Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Dieta para el asma

Dieta adecuada para personas asmáticas

DIETA ADECUADA PARA MEJORAR EL ASMA

cebolla
La cebolla es el vegetal más rico en quercetina, con propiedades antiinflamatorias, mucolíticas, antitusivas, expectorantes, antihistamínicas, antioxidantes y antibióticas.

Alimentación y asma

La DIETA PARA EL ASMA consiste en un plan de alimentación que permita un estado de salud óptimo, además de ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad.

Pequeños cambios en la dieta pueden ayudar a mejorar la calidad de vida y la nutrición de las personas con asma de forma sencilla, potenciando algunos alimentos y reduciendo otros.

En general, la dieta para el asma consiste en:

  • Dieta baja en sodio: El exceso de sal no se recomienda para las personas con asma, por lo que se evitarán principalmente los alimentos más ricos en sal como embutidos, precocinados, pastillas de sabor, salsa de soja, etc.

  • Ácidos grasos esenciales: Como las grasas omega 3 de las nueces, pescado azul, germen de trigo, etc. Ayudan a reducir la inflamación de los bronquios por su efecto antiinflamatorio, además de proveer de energía al organismo. Se debe acompañar de una baja ingesta de grasas animales saturadas.

  • Alimentos ricos en magnesio: El magnesio es un mineral necesario para la relajación muscular, y puede tener efectos dilatadores sobre la musculatura respiratoria. Se han observado niveles bajos de este mineral en las personas con asma.

  • Antioxidantes: Una dieta rica en antioxidantes como la vitamina C, tiene efecto antihistamínico y antiinflamatorio, ayuda a mejorar la salud general del organismo y a reducir algunos síntomas de la enfermedad.

ALIMENTACIÓN RECOMENDADA PARA PERSONAS ASMÁTICAS

Reducir la sal de la dieta

Las personas asmáticas deberían reducir el consumo de sal y de alimentos ricos en sal. Si bien no es necesario seguir una dieta estricta, estudios científicos han demostrado el efecto positivo de realizar una dieta baja en sodio con una mejoría o disminución de los síntomas de la enfermedad. Además se ha demostrado que consumir mucho sodio en la dieta puede favorecer a largo plazo la aparición de problemas como hipertensión o mala circulación.

Por estas razones, se recomienda a las personas con asma eliminar o reducir el consumo de alimentos muy ricos en sodio: embutidos, jamón, queso curado o tipo parmesano, ahumados, patés, conservas de verduras, precocinados, caldos industriales, pastillas de sabor, encurtidos, salazones, chucrut, etc. En todo caso, no se deben combinar 2 o más alimentos ricos en sodio de los citados anteriormente en una misma comida, debido a la alta carga de sal que supondría.

Consumir grasas saludables

grasas saludables
El aceite de oliva es el más recomendado para aliñar y cocinar. Se recomienda consumir nueces habitualmente por su aporte de omega 3.

Es un hecho demostrado que el tipo de grasa que se consume en la dieta influye sobre los procesos de inflamación del organismo (Más información).

El consumo elevado de grasa saturada y colesterol, como la que aporta la carne grasa, los quesos, lácteos enteros, mantequilla, nata o los embutidos, favorece la producción de unas sustancias que provocan la inflamación del organismo (prostaglandinas inflamatorias o PG2) y puede agravar la severidad de los ataques de asma.

Las personas con asma deben consumir en su alimentación aceites vegetales ricos en ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6. Este tipo de grasas saludables, en especial el omega 3, reducen la inflamación de los bronquios por su efecto antiinflamatorio, además de proveer de energía al organismo y colaborar en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Los alimentos ricos en omega 3 son el pescado azul, las nueces, germen de trigo, semillas de chía, linaza, etc. El aceite de oliva es el más adecuado para cocinar y aliñar.

Consumir pescado azul habitualmente es muy recomendable para las personas con asma, porque además de omega 3, aportan una cantidad importante de vitamina D. Algunos estudios han observado que las personas asmáticas tenían un déficit de esta vitamina, y que este déficit iba acompañado de mayor riesgo de contraer resfriados e infecciones respiratorias. Se recomienda el consumo de alimentos ricos en vitamina D, como el pescado azul, para prevenir déficits de esta vitamina en personas con asma.

Dentro del grupo del pescado azul se encuentran: el salmón, sardinas, atún, caballa, bacalao, pez espada, boquerones,... La vitamina D también se denomina vitamina solar, porque es posible obtenerla tomando el sol 15 minutos diarios, a través de la acción de los rayos ultravioletas sobre nuestra piel.

Estas pautas se deben acompañar de una baja ingesta de grasas animales saturadas (embutidos, mantequilla, nata, etc.).

Azúcar y grasas en la dieta para el asma

- Evitar el consumo excesivo de azúcar: El metabolismo de los hidratos de carbono produce gran cantidad de dióxido de carbono (CO2). En caso de incapacidad pulmonar para explusar este dióxido de carbono, este se puede acumular y producir acidosis en el organismo, con los consecuentes síntomas como malestar, mareo, dolor de cabeza, fatiga, etc. Por este motivo se recomienda a las personas asmáticas, cuando se encuentren con los síntomas de la enfermedad, evitar consumir alimentos muy ricos en azúcar. Estos son: dulces industriales, golosinas, bebidas con azúcar, zumos o bollería.

Cuando hay crisis de asma, se recomienda aumentar ligeramente las grasas de la dieta
(pescado azul, aceite de oliva, frutos secos, semillas, aguacate) porque el metabolismo de las grasas produce menos CO2 que cuando se consumen hidratos de carbono. Al aumentar las grasas de la dieta, se puede disminuir ligeramente el aporte de energía proveniente de los hidratos de carbono simples (zumos, miel, azúcar, siropes, etc.).

En general, se recomienda una dieta equilibrada y consumir preferiblemente alimentos con hidratos de carbono complejos, como legumbres, pan, arroz, cereales y avena, combinado con otros alimentos (verduras, pescado, fruta, edulcorantes naturales) y prescindir del consumo de azúcar refinado en la dieta.

Dieta rica en antioxidantes

mango
El mango es una fruta muy recomendable porque es rica en betacarotenos y en vitamina C. (Las personas con alergia a los anacardos pueden presentar alergia al mango)

Una dieta rica en antioxidantes puede ser muy positiva para las personas con asma, así como para la población en general. Los pulmones, por su contacto continuado con el oxígeno, son uno de los órganos más expuestos a la oxidación y al efecto de los radicales libres, por lo que si se realiza habitualmente una dieta pobre en antioxidantes, estos tejidos pueden ser los primeros afectados.

Uno de los antioxidantes más importantes de la dieta es la vitamina C, que tiene efecto antihistamínico y antiinflamatorio, ayuda a mejorar la salud general del organismo y a reducir algunos síntomas del asma, especialmente en casos de asma producido por alergias respiratorias.

Se recomienda comer 3 frutas al día (entre las cuales, al menos un cítrico) para asumir esta cantidad diaria necesaria de vitamina C. Además de las frutas, otros alimentos muy ricos en vitamina C son: pimiento rojo crudo, perejil fresco, limón (añadir jugo de limón a las ensaladas), naranjas, kiwis, mandarinas, brócoli, mostaza (hacer vinagretas con mostaza para las ensaladas), rábanos, etc.

Otros antioxidantes a tener en cuenta son flavonoides, entre los que se destaca la quercetina, un componente muy importante para la dieta para el asma. La quercetina tiene propiedades antiinflamatorias, mucolíticas, antitusivas, expectorantes, antihistamínicas, antioxidantes, antibióticas (para ayudar a proteger el organismo contra infecciones respiratorias) y circulatorias. Se encuentra en abundancia en las cebollas, uno de los vegetales más recomendados para las personas con asma. Otros alimentos ricos en quercetina son el té verde, los puerros, ajos, y frutas como la manzana, cerezas o las peras.

Los betacarotenos o vitamina A también son potentes antioxidantes, que ayudan a mantener en buen estado de salud la mucosa bronquial y además tienen un efecto antiinflamatorio sobre la misma. Los betacarotenos se encuentran en los vegetales de color naranja intenso, como las zanahorias, mangos, calabazas, melocotones, nectarinas, boniatos, mamey, caquis, papaya, etc. La piña, además de betacarotenos y vitamina C, tiene principios antiinflamatorios (bromelina).

Alimentos ricos en magnesio

lentejas
Las legumbres, como las lentejas, son muy ricas en magnesio. Se recomienda consumir legumbres al menos 2 veces a la semana.

El magnesio es un mineral necesario para la relajación muscular, incluida la musculatura respiratoria, y ejercer así un efecto broncodilatador y antiinflamatorio. Aunque existen pocos estudios al respecto sobre la suplementación de este mineral en personas asmáticas, se recomienda asumir al menos la cantidad diaria recomendada de magnesio, al haberse observado niveles bajos de este mineral durante los ataques de asma.

Sí se ha demostrado que una dieta rica en vegetales y frutas, fuentes naturales de magnesio, resulta positivo para las personas con asma. La cantidad de magnesio recomendada sería de 500 mg. diarios, que se pueden obtener a partir de una dieta equilibrada o mediante el uso de complementos alimenticios.

Los alimentos ricos en magnesio son principalmente: almendras, pipas de girasol, semillas de sésamo, semillas de calabaza, legumbres (soja, bebida de soja, lentejas, garbanzos, guisantes, etc.), germen de trigo, aceite de onagra, acelgas, espinacas, plátanos (El plátano es la fruta más rica en magnesio), fruta seca (dátiles, goji, uvas pasas, etc.), maracuyá, borrajas, judía verde, brócoli, (vegetales de color verde oscuro), avena, espirulina, alga wakame, kelp, etc.

Muchos de los alimentos anteriormente citados también son ricos en vitaminas del complejo B. En especial, son importantes las fuentes de piridoxina(vitamina B6) porque esta vitamina se puede encontrar en niveles bajos debido a los efectos secundarios de algunos medicamentos para el asma, que reducen su absorción. Los alimentos ricos en piridoxina son la soja, nueces, garbanzos, pistachos, (y en general, todos los frutos secos), carnes magras y pescados, ajo, cebolla, entre otros ( Ver alimentos ricos en piridoxina)

dieta para el asma
Lámina con las pautas principales de la dieta para el asma.
Elaborado por © Botanical-online.com

Otros consejos para el asma

Además de los alimentos anteriormente citados, también pueden ser de interés para el lector los siguientes apuntes:

  • jengibre
    Algunos estudios demuestran que el jengibre tiene propiedades beneficiosas para el asma.

    Otros alimentos interesantes: Se recomienda el consumo de alimentos probióticos como el yogur (las bacterias saludables pueden ayudar a reducir síntomas asmáticos relacionados con alergia). Alimentos ricos en zinc (Algunos estudios han demostrado un efecto positivo de este mineral para el asma, que se encuentra en básicamente en los mismos alimentos ricos en magnesio). Estudios observacionales muestran que los antioxidantes y algunos nutrientes como el magnesio, selenio y zinc tienen un efecto protector de la enfermedad y de los síntomas, aunque la relación entre algunos de estos componentes no está totalmente demostrada en algunos casos.

  • Ingredientes medicinales: Puede ser adecuado utilizar regularmente alimentos antiinflamatorios, como el jengibre (exprimir su jugo en el té o infusiones, o añadirlo en polvo en las comidas), la cúrcuma (en los sofritos, pastas, arroces,...), la menta (infusiones, ensaladas,...) o el anís (en vinagretas, bocadillos, etc.). Estas indicaciones sólo se deben practicar después de comprobar que no existe alergia alimentaria a estas plantas.

  • Evitar la obesidad y el sedentarismo: La obesidad agrava el asma y los síntomas de la enfermedad, especialmente la disnea o dificultad respiratoria (sensación de falta de aire). El ejercicio moderado y supervisado por un especialista resulta beneficioso para mejorar la capacidad respiratoria, la salud cardiovascular, y para la salud general del organismo. En caso de obesidad, se recomienda una dieta para adelgazar equilibrada, que no produzca déficits de los nutrientes anteriormente descritos.

  • Alergias alimentarias: Se debe acudir inmediatamente al médico si se sospecha que algún alimento puede ser el causante de aumentar o provocar los síntomas asmáticos (marisco, nueces, anacardos, mango,...). Algunos componentes como los sulfatos o el glutamato monosódico (salsas industriales -especialmente la salsa de soja, comida precocinada, queso parmesano) pueden provocar ataques de asma.

  • Evitar los ambientes contaminados, el humo del tabaco, el polvo, el estrés y el ejercicio intenso.

punto rojoMás información sobre el tratamiento natural del asma y suplementos para el asma.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil