www.botanical-online.com
InicioDiccionarioRevista gratuitaCursosForoBibliografíaRecomendar esta página

 

REVISTA DE PLANTAS

revista

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

Medicina alternativa

 

EL CULTIVO DEL ÁLOE VERA

( Cuidados adecuados para el Aloe vera)

 

 

 

 

caracteristicas Aloe vera, características

 

Planta perenne de la familia de las liliáceas de hasta 60 cm de altura. . Hojas suculentas en roseta basal, lanceoladas, abrazadoras con el margen cubierto de espinas, glaucas y con tonos rojizos.

Flores amarillas, acampanadas, colgantes, de hasta 2,5 cm de longitud en espigas terminales sobre tallos cilíndricos, leñosos sin hojas. Fruto en cápsula. Florece entre agosto y septiembre

Originaria del este y sur de África, puede encontrarse naturalizada en la mayor parte de zonas cálidas del mundo.

Se cultiva principalmente en Estados Unidos, Japón, México y países caribeños.

regadora Aloe vera, riego

 

El áloe vera necesita muy poca agua. Un exceso de riego produce fácilmente la podredumbre de las hojas, que empiezan a pudrirse desde la parte inferior.

Como en el resto de suculentas, es mejor pecar por defecto que por exceso de agua. Especialmente, cuando se planta en macetas, debemos procurar que el agujero de drenaje inferior este despejado.

 

planta de aloe

Foto de aloe vera

Plantada al exterior y, en condiciones normales de precipitación, no hará falta regar en la mayoría de los casos , excepto en verano cuando no llueva. En este caso, un riego cada mes será más que suficiente .

El resto del año deberemos regarla muy poco tanto si esta plantada sobre el suelo como en maceta. Solamente debemos regar cuando comprobamos que la tierra esta seca. Para ello hacemos la prueba introduciendo el dedo un poco en la tierra , de manera que si esta se engancha en el mismo o notamos humedad, deberemos esperarnos a que esté seca. En la práctica, normalmente deberemos regar una vez a la semana durante el verano, una vez al mes durante el invierno y cada 15 días el resto de meses.

Cultivada en el interior, deberemos tener mucho cuidado con las condiciones de luz y humedad. Le procuraremos un lugar bien iluminado junto a una ventana, sin que le dé el sol directo. La falta de luz suele producir hojas estrechas y alargadas de crecimiento demasiado vertical.

La humedad ambiental en interiores siempre es más baja que en el exterior, lo cual no constituye un problema durante la mayor parte del año, excepto en invierno cuando el uso de la calefacción puede resecar demasiado el suelo. Ante unas condiciones de falta de humedad excesiva, el áloe vera suele tener un crecimiento anómalo que se manifiesta en forma de hojas arrugadas, larguiruchas y estrechas con los bordes de las mismas doblándose hacia dentro. Esto es debido a que la planta esta gastando sus propios líquidos para conseguir agua.

El tipo de agua de riego también debe tenerse en cuenta. El agua de grifo demasiado rica en cloro puede ser la causa de la formación de manchas en las hojas. Una manera de evitarlo es dejar reposar el agua durante unas horas en un contenedor para que se evapore el cloro o utilizar agua de lluvia.

 

maceta Aloe vera, usos

Se utiliza para jardines rocosos, pendientes expuestas al sol o en en maceta. Cultivado en algunos lugares extensivamente para uso medicinal o para la extracción de gel de áloe utilizado ampliamente en las industria de los cosméticos. ( Véase propiedades del áloe vera en el listado superior)

sol Aloe vera, ambiente y exposición

 

Se deberá cultivar en un ambiente de luz elevado, mejor con un sol filtrado que a los rayos solares directos. Cuando las plantas son sometidas a la luz directa del sol suelen oscurecerse demasiado. Una buena ventilación es necesaria para que las hojas se mantengan sanas.

Se trata de una planta de climas cálidos que no soporta las heladas, por lo que las plantas de exterior deben protegerse en invierno. La temperatura ideal de cultivo se sitúa entre los 19 y 25 ºC.

En climas con inviernos fríos es mejor plantarlas en contenedores o macetas que puedan ser transportadas al interior. Temperaturas por debajo de los 7 ºC pueden ocasionarles daños si en el suelo hay humedad, aunque, completamente secas, pueden resistir temperaturas mucho más bajas, de ahí que se debe restringir el riego en invierno cuando la planta deba exponerse a climas no cálidos.

Prefiere ambientes secos. Condiciones de humedad ambiental elevada terminan por dañar sus hojas o pudrir la planta. Por eso, a la hora de regarla, es importante hacerlo de manera que no se mojen las hojas. Cuando se planta en maceta, se utilizara una regadera que permita acceder al suelo sin mojar las hojas.

Es una planta que prácticamente resulta imposible cultivarla al exterior en lugares fríos y húmedos. En este caso deben plantarse en macetas o contenedores que pueden transportarse al interior cuando las condiciones no sean adecuadas. Aunque el áloe vera crece más rápido en el exterior, cultivada adecuadamente en interiores , produce ejemplares magníficos.

pala Aloe vera, propagación

 

La forma más fácil de reproducir el áloe vera es mediante chupones (retoños) o rizomas a principios de primavera.

En el primer caso, lo primero que haremos será separar el retoño con una herramienta desinfectada y afilada del resto de la planta cortando por el punto donde el retoño se engancha. Una vez cortados, dejaremos un tiempo hasta que las heridas cicatricen. Posteriormente, plantaremos cada retoño en una maceta provista de una mezcla al 50 % de turba y arena y cubriremos el resto de la superficie de la maceta no ocupado por el retoño con una capa muy fina de gravilla. Colocaremos el tiesto en semisombra y regaremos al cabo de 3 o 4 días. El trasplante se lleva a cabo cuando la nueva planta haya desarrollado hojas nuevas bien formadas. Esperaremos a que los retoños hayan alcanzado un palmo de altura como mínimo. En este caso la nueva maceta se llenará con tierra estándar y se cubrirá el espació sobrante exterior con gravilla.

Cuando se utilicen rizomas para propagar el áloe, lo que se debe hacer en primer lugar es separar un trozo de rizoma ( tallo subterráneo) del resto de la planta. Para ello sacaremos la planta de la maceta o, si esta plantada en el suelo, excavaremos un fragmento de suelo hasta acceder al rizoma. Con un cuchillo bien afilado y desinfectado cortaremos el rizoma en trozos eliminando las partes dañadas o el exceso de raíces.

Una vez separados los diferentes pies, los trataremos con fungicidas y los dejaremos reposar un par de días para que cicatricen las heridas. Posteriormente, podemos plantarlos en una nueva maceta o directamente en el suelo. Si se prefiere plantar en una maceta, colocaremos el rizoma dentro de la maceta con tierra estándar,la cubriremos con una capa fina de gravilla, la colocaremos en semisombra para permitir que arraigue bien. Esperaremos unos 15 días para regarla.

Si se prefiere plantarla directamente en la tierra, deberá cavarse un agujero no muy hondo y bastante ancho. Un palmo y medio de hondo por unos 50 cm de ancho. Con ello el rizoma del áloe vera podrá crecer adecuadamente. ( Este tipo de plantas rizomatosas presentan un crecimiento subterráneo poco profundo y horizontal) Posteriormente colocaremos en el fondo del agujero un lecho de piedras, grava gruesa , ladrillos u otro material drenante para permitir un buen drenaje y las cubriremos con tierra estándar.

Posteriormente, colocaremos el nuevo rizoma sobre la tierra y los cubriremos bien con más tierra. Una vez plantada y afianzada, regaremos ligeramente y luego esperaremos un par de semanas para regarla de nuevo. De esta manera, conseguiremos que las raíces se afiancen adecuadamente al tener que alargarse para buscar humedad sobre el terreno.

Al principio, los nuevos retoños trasplantados se pueden volver marrones o grises, pero esto no implica que el proceso haya fallado. Con el tiempo, se volverán a poner verdes.

Aunque el áloe vera puede reproducir por semillas, su crecimiento es muy muy lento por lo que es preferible utilizar uno de los dos métodos descritos anteriormente.

saco Aloe vera, tipos de suelo y mantenimiento

 

El áloe vera prefiere los suelos ligeramente ácidos de naturaleza arenosa y con un buen drenaje. Un suelo mixto al que se le haya añadido perlita o arena gruesa junto con estiércol bien maduro puede resultar muy adecuado. También puede utilizarse tierra para cactus o para suculentas.

El áloe vera tiene muy poco mantenimiento. Cuando se planta en maceta, según el crecimiento de la planta, deberemos trasplantarla a otra mayor hasta que alcance la madurez. Una vez se haya hecho mayor, lo que se producirá al cabo de 3 o 4 años, bastará con abonar una sola vez al año.

En plantaciones realizadas sobre el suelo, será suficiente con mantener la zona libre de malas hierbas y añadir un poco de fertilizante líquido de tanto en tanto hasta que la planta se haga adulta.

Debe abonarse esta planta con prudencia, porque un exceso de abonado podría producir un retraso en el crecimiento de la misma.

El áloe vera es una planta que produce retoños con mucha facilidad. El exceso de retoños puede tener consecuencias negativas, especialmente cuando la cultivamos en macetas o contenedores. El crecimiento de retoños supone un aumento de la masa vegetal puede conllevar un desgaste demasiado elevado de nutrientes que ocasionaría un crecimiento demasiado lento de la misma.

Otra manera de darse cuenta que los retoños " están chupando" demasiado de la madre es darse cuenta de que las hojas de la planta presentan un crecimiento horizontal en vez de vertical. Por este motivo es importante eliminar retoños todos los años para aclarar el ejemplar cuando estos alcancen los 7 o 10 cm de altura.

 

saco2 Aloe vera, recogida de hojas

 

El áloe vera se utiliza para que sus hojas puedan ser cortadas y utilizadas con fines medicinales o cosméticos. Sin embargo deberemos tener en cuenta una serie de condiciones:

- Solamente las plantas adultas ( plantas de más de 3 años) contienen los componentes en proporción adecuada para que resulten efectivos.

- Las plantas deben cultivarse adecuadamente. Las plantas débiles, las que ha sido sometidas a un clima demasiado frío, las que no se les ha proporcionado los nutrientes adecuados, etc podrían ser menos eficaces que aquellas que se han cultivado adecuadamente.

- Las hojas deben cortarse desde abajo en el punto donde se juntan con la roseta de la planta. ( La planta no sufre con este corte pues rápidamente segrega un látex que cicatriza la herida. Las mejores hojas son las que crecen más abajo y por fuera de la roseta, dado que son las más viejas y las que contienen más principios.

- Una vez una hoja se haya cortado, es mejor utilizarla al momento. Sin embargo, si se prefiere no utilizar, puede guardarse durante un tiempo en la nevera. Para ello, eliminaremos las espinas laterales y la envolveremos con papel de aluminio.

 

medicinalÁloe vera . Plagas y enfermedades

 

Aunque es una planta muy resistente a las plagas y enfermedades, puede ser atacada por cochinillas y pulgones. Entre los principales enemigos se encuentran las hormigas, las cuales acarrean los pulgones para cultivarlos dentro de las grietas de la roseta. Una vez allí, los pulgones chupan el líquido de las hojas a través de sus bocas especializadas y dañan la planta.


punto rojo ... Lectura anterior: Cómo obtener el gel de aloe vera // Seguir leyendo: Propiedades del áloe vera

 

PLANTAS MEDICINALES

Acelgas - Acerola - Achicoria - Agrimonia - Ajo - Ajenjo - Albahaca - Alcachofa - Alfalfa - Áloe vera - Angélica - Angélica china - Apio - Arándano - Árnica - Azafrán ... Más plantas medicinales

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.


www.botanical-online.com



El mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

dibujosparapintar.com