indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

Medicina alternativa

 

EL CULTIVO DE LA LAVANCHA

( Lavandula angustifolia)

 

 

El cultivo de la lavanda





 

 

 

Lavanda. Características :

Arbusto perenne de la familia de las labiadas de hasta 1,5 m. de altura. Tallos leñosos cortos provistos de densa pilosidad grisácea. Hojas lineares, más anchas hacia el ápice o lanceoladas de hasta 10 cm de longitud con el borde habitualmente revoluto. Las hojas jóvenes, tomentosas, las adultas lisas y verdosas. Flores reunidas en espigas de color violeta claro al final de unos tallos floríferos muy alargados. Espigas de 6 a 10 flores sin brácteas coloreadas en el ápice, pegajosas al tacto por la gran cantidad de aceite esencial que las impregna. Brácteas de color púrpura, ovales y con siete nervios. Su olor, similar al alcanfor, resulta más fuerte que en otras lavandas. Es una planta que suele hibridar con otras especies de lavandas, especialmente con la Lavanda angustifolia. Este cruce produce ejemplares mucho más resistentes y cuyas cualidades se aprovechan mejor para la extracción del aceite esencial.

Florece desde mediados de primavera hasta finales de verano.

Lavanda. Riego :

En plantaciones extensivas la lavanda es una planta que aguanta bien la sequía . Plantada en secano, solamente necesita regarse cuando se plantan los esquejes hasta que estos arraiguen bien. Una vez en el terreno tiene suficiente con el agua de lluvia aguantando bien hasta con un régimen de precipitaciones de 300 ml anuales.

Las plantaciones sometidas a un riego moderado mensual durante la época de crecimiento aumentan la producción llegando a producir el doble que aquellas realizadas sobre secano. El mejor riego es el goteo y se ha de evitar el riego por aspersión que puede desarrollar hongos.

Puede plantarse en lugares con lluvias abundantes pudiendo aguantar hasta 1200 litros anuales con tal que la tierra tenga un buen drenaje y el agua no se acumule en el terreno.

Cuando la planta se utiliza como flor de maceta necesita un riego adicional semanal , más bien moderado.

 


Lavanda . Utilización:

En cultivos extensivos se cultiva por sus flores para la extracción de aceite esencial y como planta medicinal. Es una planta muy apreciada por la abejas y por los apicultores para la producción de miel. De esta planta se obtiene la miel de lavanda, un producto de color blanquecino o dorado, de textura cremosa y de un fuerte aroma, con sabor algo ácido. En ciertos lugares como la Provenza y el Rosellón de Francia es una de las mieles más habituales en el mercado.

Como planta de jardinería se utiliza para jardines, parterres y terrazas expuestas al sol, preferentemente de naturaleza seca. Es la planta ideal para la decoración de pendientes rocosas, soleadas y secas con tierra de naturaleza calcárea. Resulta adecuada como planta para la confección de setos de baja altura dado que admite la poda

Lavanda . Clima y emplazamiento.

En su hábitat natural la lavanda crece en terrenos secos y soleados, llenos de piedras junto con otras arbustos . Prefiere los suelos pobres de naturaleza calcárea y bien sueltos a los suelos profundos y fértiles. Es estos últimos la planta crece más pero produce menos aceite esencial.

El terreno ideal es aquel que permite un perfecto drenaje por lo que, si es posible, es mejor plantarla sobre laderas inclinadas, expuestas al sol, con tierras ligeras y sueltas con mucho componente arenoso y con una buena ventilación. Se evitarán los terrenos arcillosos y aquellos que permiten un estancamiento del agua. Los terrenos calcáreos son los que producen aromas más destacados.

Es una planta que debe cultivarse en lugares cálidos, puesto que aunque aguanta temperaturas entre - 10 y - 15 ºC, estas no favorecen la producción de aceites esenciales.

 

Lavanda . Reproducción

 

Reproducción por semillas: Una de las formas de propagar la lavanda es mediante semillas. Aunque puede plantarse directamente sobre el terreno, lo más habitual es hacerlo en semillero para luego trasplantarla en el emplazamiento definitivo. Para ello, en lugares cálidos, plantaremos las semillas en otoño y las trasplantaremos a principios de primavera. En lugares más frescos deberán plantarse en primavera y se trasplantaran a finales de verano.

En lugares más fríos puede realizarse una plantación en invernadero en primavera. Cuando las plantulas puedan manejarse bien, se trasplantarán en una maceta que debe resguardarse durante todo el invierno en el interior. A finales de la próxima primavera ya pueden trasplantarse al exterior.

En todos los casos , para que se produzca una germinación adecuada, debemos procurar mantener una humedad constante y una temperatura que se mantenga entre los 11 y los 30 ºC. A 15 ºC de media la germinación se produce de 30 a 90 días. La tierra utilizada deberá ser ligera y estar muy suelta. Las semillas se cubrirán ligeramente y se regará con mucha frecuencia.

Reproducción por esqueje: Es la forma más habitual de propagar la lavanda. Se realiza a principios de primavera, utilizando esquejes tiernos de unos 15 cm de longitud. En lugares más fríos la plantación se realizará a mitad de verano en cajoneras con esquejes semi-tiernos, siendo conveniente proteger los plantones en el interior durante el invierno para trasplantarlos a finales de primavera en el emplazamiento definitivo. De un modo u otro, para un buen enraizamiento, deberá mantenerse una humedad constante hasta que las plantas hayan arraigado bien.

Reproducción por acodo: Se realiza a finales de verano y consiste en doblar una rama desprovista de hojas, enterrarla en el substrato para que produzca raíces. Una vez arraigada se separa de la planta madre y se transplanta en el lugar definitivo.

 

Lavanda . Suelo, abonado y tareas de mantenimiento:

La lavanda prefiere suelos bien sueltos por ello, antes de realizar la plantación, es conveniente arar bien el terreno hasta una profundidad alrededor de medio metro. En este momento añadiremos estiércol. Durante el invierno se efectuaráun abonado a razón de unos 200 kg /ha de sulfato potásico y superfosfato cálcico y unos 300 kg/ha de sulfato amónico. Una dosis de abono mixto 10-10-10 a razón de 500 kg / ha a finales de invierno puede ser interesante. Abonar lo más lejos posible de las plantas para que no se quemen.

Para una buena producción y mantenimiento de la planta es necesario mantener las hierbas fuera de la plantación. Una arada superficial a principios de primavera, un par después de la cosecha y otra en invierno ayudaran a mantener el campo limpio.

Para favorecer el arraigo de la planta durante el primer año es conveniente pinchar todas las flores. Después de la recolección y durante el resto de su ciclo vital, que suele durar unos 10 años, es importante cortar todas las ramas foliares hasta la altura de las hojas.

 

 

Recolección y conservación:

 

 

La recolección de las flores se efectuaráa partir del segundo año de floración entre los meses de junio y setiembre. Se debe cortar la flor en días secos.

Se secará a la sombra y se conservará en recipientes herméticos y secos al amparo de la luz.

 

Ver toxicidad. Lavanda . Plagas

Las principales plagas que afectan a la lavanda son:

- Meligetes: ( Meligethes subfurumatus / Meligethes exilis) Son dos tipos de escarabajos que atacan las flores de esta planta. El tratamiento supone el uso de pesticidas, como el paration, antes de que aparezcan las flores.

- Sophronia humerella: Se trata de una mariposa cuyas larvas se comen los brotes nuevos. Se debe aplicar un pesticida.

- Cecidomia: (Thomasiniana lavandulae) Es la principal plaga que afecta a la lavanda. Se trata de una mosca cuyas larvas penetran dentro de las ramas y los tallos lo que produce la podredumbre de los mismos y la muerte de la planta. El tratamiento requiere la aplicación de un insecticida adecuado durante el invierno o principios de primavera para eliminar la mosca antes de que ponga los huevos.

- Cuscuta ( Cuscuta pentagona) Es una planta parásita que produce unos órgano de succión denominado haustorio que extrae la savia de la planta. Puede eliminarse manualmente antes de que haya invadido el campo o,si es necesario, mediante herbicidas.

Ademas de estas plagas se ha de considerar la posibilidad de otras menos importantes como pulgones, cochinillas o langostas.

 

Planta medicinal. Ver propiedadesLavanda . Enfermedades

Las principales enfermedades que afectan a la lavanda son hongos:

- Phoma: ( Phoma lavandulae) Es un hongo que se reproduce fácilmente causando estragos entre los cultivos de lavanda. Este tipo de enfermedad obliga a quemar las plantas infectadas.

- Armillaria Mellea :Es un hongo responsable de la podredumbre de las raíces a las que ataca alimentándose de las mismas y robándoles el agua y los nutrientes. Ataca a muchos árboles, entre ellos : manzanos, prunus, eucaliptos, acacias, etc así como a las rosas o las vides. La prevención principal para la lavanda es conseguir que el terreno tenga un buen drenaje de manera que el agua no se quede encharcada en las raíces.

- Moho gris: ( Botrytis cinerea) : Produce podredumbre en las flores cuando las condiciones ambientales de humedad son muy altas. La solución se encuentra en una mayor aireación de los cultivos y la aplicación de un fungicida adecuado.

- Rhizoctonia: Es otro tipo de hongo de las raíces, muy común en el trigo, en la cebada o en el césped , que origina la muerte de la planta, produciendo parcelas del terreno desprovistas de plantas. En el desarrollo de este hongo influye el exceso de humedad y el exceso de abonos ricos en nitrógeno, combinado con temperaturas elevadas. Entre los síntomas más claros de esta enfermedad se encuentra la aparición de manchas irregulares de color marrón en las hojas o en los tallos. La prevención supone una utilización moderada del nitrógeno así como la aireación y el buen drenaje del terreno. Se aplicara un fungicida adecuado cuando sea necesario.

- Tristeza de la lavanda: Se trata de un tipo de enfermedad caracteriza por una perdida de la fuerza de las plantas que disminuyen el tamaño y la producción. Parece ser que más que una enfermedad se trata de un conjunto de síntomas debidos a una serie de factores diversos: La falta de rotaciones en el terreno con el consecuente empobrecimiento del mismo, la existencia de microorganismos infectantes, la presencia de demasiado fertilizante en el terreno, o el resultado de alguna enfermedad o plaga como las estudiadas anteriormente. Para evitar esta enfermedad se recomienda realizar cultivos alternativos, combinando la lavanda con otros cultivos bianuales como la cebada, el trébol u otras leguminosas o sencillamente dejando descansar la tierra durante un año para que se recupere.

Más información sobre la lavanda en el listado superior


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso