensidad de manera que el ejemplar debe cortarse hasta la mitad. Con ello conseguiremos que tenga un crecimiento muy rápido y uniforme. El potos es una de las plantas que tiene un crecimiento más rápido, pudiendo llegar a ser de casi medio metro al año. Si las condiciones le son favorables podemos tener ejemplares que alcancen casi los 5 m. de longitud.

Se puede utilizar como planta para colgar. En este caso es conveniente realizar podas de aquellas ramas que tengan un crecimiento irregular. También se puede utilizar como planta trepadora. Para que la planta pueda sostenerse procuraremos colocarle un tutor de apoyo. En el mercado venden tutores muy adecuados en forma de varas de musgo.

Los potos: Terreno, abonado y enfermedades

Preferentemente terrenos de composición alcalina, mezcla de turba y compost. Crecerá con más vigor si el suelo es fértil, por lo que un abonado mensual con abono líquido de tipo universal le será muy adecuado. Cuando las hojas amarillean suele ser síntoma de falta de hierro, por lo que un abono que contenga este componente le resultará necesario.

Entre las enfermedades que afectan al poto, las más importantes son las siguientes:

- Arañuela roja : Aparecen manchas amarillas en las hojas con la posterior caída de las mismas. Esta enfermedad viene causada por unas arañas de color amarillo verdoso - rojo naranja en verano - de diferentes especies, aunque la más normal es la Tetranychus urticae, que ataca a plantas situadas dentro y fuera de casa durante el verano. Son animales de menos de 1 mm, con 8 patas y visibles a simple vista.

Se desarrolla durante el verano en ambientes muy secos, por lo que resulta conveniente pulverizar las hojas por el envés y, a ser posible, utilizar humificadores para que el grado de humedad impida la aparición de estos insectos. Hay que limpiar bien el jardín para evitar la rápida reproducción de las mismas y aplicar algún acaricida específico, procurando mojar el envés de las hojas. Un método natural consiste en limpiar las hojas con el líquido resultante de la infusión de hojas secas de ortiga o cola de caballo.

- Cochinilla: Produce hojas pegajosas, como consecuencia de las secreciones producidas por insectos que se pegan a las hojas en forma de verruga, chupando con sus largos picos la savia de las plantas infectadas. Ademas de producir una mayor lentitud en el desarrollo de la planta, terminan con hacer caer las hojas e influyen en la aparición de la negrilla, un hongo que aprovecha las secreciones de las mismas para desarrollarse.

Las causas que favorecen el desarrollo de la cochinilla son similares a las de la arañuela roja: la calor y la falta de humedad, por lo que un regado frecuente, con una pulverización de vez en cuando será la mejor manera de evitar su aparición. Una vez la planta se encuentre infectada, deberán eliminarse con un paño mojado en alcohol. Una solución bastante eficaz consiste en atacar a los insectos en su estadio larval, aplicando algún insecticida específico.

- Thrips: Son insectos chupadores que producen puntos de color negro en el haz de sus hojas. Aparecen en ambientes muy cálidos y secos, por lo que tendremos en cuenta las mismas condiciones de mantenimiento mencionadas anteriormente. Deben eliminarse con insecticidas específicos.

- Hongos: Producen manchas de color negro en los tallos y en las hojas. Posteriormente se produce la necrosis de las partes afectadas. Se producen por exceso de riego, sobre todo cuando el agua se estanca en la planta por culpa de un mal drenaje.. La única solución posible consiste en disminuir la frecuencia de riego, mejorar el drenaje y eliminar las partes afectadas. Si estas comprenden una parte muy grande de la misma, es mejor deshacerse de la planta en su totalidad.

Toxicidad del potos

Por su riqueza en oxalatos resulta una planta tóxica cuando es ingerida, pudiendo producir sensaciones muy desagradables en la boca, como dolor, hinchazón o quemazón. Por este motivo es muy difícil que se produzcan ingestiones de la misma, aunque, si la ingestión se produce accidentalmente, produce fuerte sensación de quemazón en la garganta y el estómago, con los consiguientes vómitos y diarreas.

Para que el resultado sea grave se tendrían que ingerir grandes cantidades de la planta, lo que, dado su acritud, resulta del todo improbable. Igualmente, el jugo de la planta resulta irritante en contacto con las mucosas o con la piel,produciendo dermatitis o edemas. La misma consideración habría que hacer de todas las especies pertenecientes a la misma familia que el potos, con idénticas propiedades,

Entre estas figuran representantes tan destacados en jardinería como las difembaquias, las aglaonemas, los espatifilos, los filodendros o las calas.

Otras especies de Epipremnun:

Epipremnum arboreum
Epipremnum ceramense
Epipremnum mirabile
Epipremnum mampuanum
Epipremnum falcifolia
Epipremnum pictum

punto rojo Más información sobre plantas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil