Preparados con plantas para los espolones

Remedios naturales para el espolón con plantas medicinales

¿Qué son los espolones y por qué se producen?

El espolón óseo es una espícula ósea o calcificación en forma puntiaguda que se puede formar en distintas zonas del pie y que provoca mucho dolor.

espolon

Los espolones pueden llegar a provocar que las personas cojeen o caminen de forma anómala debido al dolor.

¿Qué causa la formación de un espolón en el pie?

Comúnmente se acepta que los espolones se forman por tracción excesiva, sobrecarga del pie, o por pequeños traumatismos repetidos, que causan inflamación y posterior calcificación. Esta calcificación se inserta en los músculos del pie y la membrana que los recubre (aponeurosis), afectando a los nervios y ocasionando dolor.

¿Qué síntomas ocasiona el espolón?

El principalmente es el dolor punzante, sin inflamación aparente y que disminuye con el reposo. A veces este dolor obliga a cojear o a caminar de forma anómala, utilizando la parte del pie no afectada.

No obstante, se han descrito casos de grandes espolones totalmente indoloros, detectados casualmente por radiografías solicitadas con otro motivo. Por lo tanto, los espolones pueden presentarse de formas muy variadas, sin que ello tenga ninguna relación con la presencia o intensidad de dolor.

Tratamiento del espolón en el pie

Es necesaria una valoración y consejo del facultativo para determinar qué tipo de tratamiento sería más conveniente en cada caso. Generalmente se recomienda un tratamiento conservador, consistente en reposo absoluto y en la toma de analgésicos y antiinflamatorios para el dolor.

También resulta útil el uso de zapatillas adecuadas y plantillas especiales que eviten la sobrecarga en la zona del pie afectada.

En casos de mucho dolor se pueden practicar infiltraciones locales semanales. No se suele recurrir a cirugía, ya que los anteriores métodos suelen ser suficientes para solucionar esta afección.

¿Qué remedios naturales se pueden aplicar en casa para los espolones?

El tratamiento natural de los espolones consiste en la utilización de preparados a base de plantas medicinales para el dolor. También se utilizan aceites esenciales y preparados analgésicos:

  • Plantas medicinales antiinflamatorias

  • Aceites y ungüentos analgésicos para el dolor

Cómo tomar antiinflamatorios naturales

Existen muchas plantas con propiedades antiinflamatorias que se pueden utilizar para mitigar el dolor y que en ciertas ocasiones pueden incluso disminuir la necesidad de utilizar fármacos antiinflamatorios.

Para potenciar estos efectos, es necesario realizar una dieta antiinflamatoria, caracterizada por el consumo de alimentos ricos en omega 3 (pescado graso, semillas de lino molidas, semillas de cáñamo, nueces), aceites de buena calidad como el aceite de oliva virgen extra, y abundancia de vegetales frescos (hortalizas y frutas).

Cúrcuma para el dolor

La cúrcuma (Curcuma longa) es uno de las mejores plantas antiinflamatorias, cuyas propiedades han sido demostradas en muchos estudios, y que presenta además muchos otros beneficios, como por ejemplo, propiedades antidepresivas y hepatoprotectoras.

espolon

Para conseguir un efecto antiinflamatorio notable, es necesario tomar la cúrcuma en forma de extracto, además de en la alimentación.

Muchas personas conocen esta planta por su uso en la alimentación (ver recetas con cúrcuma). Ciertamente, cocinar con abundante cúrcuma es una buena manera de obtener sus beneficios. (Añadir al final de la cocción, pues cocinarla hace que se pierdan sus componentes medicinales) (Añadir una pizca de pimienta negra para incrementar la absorción de los principios activos de la cúrcuma).

No obstante, cuando se tiene que tomar cúrcuma para el dolor es recomendable recurrir al uso de suplementos, ya que éstos presentan una concentración muy superior en principios activos (curcuminoides) y una absorción mucho más elevada. (Véase: cómo tomar cúrcuma).

Otras plantas antiinflamatorias

En uso interno también se pueden consumir los siguientes preparados con plantas antiinflamatorias:

  • Jengibre (Zingiber officinale): (Infusión de jengibre) (También puede añadirse jengibre seco o fresco, en las comidas e infusiones) (Jengibre en cápsulas, entre 1-2 gr al día).

  • Ashwagandha (Withania somnifera): La raíz de esta planta ha mostrado potentes propiedades antiinflamatorias. (Suplementos Ashwaganda con alta concentración de witanólidos)

  • Suplementos extracto de piña (Ananas comosus): La piña es una fruta antiinflamatoria debido a su contenido en bromelina. Diversos estudios científicos confirman los efectos antiinflamatorios de esta sustancia, que se ven potenciados en combinación con la cúrcuma. (Comer piña fresca en la alimentación) (Los mayores efectos antiinflamatorios se han observado con el uso de cápsulas de extracto de piña ricas en bromelina)

  • Boswellia (Boswellia serrata): Consiste en la resina gomosa de un árbol, y es un remedio natural utilizado por la medicina Ayurvédica contra el dolor e inflamaciones. (Suplementos de 150mg ácido boswélico 3 veces al día, equivalente a 400mg diarios de extracto estandarizado, durante 12 semanas. Seguir indicaciones del envase)

  • Sauce (Salix alba): La corteza de los sauces constituye un analgésico natural por su contenido en ácido salicílico. (Consultar contraindicaciones)

  • Ulmaria o Reina de los Prados (Filipendula ulmaria): Por su contenido en salicilatos, mismas aplicaciones que el sauce.

Plantas aromáticas antiinflamatorias

romero

El romero es una planta medicinal y aromática muy antiinflamatoria.

Las plantas aromáticas son un pilar fundamental de la dieta antiinflamatoria. Se pueden utilizar en infusiones o como condimento, lo que llamamos «la fitoterapia escondida en la cocina«. Entre las más interesantes que se pueden incorporar en la dieta, se encuentran:

olvanil, antiinflamatorio de aceite de oliva y chile

El olvanil es un potente antiinflamatorio que se obtiene de la maceración del aceite de oliva virgen con chile picante. ¡Es importante que sean ingredientes ecológicos!

  • Ajo (Allium sativum L.): Para obtener sus beneficios es mejor comerlo crudo y machacado. (Cómo comer ajo)

  • Clavo de olor (Syzygium aromaticum): A nivel interno, inhibe la síntestis de prostaglandinas inflamatorias y reduce la inflamación. (Consumir clavo en la alimentación)

Cremas con cayena para el dolor

Las propiedades analgésicas y antiinflamatorias de la capsaicina y los capsinoides, principios activos de los pimientos o chiles picantes, han sido probadas en numerosos estudios e incluso se han desarrollado preparados farmacéuticos con estas aplicaciones.

Existen numerosas cremas comerciales con capsaicina o substancias derivadas, como Qutenza (contiene 8% capsaicina), o cremas con zucapsaicina, como Civanex y Zuacta. Todos ellos están clasificados como analgésicos de uso tópico. También se pueden realizar preparados caseros.

cayena para el dolor

Propiedades de los pimientos picantes para el dolor

Aceites y cataplasmas para calmar el dolor

Entre los preparados analgésicos que se pueden utilizar vía externa para el dolor, aplicados como una friega sobre el pie, tenemos:

aceites esenciales

Ciertos aceites esenciales tienen propiedades analgésicas.

  • Aceite esencial de clavo de olor (Syzygium aromaticum): La capacidad anestesiante del eugenol, abundante en el aceite esencial de esta especia, se utiliza para adormecer el dolor. (Aplicar una gota de aceite esencial disueltas en un trocito de tela o gasa sobre la zona de dolor. Procurar que el líquido no toque la encía u otra parte de la boca para no quemarla).

  • Aceite de jengibre: Analgésico y antiinflamatorio. (Preparar aceite de masaje con 100ml de aceite de almendras y 25 gotas de aceite esencial de jengibre)

  • Aceite esencial de eucalipto (Eucalyptus globulus) (Disolver 20 o 30 cc (1cc= 1 ml) de aceite esencial en un litro de agua y realizar fricciones sobre la articulación afectada)

  • Aceite de árnica (Arnica montana): Constituye uno de los remedios tradicionales más utilizados en caso de inflamaciones y dolor.

  • Cataplasma de col: Uno de los remedios tradicionales para el dolor e inflamaciones consiste en aplicar una hoja de col sobre la zona. (Con un rodillo, aplastar una col y aplicar sobre la zona afectada)

  • Patatera (Solanum tuberosum):El jugo de patata fresca tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. (Aplicar con una gasa el jugo de patatas crudas sobre la zona dolorida) (Emplasto realizado con hojas frescas machacadas).

  • Fenogreco (Trigonella foenum-graecum): Ccataplasma sobre la zona dolorida (decocción desde frío de 150g. de harina de fenogreco en 1 litro de agua, y se deja hervir durante 15 minutos hasta que forme una papilla. Dejar enfriar 5 minutos y aplicar sobre la zona deseada).

  • Consuelda: (Symphytum officinale) (Decocción de la raíz y aplicar una compresa mojada sobre la zona afectada. Ver Toxicidad de la consuelda)

  • Mostaza (Sinapis alba y Sinapis nigra): En la antigua Grecia, la mostaza era muy valorada por sus propiedades medicinales para el reumatismo. Para tales fines se utilizan pediluvios (baños) y sinapismos (compresas de harina de mostaza)

Suplementos para los espolones

Puede ser adecuado el uso de:

  • Suplementos de magnesio: Se ha visto que podría tener un papel muy importante en la mejora de la salud ósea, en la disminución de la fatiga física y en la mejora de muchas afectaciones de salud. (300-400 mg de magnesio al día)

punto rojoMás información sobre remedios naturales, dieta y suplementos.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar