Alimentos para hiperactivos

Dieta para personas hiperactivas

Cereales, legumbres y frutos secos para la hiperactividad

Las legumbres, los cereales, el pan y los frutos secos son muy recomendados en la hiperactividad.

¿Existe un tipo de alimentación para la hiperactividad?

La ciencia de la nutrición ha avanzado y sigue haciéndolo a pasos de gigante estos últimos años. La alimentación para la hiperactividad consiste en administrar, a través de la dieta, los nutrientes que pueden ayudar a tratar los síntomas de la hiperactividad.

Nutrientes importantes en la hiperactividad

Generalmente los nutrientes que son deficitarios y más requeridos en el trastorno de la hiperactividad son:

Carbohidratos de lenta absorción: aportan energía de calidad, lenta y duradera, evitan el exceso de azúcar en la sangre y previenen la sobreexcitación que producen los azúcares simples. Mantienen una buena nutrición cerebral y son una fuente de vitaminas del grupo B, que refuerzan la salud del sistema nervioso.

Triptófano: aminoácido precursor de la serotonina y melatonina, que son hormonas involucradas en el estado de bienestar emocional y en los ritmos del sueño. El agotamiento o inestabilidad mental o emocional puede ser producido o acentuado por un déficit de triptófano, que debemos aportar en la alimentación. En el trastorno de la hiperactividad, el triptófano puede reducir la impulsividad.

Ácidos grasos esenciales: la carencia de ácidos grasos esenciales se ha llegado a describir como una posible causa de hiperactividad. Las grasas Omega 3 y Omega 6 forman parte de las conexiones neuronales. Mejoran la memoria, la concentración y el estado de ánimo. Se debe tomar en la dieta diariamente dosis de grasas saludables:

Grasas esenciales

Aceite de oliva, aguacate, frutos secos y pescado azul. En la hiperactividad hay que aumentar las dosis de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales.

  • Aceite de oliva cada día, para aliñar y para cocinar. Ser generosos en la cantidad de aceite de oliva para aliñar las ensaladas y verduras.
  • Añadir aguacate en las ensaladas.
  • Un puñado de frutos secos a diario: nueces, almendras, avellanas, etc.
  • Legumbres 2-3 veces a la semana. Se puede combinar con quinoa. Una vez más, las legumbres son muy importantes porque contienen ácidos grasos esenciales y zinc, mineral que metaboliza estas grasas. También son una fuente de lecitina, involucrada en las conexiones neuronales.
  • En dietas vegetarianas, escoger huevos y leche con Omega 3. Dietas carnívoras, tomar pescado azul al menos 3 veces semanales.

Calcio y magnesio: minerales muy importantes en la etapa de crecimiento (hiperactividad infantil) y para el correcto desarrollo de los huesos. Destacan las propiedades del calcio y el magnesio en la hiperactividad por su papel para la contracción muscular. El calcio además forma parte de numerosas funciones cerebrales. Para prevenir el desgaste físico, promueve la salud ósea y estimula la atención y la claridad mental.

Vitamina B1: nutre el sistema nervioso y los músculos, ayuda a transformar los alimentos en energía y a regular los niveles de azúcar en la sangre. Los alimentos que proporcionan más cantidad de esta vitamina son el pan y los cereales integrales (muesli, avena,…), la soja, los garbanzos, guisantes, lentejas, espárragos, pipas de girasol, okras, malvas, pimientos y la espirulina, entre otros.

Vitamina C: para contrarrestar la oxidación producida por la hiperactividad y el movimiento. Los alimentos más ricos en vitamina C son las frutas, como el kiwi, limón, naranjas, grosellas, frambuesas, fresas y guayaba.

  • Al menos 3 raciones de fruta al día.
  • Evitar zumos por su alto contenido en azúcares simples. Es preferible sustituirlos por batidos de fruta con yogur y avena.

¿Qué alimentos NO se recomiendan en la dieta para la hiperactividad?

Azúcares simples: la mala alimentación a base de alimentos industriales ricos en azúcares simples cada vez supone más problemas para la salud. Estos alimentos son poco nutritivos (pues no contienen las vitaminas y minerales de los alimentos enteros) y sus azúcares causan sobreexcitación nerviosa seguido de apatía e hipoglucemia. Evitar las golosinas. (Más información)

– Sustancias estimulantes: pueden aumentar el nerviosismo y la descoordinación motora: evitar tomar café, colas y refrescos estimulantes o que contengan cafeína.

Bebidas con gas: el ácido carbónico (gas) de este tipo de bebidas es altamente descalcificante.

Charcutería: no conviene abusar de los embutidos ya que contienen exceso de sal, grasas saturadas y nitritos.

Alimentos para la hiperactividad

Lámina – resumen de los alimentos para la hiperactividad.

punto rojo Más información sobre remedios naturales para la hiperactividad.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 19 marzo, 2019

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar