¿Se recomienda la sal sin sodio? Beneficios y composición

Este artículo ha sido avalado por Elisenda Carballido - Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

Características y composición de la sal sin sodio

¿Qué es la sal sin sodio?

En los últimos años, han aparecido en los supermercados un tipo de productos llamados sales reducidas en sodio o sales sin sodio, que se publicitan como sustitutos a la sal de mesa.

tipos de sal sin sodio etiqueta
Diferentes tipos de sal en un supermercado español: sal sin sodio, sal reducida en sodio, y sal marina.

Se trata de una sal cristalina, como la sal de mesa, pero químicamente distinta. A diferencia del cloruro sódico (sal de mesa), las sales sin sodio contienen cloruro potásico.

El principal inconveniente de las sales 0% sodio es que tienen sabor metálico y amargo y que no se pueden cocinar. Además, suelen contener aditivos, como excipientes, potenciadores de sabor y aromas, para rebajar y camuflar su amargor.

Antes de adentrarnos en su composición, propiedades y contraindicaciones (porque estas sales tienen algunas contraindicaciones peligrosas), nos gustaría hacer una reflexión a todas aquellas personas que se planteen utilizar este tipo de productos…

¿Para qué sirve la sal sin sodio?

Las sales sin sodio no tienen una utilidad conocida. Se venden porque son comestibles, cristalinas, y pueden imitar el cloruro sódico (sal de mesa), pero tienen más inconvenientes que beneficios para nuestra alimentación, empezando por su precio elevado y su sabor desagradable.

Se dice que son buenas para dietas donde convenga disminuir la sal, pero ni reducen la hipertensión, ni la mejoran. Ni tampoco se conoce que puedan mejorar ninguna otra enfermedad o condición física. De hecho, hay otros modos de disminuir el consumo de sal de la dieta más recomendables, por ejemplo usando más especias y evitando comer los alimentos más ricos en sal.

¿Sustitutos de la sal para la hipertensión?

El tema que más preocupa es el control de la sal para la hipertensión. Popularmente se dice que la hipertensión es debida a un exceso de sal en la dieta, pero la evidencia científica no coincide con esta idea: no todo el mundo que come con sal, tiene hipertensión. En otras palabras, no hay una asociación directa o clara entre consumir sal de mesa e hipertensión.

La mayoría de veces, la hipertensión tiene causas idiopáticas, es decir, desconocidas. Lo que sí se sabe es que entre los factores de riesgo de hipertensión están el tabaquismo (¡muy perjudicial desde el día 1!), el sedentarismo, el alcohol, el consumo de azúcar y de bebidas azucaradas, la obesidad, el estrés y una dieta inadecuada (pero no sólo por la sal, sino por no comer alimentos saludables, o comer demasiada comida chatarra).

Composición de la sal sin sodio

La sal de mesa o sal normal es cloruro de sodio (químicamente, representado como NaCl). En cambio, la sal sin sodio está compuesta principalmente por cloruro de potasio (KCl, los minerales potasio y cloro). No contiene grasas, ni hidratos de carbono, ni proteínas, y por lo tanto no aporta calorías (igual que la sal de mesa normal). Se compone principalmente de los minerales potasio y cloro.

Etiqueta de sal sin sodio

Características del cloruro de potasio

El cloruro de potasio es cristalino, pero no tiene sabor salado como la sal de mesa.

Además, para mejorar su sabor, muchas veces se le añaden aditivos a la sal sin sodio, como potenciadores del sabor (glutamato monosódico) y excipientes, que diluyen el sabor del cloruro potásico.

¿Qué es la sal reducida en sodio?

También existe la sal reducida en sodio, que no es otra cosa que una mezcla de sal normal con cloruro de potasio. Simplemente se mezclan los dos tipos de sal, para reducir su contenido en sodio, pero sigue siendo sal.

Tendríamos un resultado mejor (con más propiedades saludables y menos química) preparando reducida en sodio en casa, tal como explicamos en la receta de sal de hierbas casera, en la que se rebaja el contenido en sodio añadiendo hierbas aromáticas.

¿Se recomienda la sal sin sodio para la hipertensión?

A título personal no recomendamos la sal sin sodio porque su sabor no es agradable, por lo que no consigue realmente sustituir la sal, y porque su precio es elevado, en comparación con la sal normal o las hierbas aromáticas y las especias.

Por otra parte, la mayor fuente de sodio es la que se encuentra en los alimentos elaborados, como los embutidos, el queso, el pan, snacks, chips, hamburguesas, pizzas y fast-food,… sería más conveniente disminuir el consumo de estos alimentos y aumentar el consumo de alimentos frescos y sin procesar.

¿Cómo podemos reducir el sodio de la dieta?

Desde Botanical-online, nuestra recomendación es que acostumbremos al paladar a comer con menos sal y reducir los alimentos que contienen más sal, que también suelen ser los menos recomendables cuando existen problemas de hipertensión, colesterol o mala circulación (precocinados, pizzas, embuditos, bollería, etc.).

Paralelamente, si se quiere mejorar la salud del corazón, hay que moverse cada día, incluir un plan de ejercicios adecuado, descansar bien, evitar el estrés, comer más verduras, legumbres, frutas y frutos secos (sin freír y sin sal),  quitar el azúcar, las bebidas azucaradas y el alcohol, y en su lugar beber agua.

Inconvenientes de la sal sin sodio

  • No mejora la hipertensión.
  • Su precio es muy elevado, en comparación con la sal normal.
  • Tiene sabor amargo.
  • No se puede calentar, porque desprende un sabor amargo.
  • Suele llevar potenciadores del sabor y aditivos, que no son recomendables, porque acostumbran a nuestro paladar a sabores intensos y artificiales.

Finalmente, comentar que la sal sin sodio tiene contraindicaciones importantes y que hay personas que no deben consumirla.

Elisenda Carballido
Escrito por Elisenda Carballido Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

14 mayo, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.