indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 


ALIMENTOS POCO SALUDABLES

¿Qué no debemos comer?




 

 


Alimentación inadecuada

 

Muchas enfermedades del mundo occidental responden a una alimentación inadecuada. Saber comer es muy importante para tener en cuenta que alimentos resultan convenientes y que alimentos se deben evitar o restringir.

En la mayoría de las ocasiones solamente se tiene en cuenta la dieta cuando una persona se encuentra enferma. Sin embargo una alimentación adecuada es necesaria tanto cuando una persona esta sana como cuando ha perdido la salud.

Limitar o prescindir de los alimentos no saludables ayudará a prevenir muchas enfermedades y facilitará la recuperación en personas enfermas.

 

¿Qué alimentos no conviene comer?

 

Entre los alimentos poco saludables tenemos los siguientes:

 

- Las grasas animales: Un exceso de grasas siempre resulta negativo porque puede ocasionar problemas de obesidad o sobrepeso. Aún más negativo resulta cuando esta ingestión de grasas procede de grasas de origen animal.

Las grasas animales son muy ricas en colesterol. El colesterol es responsable de la formación de placas en las arterias que endurecen las mismas y dificultan la circulación originando una enfermedad circulatoria conocida como arteriosclerosis.

Estas placas se inflaman y producen un daño en la arteria. El organismo cura las heridas lo que produce una coagulación de la sangre. Estos coágulos se conocen como trombos. Otras veces, un trombo se desengancha de la pared de una arteria, formando un embolo, que navega por la sangre y puede quedar bloqueado en un lugar distinto de donde se produjo. . Un trombo o un embolo puede taponar una arteria o capilar impidiendo el paso de la sangre, lo que puede originar una trombosis, una embolia o un infarto. Otras veces un pequeño capilar en el cerebro se rompe produciendo un derrame cerebral.

Es muy importante prescindir de grasas animales y sustituirlas por grasas vegetales no saturadas. Las grasas que contienen los aceites de maíz, girasol, oliva, etc. se consideran saludables. Aún así debemos limitar su consumo y tomarlos en cantidades pequeñas.

Cuando consumamos alimentos vegetales naturales, podemos añadirles un poco de aceite vegetal para propocionales más sabor. Es mejor consumir este tipo de alimentos crudos con aceite igualmente crudo. Los fritos en aceite no resultan nada recomendables porque absorben demasiado aceite y proporcionan demasiadas calorías a los alimentos así preparados.

Entre los alimentos fritos muy habituales poco recomendables tenemos, por ejemplo, las patatas fritas, los huevos fritos, la tortilla francesa, calamares a la romana, tomates fritos, etc

Preparar estos mismos alimentos de otra manera ayudara a que sean más saludables tal como muestra la tabla siguiente:

 

Tabla de calorías según la manera de preparar los alimentos
Patatas hervidas ( 80 Kcal/100 gr) Patatas fritas ( 540 kcal/100 g)
Huevos cocidos ( 75 kcal / huevo) Huevos fritos (108 kcal/huevo)
Tortilla a la francesa ( 165 kcal/100g) Tortilla de patatas ( 153 kcal/100 gr)
Lenguado a la parrilla ( 90 kcal/100 gr) Calamares a la romana ( 190 kcal/100g)
Tomate natural ( 24 kcal/100 g) Tomate frito ( 87 kcal/100g)
Merluza cocida (97 kcal /100g) Merluza frita ( 180 kcal/100 g)
Pimiento fresco (27 kcal/100g) Pimiento frito ( 140 Kcal/100g)
Acelgas cocidas (65 Kcal/100g) Acelgas rebozadas ( 120 Kcal/100g)
Coliflor cocida (60 Kcal /100 g) Coliflor con bechamel (122 Kcal /100 g)
Pescadilla cocida ( 98 kcal/100 g) Pescadito frito (275 kcal/100 g)
Lenguado a la plancha (80 kcal /100 g) Lenguado rebozado (197 kcal/100 g)

 

- Los dulces y productos azucarados: El exceso de alimentos que contienen azúcar refinado en la sociedad actual es bien patente. Caramelos, helados, pasteles, natillas, flanes, piruletas, bebidas azucaradas y otras golosinas forman parte habitual de la dieta de las personas de muchas sociedades en todo el mundo. Entre los consumidores más habituales se encuentran los niños.

Hoy en día existe la mala costumbre de endulzar prácticamente todas las bebidas. Incluso a las tisanas se les añade azúcar. El café, la leche, el yogur, las bebidas con cola, los zumos de fruta envasados, etc. son productos que contienen excesivas cantidades de azúcar. Se calcula que una persona consume en la actualidad unos 167 gr diarios de azúcar, una cantidad muy superior a la que consumía de media una persona del siglo XIX, estimado en 35 gr diarios.

El azúcar refinado solamente contiene sacarosa, un hidrato de carbono simple, que solamente proporciona calorías vacías. Debemos tener en cuenta que cada gramo de azucar proporciona 9 kcal. No contiene vitaminas, minerales, proteínas, ni grasas, por lo tanto, se trata de un alimento vacío que solamente proporciona calorías.

La ingestión de este tipo de productos no produce ningún beneficio a la salud. Muy al contrario, es responsable de la aparición de numerosas enfermedades, como la obesidad, la caries, la diabetes. El aumento repentino de los niveles de azucar en la sangre produce hiperactividad momentanea seguida normalmente de una bajada de los niveles de azucar al poco rato que suele acompañarse de mal humor, ansia por lo dulce, y por una necesidad de ingerir más alimentos. Cuando comemos productos muy azúcarados nos sentimos muy llenos momentáneamente, pero, al cabo de poco, ya sentimos ganas de comer de nuevo.

Es conveniente ir eliminando el azúcar refinado de nuestra dieta, sustituyéndolo por otros productos de sabor dulce más convenientes como la miel, la fruta y, más ocasionalmente, los zumos de fruta. Una buena costumbre es ir prescindiendo de todo tipo de dulces para que nuestro paladar se acostumbre al sabor natural de los alimentos con lo cual necesitaremos comer menos dulce.

- Los alimentos ricos en sal: El exceso de sodio es responsable de muchas enfermedades de la sociedad actual. Poner demasiada sal en los alimentos se relaciona con la aparición de anomalías como la hipertensión o muchas enfermedades del corazón, como los infartos.

Tambien debemos tener en cuenta que muchos de los alimentos preparados contienen mucha sal, en forma de sodio o de saborizantes alimentarios como el glutamato monosódico ( E-621), un aditivo que, aunque contenga menos sodio que la sal común, se suma a la ya añadida. El glutamato monosódico se utiliza para dar un sabor especial al las comidas, que es el típico sabor de la comida china, o aquel que aparece en las sopas de sobre. Se trata de un sabor especial que no es ni dulce, ni salado, ni amargo, ni agrio, sino que se conoce como " Umami"

Entre los alimentos ricos en sodio tenemos por ejemplo: las patatas fritas, las almendras saladas, las galletas, la salsa de soja, los quesos, las hamburguesas, etc ( Véase alimentos con mucha sal y alimentos con poca sal)

 

Más información sobre alimentación sana en el listado superior.

 


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso