Revista de Plantas de Botanical-online

 

Remedios caseros para problemas de salud

 

 

Curiosidades del mundo vegetal

Principios medicinales

Principios activos de las plantas medicinales

MEDICINA CON PLANTAS Y EL ORIGEN DE LOS MEDICAMENTOS

 

Las plantas medicinales y la fitoterapia

La historia de las plantas medicinales se origina desde tiempos inmemoriales, en los que se han utilizado estos recursos para tratar numerosas dolencias de salud. Uno de los vestigios más antiguos de la medicina con hierbas son las cuevas de Shanidar (Irak), hace más de 60.000 años. En ella, se encontraron restos de plantas que podrían haber sido seleccionadas con fines medicinales, como la milenrama.

Puede que en tiempos pasados, esta medicina natural fuera considerada algo mágico, religioso o espiritual. En la actualidad, se conoce de forma empírica el efecto de determinadas sustancias vegetales, que pueden ser útiles en determinadas situaciones de salud.

La fitoterapia es la ciencia que estudia el uso terapéutico de las plantas en la prevención y tratamiento de las enfermedades.

 

El precursor de la aspirina

Filipendula ulmaria
Foto de reina de los prados
(Filipendula ulmaria)

La medicina moderna debe a la tradición la posibilidad de conocer plantas cuyos principios después se aislaron y que seguramente no se hubieran llegado a investigar sino hubieran sido conocidas previamente por la medicina tradicional con plantas. Entre los casos más conocidos, podemos mencionar el caso de la aspirina.

La corteza del sauce blanco ( Salix alba) ya era utilizado en China hace más de 2500 años para rebajar la fiebre y eliminar el dolor. Referencias sobre esta planta aparecen en la obra de Hipócrates que lo aconseja para los mismos trastornos. Dioscórides añadió un uso nuevo y lo aconsejo en el tratamiento de los dolores de los artríticos. El uso de este remedio no deja rastros durante la Edad Media. En 1763 Edward Stone, un clérigo inglés escribe a la Royal Society sobre la importancia de esta planta en el alivio del dolor.

En 1835 el químico alemán Karl Jakob Lowig descubría que otra planta producía los mismos resultados, la reina de los prados ( Spiraea ulmaria) contenía el mismo principio que el sauce: El ácido salicílico.

Pero no fue hasta 1893 que Flix Hoffman sintetizó el derivado de este principio para intentar aliviar los efectos secundarios que el ácido salicílico producía en el estómago de su padre que lo tomaba para aliviar su artritis. La aspirina, ácido acetil salicílico, es un derivado del ácido salicílico y constituye el analgésico más utilizado y más vendido hasta la actualidad. Fue el conocimiento tradicional de las propiedades del sauce el que condujo a los posteriores investigaciones científicas que llevaron a la producción de la aspirina.

 

De las plantas medicinales a los medicamentos

La riqueza del bosque tropical

Además de la aspirina, otra serie de principios muy importantes fueron descubiertos investigando sobre el uso que las culturas tradicionales de diferentes continentes, con remedios que se practicaban desde tiempos remotos, con ciertas plantas.

Se estima que unos 120 productos farmacéuticos derivan directamente de las plantas medicinales. Se cree también que un 25 % de las medicinas actuales contienen algún principio que deriva o derivó en el pasado directamente de las plantas medicinales. En especial, cabe destacar la aportación de los bosques tropicales en los descubrimientos de nuevas drogas, hasta el punto que un 75 % de las medicinas derivadas de las plantas lo hacen a partir de las plantas que podemos encontrar en los bosques tropicales.

La explicación de esta realidad radica no solamente en el hecho de la extremada riqueza vegetal de este biótopo, sino en el hecho de que constituye el lugar donde las plantas tienen que desarrollar mayores mecanismos de defensa en contra de sus numerosos depredadores ( virus, hongos, insectos, animales superiores herbívoros). Esta lucha por la supervivencia, junto con el desarrollo de ciertos colores, aromas, etc. tendentes a atraer la atención de los polinizadores o la dispersión de las semillas, es la que ha conducido a la elaboración de todo un arsenal químico por parte de las plantas.

El descubrimiento de los principios activos

La medicina moderna, a través de los análisis clínicos, ha conseguido precisar la validez de aquellas plantas que la tradición había utilizado a base del método de ensayo y error. Muchas resultaron ser válidas; otras demostraron ser inocuas; y otras potencialmente peligrosas. Han sido precisamente estos análisis bioquímicos los que han podido determinar cuáles son los componentes responsables de la acción terapéutica de estas plantas medicinales - los llamados principios activos.

La capacidad de la moderna industria química de producir estos principios sin la ayuda de las plantas no supone negar la importancia que éstas tienen y sugerirán teniendo en el futuro.

En la actualidad, el 75% de los medicamentos utilizados para el cáncer son de origen vegetal y el 69% de los medicamentos antimicrobianos (antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios y antivirales), están inspirados o extraídos de las plantas.

El uso de plantas medicinales es adecuado en determinadas situaciones en las que la fitoterapia puede ser eficaz. Puede ser una alternativa mejor a determinados tratamientos, porque generalmente presentan menos efectos secundarios.

*Más información: Importancia de las plantas medicinales

¿Qué son los principios activos de las plantas?

comprimidos cardo mariano
Foto de comprimidos de plantas medicinales.

Los principios activos o principios medicinales de las plantas son sustancias que encontramos en los vegetales que ejercen una función fisiológica o nutritiva en el organismo. Se trata de un componente purificado de una planta, que tiene unas funciones terapéuticas estudiadas y comprobadas científicamente.

Por ejemplo, el principio activo de la piña es la bromelina, una enzima con una acción fisiológica muy clara: su capacidad digestiva para descomponer proteínas, que se recomienda en casos de digestiones lentas. Además, en estudios se han observado que puede tener otras propiedades, por su efecto antiinflamatorio.

En algunos casos, las plantas no tienen un sólo principio activo. Es el caso de la equinácea, cuyo efecto se debe a la combinación entre sus flavonoides y alcaloides, y no a estos compuestos aislados.

También se puede citar el caso de la cúrcuma, cuyos principios activos, los curcuminoides, a nivel intestinal se absorben mejor cuando se combinan con la piperina, el principio activo de la pimienta, siendo muy recomendable la combinación de pimienta negra con cúrcuma.

 

¿Dónde se sitúan los principios activos de las plantas medicinales?

Los principios activos de las plantas medicinales pueden aparecer en toda la planta, aunque, generalmente, las raíces y la corteza presentan los niveles más altos. Flores, semillas o frutos serían partes que contienen muchos de ellos.

Estos principios pueden variar a lo largo en una misma especie y en una misma planta de acuerdo a muchos factores: época del año, características del suelo, etc. También son muy importantes los estímulos químicos a que se ve sometida una planta en los niveles de ciertos componentes.

Se ha comprobado como la administración de ciertas substancias ( elicitor o desencadenante) aumentan su proporción . En experimentos realizados sobre el sauce ( Salix alba ), la infección de esta planta con bacterias produce niveles más altos de ácido salicílico.

Para utilizar correctamente una planta, se debe preparar adecuadamente para extraer su principio activo.

*Más información: Preparaciones con plantas medicinales

Tipos de principios activos

Los principales principios químicos de las plantas medicinales se podrían clasificar en los grupos siguientes:

- Principios derivados del metabolismo primario de las plantas: Son aquellas sustancias que fabrican las plantas de reserva de energía, estructurales o en definitiva, para su supervivencia básica. Tienen la misma estructura en todos los vegetales. Dentro de este grupo se encuentra:

- Hidratos de carbono y fibra: Son ejemplos los betaglucanos de las setas medicinales (reishi, maitake, shiitake...), o fibras como el glucomanano que se extrae de la raíz de konjac, o el mucílago que se extrae de las semillas de zaragatona.

- Grasas: Dentro de este grupo, uno de los más importantes para nuestra salud son los ácidos grasos esenciales que nos proporcionan plantas como las nueces, la chía, o el GLA (ácido gamma linolénico) de la onagra y la borraja. También encontramos ceras (como las de la jojoba) y lecitinas (como la lecitina de soja).

- Proteínas: Por ejemplo, el algarrobo tiene un alto contenido en proteínas.

- Minerales y vitaminas: Principios nutritivos de las plantas. Cuando en una planta se encuentra gran densidad de nutrientes, se utilizan como complemento alimenticio. Un ejemplo es la espirulina, utilizada por su gran riqueza en vitaminas.

- Principios derivados del metabolismo secundario de las plantas: Son aquellas sustancias que fabrican las plantas con diferentes funciones, que pueden ser como insecticidas, para repeler a los insectos, o por razones desconocidas. En cada vegetal se encuentran diferentes compuestos de distinta estructura, y pueden fabricarse sólo en condiciones especiales. :

- Aceites esenciales: Constituyen uno de los recursos más explotados de las plantas tanto por sus propiedades terapéuticas, como en aromaterapia, perfumería, cosmética natural, etc. Se trata de sustancias de naturaleza grasa ( solubles en grasa y de textura untuosa) y generalmente muy volátiles ( fuerte olor). Se componen de terpenos y sustancias no terpenoides. No se debe confundir con el aceite vegetal.

- Polifenoles: Dentro de este gran grupo se encuentan diferentes compuestos fenólicos del mundo vegetal, como flavonoides y taninos.

- Alcaloides: Contienen nitrógeno en su estructura, son uno de los compuestos con más fines medicinales y que tienen mayor peligrosidad, debido a su toxicidad. Entre las plantas con alcaloides, se encuentran: la celidonia, consuelda, adormidera, el estramonio, el boj, etc.

- Sustancias amargas: Como los iridoides, en plantas como la valeriana, la verbena, o el sauzgatillo. En otros casos puede tratarse de lactonas sesquiterpénicas, químicamente formadas por terpenoides unidos a un anillo lactónico. El árnica, la manzanilla, el laurel y el tanaceto contienen estos principios.

- Heterósidos: Constituídos por un hidrato de carbono unido a una sustancia no glucídica ( llamada aglicón o genina). Un ejemplo son los senósidos del sen, con propiedades laxantes.

- Heterósidos cianogenéticos: Se producen por hidrólisis enzimática, al triturar una hierba o masticarla. Ejemplos: los glucosinolatos de las verduras crucíferas; el ácido púrsico del lino, o la amigdalina de las almendras amargas.

- Saponinas: Su nombre deriva de jabón, debido a su capacidad espumante. Son ricas en saponinas la quinoa y el castaño de Indias.

*Información relacionada: Los fitoquímicos

Más informaciónsobre las plantas curativas en el listado superior.

Otros artículos de interés

Remedios para la hipertensin
Remedios para la hipertensión

Hiprico para la depresin
Hipérico para la depresión

Propiedades de la nueces
Propiedades de la nueces

EmbarazoDolor -  Adelgazar - DiabetesDepresión - HerpesAnemia - Alzheimer - Listado de enfermedades...


El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2015 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil